jueves, 11 de febrero de 2016

ROMUALDO ALMODOVAR MONTIEL


Había nacido en Jerez de la Frontera, en la calle Martín Fernández, el día 7 de febrero de 1907. Su padre era tratante de ganado, de caballos especialmente, y él se aficionó a los caballos—y a los toros—desde bien chico. Su debut como picador fue en Jerez el día 25 de julio de 1925. Salió como reserva en una de aquellas tradicionales corridas que se celebraban en la capital del vino el día de Santiago. los toros que se lidiaron en aquella ocasión pertenecían a la vacada de Curro Chica, antes Villalón, y fueron los espadas encargados de despacharlos Andrés Mérida, Manuel Díaz «Torerito de Málaga» y Justino Mayor «Saleri III» . Romualdo, por aquéllo de que era reserva, hubo de poner el primer puyazo a los seis toros que tenían el cuajo, la edad y los pitones de las reses que se lidiaban en aquellas fechas. Y lo peor del caso es que todavía no se había autorizado el peto. Pronto, Romualdo Almodóvar, destacó como un gran varilarguero, figurando en las cuadrillas de Vicente Barrera, Femando Domínguez, Domingo Ortega, Venturita, El Soldado, El Andaluz y Miguel del Pino, entre otras. Se retiró en 1945 porque un padecimiento de reuma en la mano derecha le tenía mermado de facultades. Y volvió de muevo en 1957, para salir en Puerto Real a las órdenes de Juanito Belmonte a picar una novillada que Juanito toreó con Mondeño. Fue esta la última vez que Romualdo Almodóvar vistió el traje de luces. La última vez que le ovacionaron con calor, proísmente porque picó de maravii a los dos novillos de don Jo» María Soto de la Fuente que formaron el lote de Juanito Belmonte. Fue empresario de caballos. Muchos años con los Belmonte. Falleció el 02 de Abril de 1968 en Jerez.

sábado, 6 de febrero de 2016

NICOLAS FUERTES LOPEZ "EL POLLO"


Nació en Bañon (Teruel) el 6 de Noviembre de 1851; criado en Zaragoza, después de haber sido mozo de fonda y esquilador se aficionó al toreo, y como no era cobarde, no tardó en darse a conocer como un buen banderillero, recorriendo importantes plazas de España y Montevideo con muy buenos matadores, entre ellos Lagartijo y Frascuelo: en Madrid trabajo diferentes veces siendo la primera en las corridas reales de 1878 donde formó sin banderillear en la cuadrilla de Cayetano Sanz El 15 de agosto de 1830 se anunció una novillada en Madrid, en la que además de unos embolados, se lidiarían dos novillos de don Donato Palomino, los cuales serían estoqueados por “Mateíto” y “el Manchao” , apenas salió el primer novillo llamado “Valenciano”, a la salida de una vara que le puso “El Ronco” cogió descuidado al “Pollo” que dudo entre echarle el capote o salir corriendo y en ese momento le ocasionó una tremenda cornada en el pecho, que le atravesó el corazón, falleciendo en el acto .El novillo causo terror entre los espectadores pues saltó bastantes veces a la barrera y poniéndose de manos tiraba derrotes a los que ocupaban los primeros asientos por lo que a petición publica fue retirado al corral cuando Mateíto se disponía a estoquearlo, vestía de encarnado y oro El parte facultativo, dado por el doctor D. Antonio Alcaide, decía así: «Ha ingresado en esta enfermería durante la lidia del primer toro el diestro Nicolás Fuertes (el Pollo), con una herida penetrante de pecho, situada en la parte anterior y lateral izquierda del mismo, con destrozo del centro cardíaco, a consecuencia de la que ha fallecido sin darle tiempo que para recibir la Extremaunción.» Fue enterrado el día 17 en presencia de su esposa Dña. Manuela Moreno y su hija de 7 años, presidiendo el duelo Salvador Sánchez “Frascuelo”, Gabriel López “Mateíto” y el caballero portugués José Bento d´Araujo a la conducción del cadáver al cementerio de la Patriarcal acudieron más de 1000 personas.

viernes, 5 de febrero de 2016

YO EN LO MIO, HE SIO EL PAPA¡¡


De todos es conocida la gran amistad que unía al Califa de Córdoba Rafael Guerra con el Rey Alfonso XIII, con quien compartía no sólo cacerías y actos sociales, sino a veces hasta el veraneo en Santander. Se cuenta que en cierta ocasión el marqués del Mérito invitó a Rafael Guerra a una cacería en una finca suya que estaba cerca de Andújar, cacería en la que también participaba el rey Alfonso XIII. El torero cordobés llegó a la misma un poco tarde, cuando todos los participantes en la cacería estaban en la plazuela del cortijo a punto de salir de caza. Rafael Guerra bajó de un lujoso automóvil conducido por su chofer, envuelto en una capa cuyos forros eran de suave seda color morado. El Rey sentía tanto aprecio por el torero que al verlo llegar le dijo sonriente: “Rafael, que le comentaba yo al marqués, que con esa capa que lleva parece usted un Obispo”. Rafael Guerra apercibido de la broma y de la deferencia del Rey para con su persona, le contestó en el mismo tono: “perdoneme ‘osté mahetá’, ...qué es eso de Obispo ni Obispo... que yo en lo mío ‘e sió’ er Papa”. Ante esta ocurrente respuesta el Rey soltó una sonora carcajada y después ambos se dieron un abrazo de buenos amigos.

¿VIO USTED A MI SUEGRO CON LA CAPA?


Lagartijo cuando enviudó.su suegro se presentó un día en su casa y le exigió la mitad de su fortuna porque en su opinión eran gananciales de su hija y que por tanto le correspondían a él. Lagartijo puso el asunto en manos de unos abogados de Córdoba y no dudaron en darle la razón al suegro. Rafael no conforme con esta opinión, se fue a Madrid a ver a un gran abogado y político amigo suyo, que en aquellos días era presidente del Gobierno en España, Francisco Romero Robledo, a quien expuso el caso pormenorizadamente. El abogado y político le contestó a su amigo torero: Rafael, me temo que se lo vas a tener que dar. La ley es la Ley... Y ante el gesto de disconformidad del torero añadió: Ya sé que la ley muchas veces puede ser dura y hasta injusta, pero así es. Unos segundos de silencio entre ambos amigos y “Lagartijo” le dijo: “don Francisco ¿cuántas veses m’a visto osté torear?”. “Cientos de veces Rafael y siempre muy bien”, le contestó Romero Robledo. A lo que el torero le contestó: “Y cuando yo’staba serca der toro... ¿vi’osté alguna vez a mi suegro por allí, a mi lado con la capa...?”.