jueves, 26 de septiembre de 2013

LE LLAMABAN FERNANDILLO


En la pintoresca huerta del Algarrobo, en el pueblo sevillano de Gelves,  fallecio a consecuencia de la rotura de una aneurisma y dilatación de la aorta, el que fue popular torero, maestro entre los maestros en donaires, cuquerías y adornos en el arte de lidiar reses bravas, Fernando Gómez. Fernandillo como le llamaban sus amigos y contemporáneos, nació en Sevilla el i8 de Agosto de 1849, siendo bautizado en la parroquia de San Lorenzo. El Gallito chico, pues asi le conocían en vida de su hermano Juan El Gallo, banderillero que fue, por ser éste mayor, había sido petaquero y luego zapatero, oficios ambos que concluyó por abandonar del todo, porque eran tantas las escapadas que hacía á los cerrados, capeas y novilladas, que maldito Si le aprovechaban tales oficios. Fernando ensayó con especial predilección el quiebro de rodillas, en el que más adelante se había de hacer maestro único. Toreó en algunas corridas y ya en 1869 figuró como banderillero. Uno de los espadas contratados en aquella corrida se negó a matar un toro de los cuatro que había y Fernando se brindó a efectuarlo. Concedido el permiso, estoqueó con tales arte y valentía, que el público le hizo una ovación entusiasta. Un año después entró en la cuadrilla del desgraciado Manuel Fuentes (Bocanegra) y después de estar con éste dos años pasó a la de José Lara {Chicorro) y con él se presentó al público madrileño el 20 de Abril de 1873. Al año siguiente toreó Fernando como agregado a la cuadrilla de José Machio y el 16 de Abril de 1876 tomó la alternativa de matador de toros de manos del espada Bocanegra,en la perla del Guadalquivir. Regresó de la Habana donde había estado escriturado, y el 4 de Abril de 1880 le confirmó la alternativa en Madrid Francisco Arjona Reyes (Currito). Por entonces fue la época más próspera de Fernando. Era uno de los matadores que más corridas tenía y el que con Rafael, Salvador y Cara "se llevaba las palmas". El Gallo dominaba como ninguno de sus contemporáneos el toreo de las alegrías y de los floreos. Jugaba con los toros y los engañaba, unas veces a cuerpo limpio, otras con el capote dándoles el quiebro de rodillas con maravillosa limpieza, empapándolos en los vuelos de su capote cuando galleaba o llevándolos al sitio que quería como si los atrajera con un imán, con la muleta. Banderilleando se adornaba como los grandes maestros,¡ lástima que a la hora de «meter el brazo» no tuviera decisión y arranque! Fernando profesaba por Guerrita un afecto especial. Adivinaba en él un torero de muchas facultades, de mucho amor propio, afición y coraje. Asi es que lo sacó de la cuadrilla de niños cordobeses y el que en ella era el Pataterillo fué con ayuda de los muchos y buenos consejos del Gallo, diestramente aprovechados, el Guerrita que todos hemos conocido y que aún de cuando en cuando conocemos. Fernando lo presentó en Madrid como banderillero en el año 1882. Rafael Guerra ha correspondido y corresponderá seguramente a lo que por él hizo Fernando. Este al menos seguía esperándolo así, puesto que antes de morir y preocupado como siempre por el porvenir de sus hijos (seis nada menos), llamó á su hija mayor, Gabriela, y la dictó las siguientes líneas: "A mi compadre Guerra, Guerrita. En la hora de mi muerte, que no deje sin pan á mis hijos. Se lo pide moribundo su compadre, GALLITO" Así que el simpático torero murió, le fueron telegrafiadas a Guiirrita las anteriores líneas. ¡Azares de la vidal Fernando que había ganado tantas onzas, se veía últimamente reducido á estrechez relativa. Tal había llegado á ser ésta y tan acabadas las facultades del torero minado ya por su enfermedad, que de acuerdo Gallo con su discípulo, organizó unas corridas de beneficio. Se celebraron y produjeron regular suma, de la que se hizo depositario un amigo de Guerra, el Sr. Semilla, quien todos los meses daba al Gallo para sus atenciones 500 pesetas. Con esta suma vivían el matador y su familia, compuesta de su mujer Gabriela Ortega y sus hijos Rafael, que sigue con gran provecho el oficio de su padre, y Gabriela, Fernando, Trinidad, Lola y joselito. Fernandillo era muy locuaz y dicharachero e intencionado, contribuyendo no poco a esto último su semblante gitano que parecía subrayar cuanto decía. Simpático como pocos en su trato y entusiasta por su profesión, contaba multitud de anécdotas y sucedidos con el gracejo peculiar en el popular torero. Una de ellas es la siguiente; Presenciaba en clase de espectador una corrida de toros en la plaza de Sevilla. El Gallo elogiaba la habilidad del joven diestro que lidiaba a uno de los toros, de pésimas condiciones por cierto. Recordó Fernando que era igual a otro que le tocó a él. —¿Ycómo saliste del apuro? le preguntaron unos amigos. - Pue ná, que asin que se descuidiú le endiñé po la tabla del cuevo y a roar, contestó el Gallo. Como pensaba Fernandillo respecto de las alternativas: Cuando se formó el reglamento para la plaza de Sevilla, el Gobernador quiso antes de aprobarlo oír a los espadas residentes en Sevilla. Asistió el Gallo, y como se suscitara la cuestión de las alternativas, dijo: En la Iglesia ha habio siempre un Papa que tóos han reconoció, hasta que nació un Lútero que dijo yo voy á ser Papa, y de aquí vino el cisma; pues en el toreo había un papa que era Romero, y cuando éste murió, tóos querían dar la alternativa, llegando la cosa al delirio cuando salió el Lutero del toreo que dio la alternativa a un farto del tren. Desde entonces el toreo está hecho un baile de máscaras; nadie se entiende y si alguien domina es el que más chilla; pero no el que tiene más razón. Yo he querio en varias ocasiones defender a mi tierra y me he llevado muy buenos disgustos.»
http://gestauro.blogspot.mx/2013/05/las-cosas-de-don-fernando-fernando.html

