CRONICAS DE LA SIERRA DE CADIZ

vuelos baratos
"CORTES"
CONGRESO DE LOS DIPUTADOS. PRESIDENCIA DEL SEÑOR RÍOS ROSAS. Extracto oficial dé la sesión celebrada el día. 10 de Noviembre de 1863. Abierta á las dos y cuarto, y leída el acta da la anterior, quedó aprobada. Pasaron a las comisiones de actas varias exposiciones y documentos relativos á las actas de Alicante, Córdoba y Ugijar.
El Sr. RIVERO CIDRAQUE.— Presento una exposición de 136 electores de Alicante que tenía en mi poder, esperando los documentos traídos de que se acaba de dar cuenta. En esa exposición se demuestra el ningún fundamento de la información traída y se pide la aprobación del acta.
El Sr. PRESIDENTE.— Pasará á la comisión respectiva.
ORDEN DEL D Í A Actas. Se aprobaron sin discusión las de Montalvan y Navalmoral, quedando admitidos como diputados los señores D. Ramón López Cano y D. José Luis Retortillo. Se leyó el dictamen proponiendo la aprobación del acta de Olvera y la admisión del Sr. don Francisco délos Ríos Rosas.
El Sr. G A R C Í A MIRANDA.— Después de las elecciones que ha presenciado España, es preciso comenzar hablando de ellas como un nuevo Jeremías. Sin embargo, no me prometo hacer sobre las elecciones en general observación ninguna y me concretaré al acta de Olvera. El 25 de Setiembre se recibió en Grazalema una comunicación del Gobierno acerca de la carretera que debía pasar por Olvera; con este motivo el alcalde de Grazalema dio un bando diciendo que para solemnizar el suceso de haberse dispuesto los estudios de la carretera, invitaba á que hubiese repique de campanas é iluminación, no como obligación de los vecinos, sino espontáneamente Este bando ha sido causa de que en Grazalema se haya fingido una conspiración socialista.
El gobernador, luego que tuvo noticia de él, mandó formar causa y envió un comunicado á Grazalema separando al alcalde. En el mismo día el gobernador de Cádiz escribió al obispo de Málaga la comunicación siguiente: (S. S. leyó una comunicación que en sustancia decía así:) «Orden público ;en Grazalema acaban de ocurrir desórdenes da tal importancia, que han obligado á adoptar medidas contra los perturbadores del orden. El pretexto que han buscado estos, es la construcción de una carretera que aun está en estudio; y hago á V. E. este relato, porque tal vez no son extraños á este tumulto los clérigos de esa villa, que han abusado del confesonario y el pulpito, y que han echado á vuelo las campanas de los templos. Ruego á V. B. llame á esa capital á los indicados clérigos, para amonestarles sobre la conducta que deben observar»
Dejo a la consideración de los señores diputados el alcance de esta comunicación. Estando el Sr. RÍOS Rosas en Cádiz ha debido tener conocimiento de ella. Pues bien: ahora voy á leer la contestación del clero de Grazalema. S. S .Leyó esta comunicación, que decía en sustancia que no había existido el desorden de que se quejaba el gobernador, y que no comprendía aquel clero cómo había hombres capaces de inventar los cargos que se hacían al pueblo de Grazalema, y en particular al clero, que nunca se había mezclado en cuestiones políticas. Lo que no tiene calificación, añadía el arcipreste, es que sin tener probados los hechos, la autoridad, haciéndose eco de la calumnia, pida el castigo de personas que no han delinquido; y concluía pidiendo licencia para perseguir: ante los tribunales a los autores de la calumnia.
Aquí tiene el Congreso el acta de Olvera, cuya aprobación pide la comisión. Sin embargo, los hechos que he citado son graves, y dan ese mismo carácter de gravedad al acta. Yo pido, por lo tanto, que se declare grave esta acta, y quede para después de constituido el Congreso con otras de muchos, que ciertamente cuando se examinen se verá que no son diputados.