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Muerte de Antonio Reverte

El cuerpo de Reverte en el deposito del Sanatorio de Nuestra Señora del Rosario

REVERTE el famoso torero sevillano, murió como nadie podía suponer, en la cama de un Sanatorio, victima de una difícil operación quirúrgica, ajena por completo al ejercicio de su arriesgada profesión, hace pocos días, el 4 de este mes, toreaba Reverte en Lisboa y conseguía con su valor temerario el aplauso unánime del público. Reverte había sentido aquella tarde,mas fuerte que otros días cierta incomodidad en el hígado a la que hasta entonces no había dado importancia. Se decidió consultar el asunto con un medico lusitano y este le dijo que padecía un quiste en el hígado añadiendo que se le había formado por contagio de un microbio que germina en la solitaria de los perros .De vuelta de Marsella, donde toreó el dia 06 se puso en manos del Dr,Bravo quien confirmo el diagnostico del medico Portugués se decidió la operación, la cual se llevo a cabo con feliz resultado el día 11 en el Sanatorio de Nuestra Señora del Rosario. Reverte una vez extirpado el quiste quedo dentro de su gravedad, en un estado bastante satisfactorio, pero en la tarde del día 13 empeoro rápidamente y a las doce y minutos de la madrugada del día 14 de Septiembre de 1903 había dejado ya de existir.
Traslado del féretro de Antonio Reverte desde la estación de Mediodía en Sevilla en dirección a Alcala del Rio

miércoles, 18 de septiembre de 2013

LA MUERTE DE JOAQUIN SANZ ALMENAR "PUNTERET" ACABO CON LOS TOROS EN URUGUAY


De suicidio ha calificado alguien el desgraciado fin del diestro Joaquín Sanz (Punteret), acaecido en Montevideo el día 28 de Febrero de .1888, a consecuencia de la tremenda cogida que sufrió dos días antes en la plaza de toros de la Unión. Aquella cornada tuvo, a mas de las tristísimas consecuencias de la muerte de Punteret,la de motivarla prohibición de las corridas de toros en el Uruguay, a petición de los diputados de la capital, a quienes impresionó hondamente la desgracia.

He aquí cómo ocurrió ésta: Se dio suelta al toro tercero de la tarde, que era, como los demás de la corrida, de la ganaderia de D.Felipe Victova y atendía por Cocinero Salió del toril con tantos pies que el buen banderillero Serranito lo juzgó a propósito para ejecutar el salto de la garrocha y hasta lo intentó dos veces, pero en ambas demostró la res su picardía, porque se arrancaba rápida como una bala en cuanto le citaba el torero, y cuando éste, confiado, armaba la garrocha para dar el salto, se paraba en seco el toro para medir el terreno y asegurar la cogida y se arrancaba otra vez con las de Caín. Entraron en funciones los piqueros, y en este tercio dio nuevas pruebas de mala intención el bicho, que sólo embestía cuando podía colarse sorteando la puya. Consecuencia de esto fue que Cocinero pasó a banderillas con todas sus facultades, y conociéndolo Hierro y el Ecijano, quisieron ver si lo aplomaban algo antes toreándolo al alimón. El toro entró bien a los dos primeros capotazos, pero no quiso dejarse engañar por el tercero; miró los bultos, eligió el que mejor le parecía, y en vez de irse hacia el percal, embistió al Ecijano con tal ímpetu, que no le cogió y le destrozó por verdadero milagro. La suerte no tuvo el lucido fin acostumbrado; pero como siempre sucede, fue muy aplaudida. Estos aplausos excitaron el amor propio de Punteret, que, por desgracia suya, no había salido a la plaza en perfecto estado de serenidad, y proponiéndose obtener una ovación cogió un par de rehiletes y una silla, para quebrar tan arriesgada suerte. Al coger la silla se dio con ella un tremendo golpe en la cabeza y ya, completamente aturdido, por su anormal estado y por el golpe, colocó el asiento en la jurisdicción del toro, en sitio en que todos los inteligentes vieron que no había escape. No se pudo evitar la desgracia. Cocinero, que repitió sus faenas de la garrocha y de la suerte de varas, se arrancó al cite de Punteret, se paró de pronto cuando estuvo más cerca, lo enfiló bien y le embistió sin darle tiempo a separar las piernas que imprudentemente había cruzado para lucirse más.

La cornada fue tremenda. Punteret quedó tendido, inanimado, en el ruedo y el toro se revolvió para recargar y destrozarle, pero atrajo su atención la silla y la hizo añicos dando lugar a que acudieran los peones,le distrajesen y se llevaran el cuerpo de Punteret.Cuarenta horas después fallecía éste víctima de una peritonitis según unos, del tétanos en opinión de otros, y del enorme destrozo que el cuerno produjo en sus entrañas segun la creencia general. Joaquín Sanz nació en Játiva (Valencia) el 10 de Octubre de 1853. Se presentó en Madrid como matador de novillos en la corrida celebrada el 9 de Enero de 1881,y desde el primer momento logro las simpatías del público , pues era (valiente ,apuesto y tenía innegables cualidades para la lidia de reses bravas. Con la cuadrilla de Ángel Pastor y en calidad de banderille ro volvió á salir en la plaza madrileña el 5 de Junio del mismo año. Deseoso de avanzar y consíderandose suficientemente preparado, tomó la alternativa de manos de Luis Mazzantini, en Sevilla, el 3 de Enero de 1886, y le confirió el doctorado en Madrid el Frascuelo el 10 de Octubre siguiente. Fue aquella alternativa memorable por lo accidentada y tal vez otro en lugar de Joaquín hubiese renunciado al toreo aquella misma tarde.Era el ganado de la vacada de D. Eduardo Ibarra. El que rompió plaza se llamaba Coriano, y era negro, bragado, ojalao, de libras y bien puesto de defensas; todo el aspecto de un toro excelente , pero los hechos de de un malísimo toro. Pasó a banderillas con el morrillo limpio y se las pusieron de fuego. En el último tercio, Punteret, ayudado por Frascuelo, dio a Coriano 53 pases y entró a matar .pinchando en hueso; el toro íe acosó y le cogió sin graves consecuencias; entró por segunda vez, con otro pinchazo delantero, y nuevamente ..fue derribado; a la tercera fue acosado también y se vio en peligro, y, por último, termino con una estocada caída, después de la cual se retiró a la enfermería y no volvió a salir en toda la tarde ¡pobre Punteret¡

ANTONIO ARANA CARMONA "JARANA"


Jarana fue en los tres primeros años de matador de toros uno de esos niños mimados por. la diosa Fortuna. Era un verdadero buen mozo; tuvo maestros que muy joven le sacaron de la obscuridad de tientas y capeas en que muchos se eternizan; en Madrid y Sevilla le dieron la alternativa cuando tenía poco más de veintidós años, y tanto en los carteles de abono de la corte como en los de otras plazas muy importantes le concedieron las empresas un hueco para que trabajara al lado de los mejores. Llegó a hacer concebir grandísimas esperanzas entre los aficionados, que vieron en él un futuro gran matador de toros, pues entraba derecho como nadie. Nada hay peor para un joven de tales condiciones que sufrir un percance grave cuando está en el apogeo de las ilusiones, y esto fue lo que ocurrió a nuestro biografiado. "Un toro de D. Félix Gómez, llamado Distinguido, le cogió en Madrid el 4 de Junio de 1893, produciéndole tres heridas, una de ellas gravísima en el escroto, y poco a poco se fueron apagando sus fuegos.
Ilustracion de "La Lidia" con la cogida de Jarana

Nació en Sevilla el 9 de Abril de 1868, y cuando aprendió las primeras letras le dedicaron sus padres al oficio de marmolista, en el que no hizo grandes progresos, porque su afición a los toros podía más en él que el labrar la dura piedra. Fernando Gómez (el Gallo) lo llevó con él en la excursión que hizo a la Habana y México, en 1888. Al volver a España, sin dejar la cuadrilla de Fernando, comenzó a matar novillos con éxito. El 2 de Octubre le dio la alternativa en Sevilla su jefe Fernando Gómez, y se la confirmó en Madrid Luis Mazzantini el 26 de dicho mes, con el toro Pimiento, primero de la ganadería de Luis que se lidio en esta plaza. Figuró en los carteles de abono del 92 y 93. La cornada ya dicha le quitó bríos; sus éxitos cada vez eran menores, y su nombre quedó sepultado en el olvido.

Estuvo en México ; resurgio en Montevideo; pero a los cuarenta y dos años de edad no se podia lograr lo que no logró a los veinticinco, que es la "edad del torero" segun decían antaño.Una desastrosa actuación en el coso de Montevideo no sólo le convenció para cortarse la coleta, sino también para jurarse a sí mismo que jamás volvería a torear (juramento que sólo vulneró por una causa justa: su intervención en un festejo a beneficio del diestro sevillano Antonio Fuentes y Zurita). De regreso a España, se instaló en su Sevilla natal de espaldas a un mundillo taurino que lo tenía totalmente relegado a la esfera del olvido. Falleció entre sus paisanos el día 9 de mayo de 1928.

martes, 17 de septiembre de 2013

SOLERA JEREZANA



Una tarde fría y tristona de Marzo de 1934  debutó en la plaza de Toros de Madrid el novillero jerezano Ventura Núñez (Venturita), alternando con otros dos diestros de cuyo nombre no quiero acordarme. Alguien escribio un artyiculo periodistico que decia:: «Toreros de sol enfermo y una copa de solera jerezana». Y de aquel artículo son estos párrafos: «En la tarde fría, ventosa y nublada, hubo unos instantes de emoción y de esperanza. Por entre dos nulies preñadas de tormenta lució de pronto el sol de fuego, macho y andaluz, que hace de oro los llanos de Caulina. Sol procer y valiente que enciende la sangre de los potros jerezanos y convierte las uvas de los pagos de Macharnudo en cápsulas henchidas de sangre ardiente y generosa. Ese milagro de luz y de calor, en la tarde fría y triste, lo hizo Venturita, un jerezano espigado y cetrino, con planta y garbo de torero de raza. Acordaos de este mozo enjuto y valiente, que antes de dos años será un torero de tronío. Porque todavia es vino nuevo; pero como procede de tierra procer, ya tiene fuerza, fuego, color y aroma de rica solera.» 