El Sr. OROVIO.— Se había hablado tanto del acta de Olvera, anunciándose tan terribles cargos contra ella, que me dediqué á estudiarla detenidamente. Debía hacerlo así, entre otras razones, porque yo al aceptar este puesto por indicación del Gobierno, puse por condición que tendría absoluta independencia para emitir mi juicio en estas cuestiones. Todos los individuos que componen la comisión estamos animados de este espíritu de imparcialidad, espíritu que ha presidido y preside a todas nuestras tareas. El señor García Miranda no ha hablado del acta de Olvera, donde el Sr. Ríos Rosas ha sido elegido cinco veces diputado y tres candidato de oposición. En este distrito el candidato de oposición fue primero un progresista, y solo tres días antes se presentó otro candidato muy digno , pero poco conocido allí. Ahora bien: el Sr. Ríos Rosas ha tenido tal mayoría en su distrito, que aunque se eliminaran los votos que pudieran suponerse mal dados, todavía seria diputado.
A mí me pareció grave mandar un comisionado á un distrito electoral existiendo la ley de gobiernos de provincia; pero hay un caso en que puede mandarse ese comisionado, y es el caso de que se altere el sosiego público. Pues bien; el 25 de Setiembre se vio que en el pueblo de Grazalema, donde ya se habían manifestado conatos de alterar la tranquilidad; solo porque un ayudante de obras públicas indicó que el gobierno había dicho que cuando se hiciesen los estudios de la carretera a tuviese presente á Grazalema, se echaron las campanas á vuelo, hubo mueras, y hasta se quemaron maniquíes representando á ciertas personas.
El gobernador, en vista de estos hechos tan inmotivados, llamó al alcalde; el alcalde no quiso ir, y entonces el gobernador mandó un comisionado que formase expediente y reforzó la guardia civil. Hay que advertir que en ninguno de estos documentos que han venido al acta se habla de elecciones; son mas bien referentes á los hechos de que he hablado , y deberían estar en la sumaria que se está formando. El comisionado, por lo demás , salió el día 10 del distrito y volvió á Cádiz. Véase cómo el gobernador cumplió la ley, y hasta renunció al derecho que tenia de mantener allí el comisionado, pues es indudable que cuando hay conatos de alterar el orden público, la autoridad debe tomar las disposiciones convenientes.
El gobernador dijo al obispo de Málaga que amonestase á los clérigos, no para que no se mezclasen en elecciones, sino para que procurasen dar protesto á la alteración del orden: y yo, señores, he extrañado que una comunicación reservada del gobernador á un prelado y de este al arcipreste de un pueblo, venga al Congreso traída por ese cura, que ha sabido sacar por ella testimonio por escribano.
Por último; el Sr. Ríos Rosa ha tenido las dos terceras partes de los votos; en Grazalema han votado todos los que buenamente pueden votar, y ahí el adversario del Sr. Ríos Rosas ha tenido 40 votos; prueba clara de que no ha habido coacción ninguna. En cuanto al comisionado, deberé decir que el mismo alcalde suspenso, y parcial de la candidatura vencida, confiesa que había motivos para temer la alteración del orden. En el acta formada el 15 de Setiembre el alcalde suspenso hizo entrega al interino de la jurisdicción, y pidió se hiciese constar que solicitaba que los fundamentos de su separación se entregasen á los tribunales; y añadía: porque sus acusadores pueden haberle imputado actos a los que ha sido ajeno y que es el primero en condenar. Véase cómo él confesaba que había habido actos punibles.
Pudiera, señores, traer aquí precedentes de lo que se hizo en un caso mas grave en 1858. Me limito, si embargo, á pedir la aprobación del acta, porque no creo que necesite añadir mas para que el Congreso se convenza de lo fundado del dictamen que se discute.
El Sr. G A R C Í A MIRANDA.— Al alcalde de Grazalema le habían imputado varios cargos, es verdad; pero eso no quiere decir que los hechos en que se le atribuía participación fuesen exactos.
El Sr. OROVIO.— Todos los hechos que han ocurrido en Grazalema, han pasado al juez de primera instancia. El alcalde de Grazalema, dice, además, que existen esos actos y que lo deplora.
“EL CLAMOR PUBLICO” del partido Liberal 11/11/1863