La. profecía se cumplio. Ventura Núñez (Venturita) se ha hizo matador de toros en la segunda corrida fallera de Valencia. Alternativa triunfal. Un «buen mozo» de Villamarta para el examen del nuevo doctor, a quien Domingo Ortega, el coloso castellano, entregó los trastos con la ceremonia ritual. Venturita tantea al toro con dos ayudados por bajo, que Ortega podría firmar. Siguen tres pases por alto, majestuosos, estatuarios, y enseguida, la muleta, en la izquierda, ondula, rítmica, péndula, con lentitud angustiosa en la armonía impecable de seis pases naturales, ¡seis!, rematados con la magnífica arrogancia del de pecho. Solera pura. Cante jando en toda su grandeza bravia. 

El pase natural y el de pecho. Ia soleá y la seguiriya gitana. Cante grande. Toreo y «son» para hombres.Luego, el arabesco, la filigrana, las alegrías postineras y las bulerías flamencas: pases en redondo, afarolados, molinetes... Y como rúbrica, la estocada hasta la bola, el embroque viril y dramático que hace rodar al toro sin puntilla. Venturita recorre en triunfo el ruedo. Lleva en las manos las orejas y el rabo de su primer enemigo. Y cuando, después de otra faena gemela con el sexto toro, la multitud, enardecida, Se lleva en hombros al triunfar en alto idénticos trofeos, la rica huerta valenciana, tesoro de áureos naranjales, se entusiasma como ebria de jerezana solera.  
http://gestauro.blogspot.mx/2013/04/28-de-abril-de-1936-corrida-de-feria-en.html
http://gestauro.blogspot.mx/2013/03/brindis-al-tio-pepe-los-toros-que-se.html
http://gestauro.blogspot.mx/2013/03/pedir-perdon-de-rodillas-en-el-albero.html

lunes, 16 de septiembre de 2013

FELIX RODRIGUEZ RUIZ


Nació en Santander el 26 de junio de 1905, en cuya capital prestaba servicio su padre como empleado de los Ferrocarriles del Norte. Pero trasladado el mismo a Valencia cuando Félix contaba pocos meses, como valenciano fue considerado éste. Asegura don Ventura Bagüés, crítico inteligente y perspicaz analista «que le faltó el canto de un duro para ser figura del toreo y que su arte estuvo proyectado a base de la inteligencia y del dominio sin influencia alguna del "belmontismo", sino del "joselismo" ». Abunda en estos principios Uno al Sesgo que define a Félix como «torero ecléctico, un resumen y compendio de lo mejor de todos (refiriéndose a los que estaban en vigencia en 1928). 

Largo en el repertorio, conocedor del oficio en sus diferentes aspectos, elegante en la ejecución, valeroso en todo momento, sabe torear como y donde le conviene a él y como le agrada al público.» A estas opiniones, tan sustanciosas, añado el comentario que hizo Mario Cabré: «...Antonio Márquez y Félix Rodríguez toreaban muy bien. Eran toreros para minorías?» De sus primeros pasos en Barcelona como novillero -en función picada- recojo la del 25 de marzo de 1924 en Las Arenas, alternando con Tomás Jiménez y Lagartito, con astados de García Pedrajas. Don Ventura comenta sobre Félix Rodríguez: «...ha dado el paso de becerrista a novillero y esta transición ha de conocerse algo hasta que el muchacho se halle "puesto"». El 5 de abril de 1925 hizo su presentación en Madrid para estoquear novillos de López Quijano con el Andaluz y Torquito III y fue tan positivo el éxito obtenido que le permitió aquel año y el siguiente destacar entre los de su escalafón con aspiraciones a doctorarse en un futuro mediato. 

Tal suceso ocurrió en Barcelona el 3 de abril de 1927 de manos de Victoriano Roges Valencia II por la cesión que le hizo del toro Giraldillo, de don José Bueno (Albaserrada) actuando de testigo Rayito. Félix Rodríguez le brindó la muerte del toro al gran artista valenciano Ruano Llopis, cumpliendo así una promesa que le hiciera en los albores de su peligrosa profesión. Dio la vuelta al ruedo en este toro, premio a una faena valiente. Con el sexto logró un triunfo resonante cortando una oreja. Valencia II consiguió un éxito clamoroso rubricado con una cornada. Todo ocurrió en el segundo toro. Hizo un quite con unos lances de costado de tan vigorosa manifestación artística que el público, ebrio de entusiasmo, se alzó de sus asientos y le hizo dar la vuelta al ruedo mientras la música tocaba en su honor. Le volteó el toro al pasarlo de muleta, se agarró a las astas como pudo, se incorporó rabioso y al clavar el estoque hasta la bola, volvió a ser cogido y campaneado. Todos acudieron al quite, Félix coleó a la res pero todo era ya inútil, pues Victoriano había sufrido una cornada. A la enfermería se lo llevaron entre una ovación ensordecedora y la oreja como premio a su vergüenza torera. 

Y el cronista escribió: 
¡Viva el arte y el valor! 
¿Se llama usted Salvador? 
Señores, no hablo en camelo, 
Aquello tuvo sabor .... de Frascuelo.

En Madrid confirmó dicho doctorado Félix el 24 del mismo mes por obra de Antonio Márquez, con Fausto Barajas de segundo espada y reses de José Aleas. Toreó en aquel año43 corridas con muchos triunfos en su haber. Una dolencia que empezó a amargarle la vida no le permitió torear más de 23 funciones en1 928,las que se convirtieron en 65 en 1929.