VILLALUENGA Y EL PATRONATO DE MISIONES PEDAGOGICAS 

Las Misiones pedagógicas que, sin equívoco, hubiera sido, tal vez, más acertado llamar Misiones a los pueblos o aldeanas, no se originaron abstractamente, sino ante el hecho doloroso e innegable del abismo que en la vida espiritual, más aún que en la económica, existía en España entre la ciudad y la aldea El Patronato de Misiones Pedagógicas fue creado por Decreto de veintinueve de mayo de mil novecientos treinta y uno . Se constituyó el 19 de agosto. Y careciendo de precedentes de todo género en la nueva y extensa obra que se le encomendaba, no poseyendo ni personal ni material alguno para realizarla, trabajó los primeros meses para adquirir ambos elementos y antes de terminar el año pudo inaugurar felizmente la acción misionera. 

El encargo que el Ministerio de Instrucción Pública confiaba al Patronato aparecía declarado en el preámbulo de aquella disposición: "Se trata de llevar a las gentes, con preferencia a las que habitan en localidades rurales, el aliento del progreso y los medios de participar en él, en sus estímulos morales y en los ejemplos del avance universal, de modo que los pueblos todos de España, aun los apartados, participen en las ventajas y goces nobles reservados hoy a los centros urbanos." Esta aspiración generosa señalaba de modo claro el alcance de un propósito que lo es fundamentalmente de justicia social, de relación cordial y estimuladora entre los hombres. A esta aspiración esencial de convivencia ha procuro subordinar el Patronato los medios recomendados por el Decreto organizador: bibliotecas, lecturas y conferencias, audiciones de música coral y de discos seleccionados, exposiciones circulantes de arte, cursos para maestros, proyecciones fijas y cinematográficas, etcétera. Para VIláluenga del Rosario (Cádiz).se proyectò acudir del 3 al 14 de octubre de 1933. Dirigio aquella Misión don Pablo de Andrés Cobos, maestro del Orfanato Nacional de El Pardo, con la colaboración de don Cristóbal Simancas, estudiante, y don Fernando Francos, maestro nacional de Ronda. Actuando en Villaluenga del Rosario, La Barrida, Benaocaz y Tavizna de aquella actuación quedo la siguiente constancia: "Villaluenga del Rosario (Cádiz).—"La Barrida.—La Barrida es un grupo de cortijos, de chozas verdaderas, con paredes sin argamasa y de un metro de altura, con techo de paja, un solo departamento para las personas y otro para las cabras. A un kilómetro una de otra choza, con una escuelita en el centro. 

A la escuela citamos a las gentes, y curioso de verdad era el espectáculo de la llegada, como a una romería, por sendas de cabra, las familias enteras. Hasta los niños de pecho nos escucharon. Y de una gran emoción las dos sesiones. El cine produjo delirante entusiasmo entre los muchachos; lo acogieron con gritos de selva. "Cuarenta y cinco años tengo yo—nos decía uno de aquellos hombres—y he ido una sola vez a Ronda." Y a ningún otro sitio nunca. Trabajosas de verdad fueron las dos sesiones, por las distancias y por las dificultades, pero bien compensadas quedaron con el contentamiento que nos dieron. El segundo día hicimos la sesión en una habitación particular, a la vez alcoba y cocina. 

Les llevamos juguetes a los niños y perdieron totalmente el miedo con que nos miraban la primera tarde. Benaocaz.—Fueron con nosotros los niños mayores de Villaluenga y pasamos la primera tarde divirtiendo a los de ambos pueblos. ¡Qué enorme diferencia! Y parece que se ha de atribuir a la diferencia de los maestros. — 57 — Dos sesiones también, en la plaza, con todos los habitantes. Acaso con menos fruto que en Villaluenga por faltar aquí el grupo de personas generosas e inteligentes que hay allí. Pero bien. La prueba es que siendo las sesiones al aire libre hubo atención suficiente para largas conversaciones y lecturas. Tavizna.—Tavizna es un grupo de cortijos y chozas, muy numeroso, entre Ubrique, Benaocaz y El Bosque. Totalmente abandonados. Como que son unos 1.000 habitantes y no tienen escuela. En medio, una venta y en ella, en un corral, hicimos la sesión. Mucha mayor variedad en las gentes que en La Barrida. Colonias viejas en donde se encuentra alguna familia acomodada. Dormimos en el patio de la venta, en el suelo, y allí dimos por terminada la Misión." El 05 de Octubre de 1933 se proyectaron 7 películas. Las fotos son de El Patronato y de 1933 pero no de Villaluenga.




DE UNA CARTA DE FALLA A PEDRO PEREZ CLOTET 

Señor Don Pedro Pérez Clotet. Mi muy distinguido amigo: Cruzada con mi última, que le envié a Cádiz, recibo su muy grata de Valencia con la nota de «Informaciones». No sabe usted hasta qué punto me emociona el proyecto de ustedes, y sobre todo por la significación cariñosa que tiene viniendo de mis paisanos... Le adjunto un recorte—muy reciente—de la prensa de Sevilla, por el que verá usted, mejor que por cuanto yo pudiera decirle, la imposibilidad en que me encuentro de aceptar nada que tenga carácter de homenaje. Recordará usted mi resolución, hace unos años públicamente expuesta. Ni las razones que entonces me movieron han desaparecido, ni mi conducta puede ser otra en lo sucesivo, puesto que sería agraviar a todos los que han tenido la gran bondad de proyectar estos actos sin que haya podido aceptarlos y complacerlos. A todos los amigos de ISLA un cordialísimo y agradecido saludo. Recíbalos usted, con mi deseo de poderlo hacer pronto personalmente. Un apretón de manos de su muy amigo 

MANUEL DE FALLA
Colección Islas 1935


Pedro Pérez Clotet (fotografía de Beringola) dando una conferencia sobre "Poesía Moderna"
 Revista "Ondas" 3 Agosto 1935