A finales de temporada marchó a México donde tomó parte en seis corridas muy lógicas por su corte de torero. Hubo triunfos que dejó ver el empaque, la esencia e inspiración de su trazo. También la cara de la sombra, de broncas épicas. Se le tacha de ser un torero apático, que necesitaba estar de vena para perfumar los ruedos. No era así, se puede descartar que la enfermedad juega, en su ánimo, una función total y definitiva. En México se presenta en la campaña 1929-30. Actúa en El Toreo de la Condesa, en seis tardes, 1, 15 y 22 de diciembre de 1929 y 12, 19 y 26 del año de 1930. Su debut el día 1 de diciembre, con tan mala suerte que el mano a mano con Ricardo González y toros de San Mateo, se ofrece tras un tremendo aguacero que deja en pésimas condiciones el ruedo. 
Ni los toros ni los toreros se confiaron. En su segunda comparecencia, el 15 de diciembre, con Heriberto García y Jesús Solórzano, que se le confiere el doctorado, y se corre un encierro de Piedras Negras. Una tarde en que consigue Félix, bordar al toro Cafetero, le cuaja un faenón y torea con el capote y la muleta con gran inspiración. México disfruta de la exquisitez de su toreo e inmortaliza al bravo ejemplar del hierro tlaxcalteca. Y el domingo siguiente, con Antonio Márquez y Ricardo González, ganado de San Mateo, provoca una bronca épica. Los contrastes de los toreros que la diosa inspiración los toca con una varita mágica. En las otras tres corridas la suerte también le da la espalda. 
Pero los quebrantos de su salud le provocaron una lógica apatía, y en 1932 cuando llevaba toreadas doce corridas desistió de proseguir en la lucha. En Barcelona toreó las siguientes corridas: En 1927, el 3 de abril, 5 y 12 de junio, 3 y 24 de julio y 9 de octubre. En 1929, el 10 de febrero, 31 de marzo y 5 de mayo. El 20 de abril de 1930 y en 1932, el 13 de marzo y 17 de abril. En total doce. Entre sus mejores actuaciones en nuestra ciudad están la del 5 de junio de 1927 alternando con el Gallo y Martín Agüero. Estoquearon seis toros de Graciliano Pérez Tabernero. Fue una jornada gloriosa para el arte del toreo. El mayoral de la ganadería dio la vuelta al ruedo después del tercer toro y terminada la corrida fue paseado en hombros. El día 12 del mismo mes alternó con Chicuelo y Valencia II, toros de Argimiro Pérez, rejoneando dos toros de Conradi Antonio Cañero. Cortó una oreja de cada toro -ya había cortado una oreja la tarde anterior- y Don Ventura decía: Si a este chico no le da pronto por entregarse a las delicias de Capua, va a dar que hablar pronto. Permanecía olvidado cuando se hizo público que llevaba varios años postrado en el lecho víctima de una terrible parálisis. En Dígame, con fecha 11 de febrero de 1941 se publicó una entrevista de Antonio Bellón a Félix Rodríguez. Entre varios temas recordaba Félix: «Me cogió un toro en Cartagena, me volteó, y aunque no sufrí lesión exterior alguna, tuve la sensación que ninguno de mis huesos había quedado en su sitio. A partir de ese día me acometieron los dolores.... Si un papel de fumar me cayese sobre una rodilla me produciría dolor». Félix -dice Bellón- pide a su madre las medallas de oro que le acompañaron desde niño: la Virgen del Carmen, la Macarena, la Pilarica, Jesús del Gran Poder ... Esta última está abollada por el pitón de un miureño. Después de besarlas nos las enseña y comenta: «Me he desprendido de todo. Todo lo ganado se fue. 

Pero de estas medallitas no quisiera desprenderme». Al salir de la modesta vivienda -termina Bellón- una mirada a la gran fotografía de la alternativa de Félix Rodríguez; a la instantánea de su salida triunfal de la Maestranza de Sevilla. Junto a ellas, el título de Perito Mercantil del desventurado diestro. Y, tras la firma del entrevistador, un título llamativo: ¡A él los toreros! Antonio Márquez organizó en Madrid un festival a su beneficio para paliar los gastos de la terrible parálisis que padecía, el 3 de octubre de 1941 con Rafael el Gallo, Juan Belmonte (padre), Antonio Márquez, Marcial Lalanda, Domingo Ortega y Antonio Bienvenida. Renunciaron a los gastos Juan Belmonte y Rafael el Gallo; Juanito Belmonte hizo un donativo de 500 pesetas para una localidad y «para evitar el gasto de automóvil» los subalternos, se trasladaron a la plaza en Metro y tranvías. La cantidad líquida recaudada ascendió a 87.074,45 pesetas depositadas 80.000 en el Banco Urquijo y el resto, 7.074,45 entregadas a Félix Rodríguez. El infortunado diestro falleció en Madrid el 21 de enero de 1943.

domingo, 15 de septiembre de 2013

SUAREZ


El diestro asturiano Antonio José Suárez, o José Antonio Suárez, según algunos carteles de la época, fue un matador de bien poco relieve; una de las figuras que sirven de relleno en las páginas de la historia. Nació en Oviedo en 1828, fue dependiente de un curial, luego carpintero y empezó a torear a los diez y seis años, actuando de banderillero con el diestro vasco Domingo Mendivil. En los años 1857, 58 y 59 figuró como matador de novillos en la plaza de Madrid, y el 24 de Septiembre de 1860 le dio la alternativa en el mismo coso el diestro Julián Casas (Salamanquino). Carmona y Jiménez resumió así el trabajo del nuevo espada en su Boletin de Loterías y Toros: "José Antonio Suárez nos ha proporcionado un buen rato en su primer toro, sin embargo de que se precipitó la estocada. En su segundo hubo ya menos aplomo y encorvadura de cuerpo." Suárez, más que como torero sobresalió como hombre de acción en la Política. Exaltado progresista, se metia en todos los fregados, y todo lo que oliera a conspiración o sublevaciones le seducía más, mucho más, que el traje de luces.Se cuenta que viéndose comprometido al desarrollarse en Madrid los sangrientos sucesos del 22 de Junio de 1866 emigró a Francia, asegurándose que lo hizo metido en un baúl, no regresando hasta que dos años después triunfaron sus ideas con la Revolución de Septiembre. El diestro asturiano no revolucionó el toreo, pero se sumó a todas las algaradas revolucionarias que le salieron al paso en su vida. La última vez que toreó fue enla segunda de las corridas reales que se efectuaron para solemnizar en 1878 el enlace de Don Alfonso XII con Doña Mercedes de Orleáns. Al retirarse estableció una taberna en Madrid, en la calle de! Factor. Falleció el 21 de Enero de 1889. Su historia taurómaca ofrece bien poco de particular. Pero sus andanzas políticas fueron,en cambio, bastante moviditas.

sábado, 14 de septiembre de 2013

EDUARDO SERRANO GUERRERO "GORDET"


En Valencia 25 de Agosto de 1913 a las 9 de la noche fallecio el valiente novillero valenciano Eduardo Serrano (Gordet), a consecuencia de un cólico miserere, complicado con el recrudecimiento de las heridas que sufrió en una plaza del Sur de Francia.

La última corrida que toreó fue en Orihuela. Era un torerito inteligente y de pundonor.- Comenzó á torear el 23 de Marzo de 1897, cuando tenía diez y seis años; fue director de la cuadrilla de señoritas toreras, y casó con Lolíta Pretel, que era la directora de aquellas lidiadoras. Ha muerto pobre, pues aunque ganó mucho, perdió tanto como tenía en desgraciadas empresas, industriales

jueves, 12 de septiembre de 2013

EL BUÑOLERO



El  día 27 de Febrero de 1910, a las cinco de la mañana, falleció el veterano Carlos Albarrán (el Buñolero). Al ocurrir su fallecimiento tenía noventa años y tres meses, pues había nacido el 28 de Noviembre de 1819. Presenció los grandes triunfos de las plazas madrileñas y fue también testigo de las grandes catástrofes, pues a él correspondió el triste privilegio de dar paso a la arena á los toros Jocinero, Chocero, Valenciano y Perdigón, que dejaron muertos en la plaza a Pepete, Llusío, Pollo y Espartero. Vio empezar la carrera desde Cuchares a Vicente Pastor y soltó reses para la alternativa de 101 matadores de toros, entré los que los hubo tan célebres como Cuchares, Chiclanero, Cayetano Sanz, Tato, Domínguez, Gordito, Lagartijo, Frascuelo, Cara-ancha, Gallo,Mazzantini, Espartero, Guerrita, Reverte, Fuentes, Algabeño, Bombita y Machaquito. En sus primeros años fue buñolero de oficio y de ahí procede su apodo. Con otros jóvenes de su edad se dedicó al toreo, por la época aquella en que.Francisco Montes estaba en su apogeo y eran banderilleros Chiclanero y Cuchares. Comprendió que no le llamaba Dios por tan peligroso camino, y queriendo rendir culto á su afición, solicitó la plaza de portero de los toriles y empezó a desempeñarla allá por los años 1843 a 44, en cuyo puesto ha estado hasta el 2 de Agosto de 1903. Sesenta años soltando toros! Vio las corridas regias para solemnizar el casamiento de doña Isabel II el año 1846; las que se celebraron con motivo de las bodas-de D. Alfonso XII con doña María de las Mercedes y doña María Cristina en los años 1878 y 1879, y la de 1902, el 21 de Mayo, por la coronación de don Alfonso XIII.  En ésta salió el octogenario Albarrán a los medios de la plaza, desde donde saludó al Monarca y fue ovacionado por el público.El toro Tejón, de Saltillo, le cogió entre barreras el año 60 y le hirió de consideración Vio empezar a Rafael Molina y le vio retirarse por viejo el año 93; presenció los primeros pasos de Frascuelo en las mojigangas y soltó los toros de su despedida el año 90; ya era muy viejo cuando empezó Guerrita, y aún tuvo tiempo de soltarle los últimos toros que lidió en Madrid. Actuó en más de 3.000 corridas y soltó unos 18.000 toros. El último de éstos pertenecía a la ganadería de Antonio Guerra y lo mató el sobrino de Reverte en la novillada del 2 de Agosto de 1903. El 9 de dicho mes fue el último día que recogió la llave de manos del alguacil; pero ya no abrió los chiqueros. Hasta su fallecimiento  cobro su sueldo (15 pesetas por corrida de toros y 7,50 por novillada), y ha realizo su trabajo sin retribución alguna durante más de seis años el que fue banderillero, puntillero y jefe de monos sabios, Antonio Sierra, al que hay que aplaudir su desinterés y cariño al venerable Albarrán. 

Pedro Aixela PEROY



En el hospital del Sagrado Corazón, de Barcelona, falleció, el 04 de Marzo de 1892, a consecuencia de una larga enfermedad, el único torero (que nosotros sepamos) nacido en Torredembarra, pueblo de la provincia de Tarragona, Pedro ( o Pere) Aixelá y Tomé, conocido en el mundo taurino por el apodo de Peroy. Nació este el 15 de Octubre de 1827, y en sus primeros años ayudó a su padre en su. oficio de carretero de una galera que hacía viajes desde Barcelona a Zaragoza, y muerto, el autor de sus días, continuó en compañía de sus "tíos hasta que cumplió la edad de veinticinco años ; entonces cambió su profesión y se dedicó a la de torero, hacia la cual sentía inclinación decidida, pues en cuantas ocasiones se le presentaron toreó becerros y novillos embolados, poniendo a prueba con buen éxito, que acabó de decidirle, sus aptitudes para tan peligroso ejercicio. En el número 33 de Los Toros y en un artículo , queda referido cómo trocó Peroy el látigo y las riendas por los rehiletes.

Ello fue en Caldas de Montbuy, durante una temporada que allí pasó José Redondo para tomar aquellas aguas. Organizóse por aquellos días una encerrona y fue Pedro Aixelá uno de los lidiadores. El Chiclanero, que le vio torear desde el callejón de la barrera, le .llamó;para felicitarle y le ofreció su protección decidida, que fue lo que impulsó a. Peroy a cambiar de profesión. Redondo no pudo cumplir su ofrecimiento por haber fallecido pocos meses después. No por esto se desanimó Peroy, pues siguió indo parte en cuantas capeas se organiza en lugares próximos al de su residencia, así crecieron su entusiasmo y su afición hasta que pudo vestir el traje de luces. Basilio González (el Sastre), modesto lidiador de toros de puntas en corridas de novillos, le llevó a Nimes como banderillero cuando fue contratado para torear en aquella plaza el año 1853, Peroy se aplicó, cuanto pudo y aprovechó ;él tiempo de tal modo,-que dos años más tarde aparecía en Barcelona como banderillero de cartel y conseguía justos aplausos en las corridas que allí se dieron los días de San Juan y San Pedro. común. Era Peroy, sobre todo, un hombre prodigiosamente hábil, y como no carecía de inteligencia, progresó mucho, ayudado, además de estas circunstancias, por una intrepidez poco En el salto de la garrocha, si bien no llegó como Chicorro a la absoluta perfección, fue considerado en justicia como uno de los que mejor la ejecutaban. Cuando Antonio Carmona produjo tan grandes entusiasmos poniendo banderillas al quiebro, Peroy, aunque sin propósito de eclipsar los triunfos del Gordito,realizo repetidas veces la suerte,obteniendo siempre muchos aplausos.

Otra de sus especialidades era la de mancornar, y la ejecutó frecuentemente y con inmejorable éxito. Lo hacía, como es natural, con toros embolados y asombraba el valor con que se acercaba a las reses, se apoderaba de ellas, por las defensas y las llevaba adonde quería. Quien tales cosas supo hacer,claro es que intentó todo lo que requería como condición especial de valor. Ante el príncipe Napoleón y la princesa Clotilde, estoqueó en Barcelona el 12 de Octubre de 1862.Al año siguiente lidió seis corridas en la Habana, ganando 2.000 pesetas en cada una de ellas. El 12, de Junio.de 1864 le dio la alternativa en Barcelona Julián Casas (el Salamanquino), en una corrida de toros del marqués de la Conquista. No confirmó esta alternativa en Madrid,, pero alternó en muchas plazas de primer orden con los diestros más famosos de su tiempo, obteniendo en todas muy favorable acogida. Otra vez cruzó el Atlántico, el año. 1870, y entonces empezó su .mejor época, pues trabajó en Montevideo, Buenos Aires y otras plazas de distintas .poblaciones sudamericanas, captándose generales simpatías; y llegando a ser uno de los diestros predilectos de aquellos públicos. A ello contribuyó no poco su generosidad, muchas veces demostrada, pues trabajó repetidamente en funciones benéficas, sin percibir, o, mejor dicho, sin estipular remuneración alguna. En recompensa de tan filantrópica conducta recibió muchos regalos de valor y le fueron dedicadas no pocas poesías entusiásticas.

El año 1871 regresó a España y fijó su residencia en Barcelona, saliendo pocas veces á torear. Sus facultades, ya que no su afición, habían disminuido notablemente y resultaba cogido con frecuencia. La cornada más grave que en toda su vida tuvo, se la ocasionó en Barcelona un toro llamado Artillero, de la ganadería de Carriquiri, que, al tiempo de entrar á matar, le empitonó por' el muslo derecho, hiriéndole de mucha gravedad. Aún no estaba restablecido del todo cuando quiso tomar parte en una corrida organizada a beneficio de los. héroes de Puigcerdá. Tan a punto de ser cogido otra vez estuvo, que se vio obligado a retirarse. Accediendo ajas indicaciones del público, y sin poder reprimir su honda emoción, fuese a la barrera, pasó al callejón y salió de la plaza poco después. Ya no toreó más, pero no dejó de asistir a las fiestas de toros, en las cuales oían los aficionados respetuosamente sus juicios, siempre acertados. Peroy fue un hombre de excelente trato bondadoso y de inatacable honradez.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

José Lara Jiménez "Chicorro"


Nació en Algeciras (Cádiz), siendo trasladado con sus padres cuando sólo contaba un año, a Jerez de la Frontera; en esta población, y siendo casi un niño, entró en el matadero como matarife donde se aficionó al toreo, tanto que a los veinte años era un buen peón de brega y excelente banderillero de la cuadrilla de Manuel Díaz (Lavi), con el cual fue a Lima (Perú) y toreó muchas corridas, en algunas de las cuales estoqueó también toros, gustando tanto su trabajo que permaneció cuatro años en aquellas apartadas tierras, ganando mucha fama y dinero; del Perú pasó Chicorro a la Isla de Cuba, donde también agradó su toreo puesto que toreó 29 corridas en poco tiempo, regresando a España el año 1865 y formando en la cuadrilla de Antonio Carmona el (Gordito), que le distinguía mucho por su constante deseo de ejecutar las suertes que hacían otros diestros; permaneció con Carmona hasta el año 1868, en que le fue dada la alternativa en Barcelona el 24 Septiembre, la que le fué confirmada en Madrid, por Julián Casas el 11 de Julio de 1869, toreando bastante en todas las plazas desde esta fecha, excepto en la madrileña, donde toreó contadas veces; por sus afecciones a la vista se  llevo temporadas enteras sin vestir el traje de luces, hasta el año 1893, en que viejo y pobre pensó en despedirse de varios pueblos, efectuándolo de Jerez de la Frontera el 30 de Octubre de 1898, en una corrida en que se lidiaron cuatro toros regalados por sus dueños Concha y Sierra, Arribas, Otaolarruchi y Cámara.

Chicorro mató superiormente el primer toro, los otros tres fueron muertos por Jarana, Litri y Jerezano, y la corrida presidida por los espadas retirados Gordito y Carrito. Una de las faenas memorables, realizada por Chicorro, fue la ejecutada en la plaza de Madrid el 29 de Octubre de 1876 en una corrida extraordinaria, en la que se lidiaron toros de Miura, Barberá, Benjumea y Marqués de Salas, estoqueados por Lagartijo, Frascuelo y Chicorro, presenciando la lidia el Rey Alfonso XII, la infanta Isabel y el príncipe de Sajonia; he aquí como El Imparcial relataba la lidia del tercer toro: «Se llamaba Medias-negras, berrendo en negro, botinero y bien armado; al salir, Chicorro, brindó  al príncipe el salto de la garrocha que dio de modo inmejorable. Quitó después la divisa al toro y con ella subió al palco regio, previo llamamiento, donde se la ofreció a Su Alteza, que le felicitó, encargándole fuera a verle a su morada. Al tocar a banderillas, Chicorro tomó los palitos de las cortas y puso dos superiores pares al quiebro y otro de las largas muy bueno, por lo que  fue ovacionado, se le concedió en  la oreja de un toro, trofeo que por primera vez se otorgaba en la plaza madrileña. Era tío del torero Manuel Lara "Jerezano",falleció en Jerez de la Frontera en 1911.


Carlos Lombardini y Pina




Carlos Lombardini y Pina (1888-1933). Matador de toros mexicano, nacido en Ciudad de México el 21 de enero de 1888 y fallecido en su ciudad natal el 20 de octubre de 1933. Impulsado desde su niñez por una firme vocación taurina, se dio al aprendizaje del duro oficio de torero por los festejos menores de su comarca, en los que, siendo todavía un niño, ganó fama de lidiador valiente y decidido. Gracias a este precoz reconocimiento, muy pronto entró a formar parte de la denominada "Cuadrilla juvenil mexicana", fundada por los toreros españoles Manuel Martínez ("Feria") y Eduardo Margeli, quienes extendieron por las plazas aztecas la costumbre hispana de agrupar en cuadrillas infantiles y juveniles a los más destacados becerristas del momento. Alentado por el aplauso de sus compatriotas, Carlos Lombardini se convirtió de inmediato en el primer espada de dicha cuadrilla, con la que anduvo recorriendo durante muchos años los principales cosos de su país natal. Cumplidos ya los veintiún años de edad, con el deseo de ser reconocido como una gran figura del Arte Cúchares, el diestro mexicano cruzó el océano Atlántico y se presentó en solitario en las plazas españolas, donde tenía la intención de obtener el título de doctor en tauromaquia. Hizo su debut en suelo hispano el día 9 de mayo de 1909, fecha en la que cruzó las arenas de la plaza de Barcelona para enfrentarse con reses marcadas con el hierro de Pérez de la Concha. Gustaron a la afición catalana el valor, el arte y el oficio de que hizo gala el día de su presentación Carlos Lombardini, por lo que pronto el joven novillero de Ciudad de México recibió ofertas para torear en otras plazas importantes del país. Así las cosas, el día 11 de julio de dicha campaña de 1909 hizo el paseíllo por vez primera ante la severa y selecta afición madrileña, que también tuvo ocasión de apreciar las buenas maneras del aspirante a matador de toros. 

El conjunto de estas buenas actuaciones propició que Carlos Lombardini y Pina se hallara en condiciones de recibir la alternativa antes de que concluyera aquella exitosa temporada. En efecto, el día 23 de septiembre de 1909, en el coliseo galo de Marsella, el diestro sevillano Ángel Carmona González ("Camisero") cedió a Lombardini la lidia y muerte de un astado perteneciente a la ganadería de Benjumea, que atendía a la voz de Lucero. Pero, lógicamente, esta cesión de trastos no tenía ninguna validez, por lo que el todavía novillero de Ciudad de México volvió a vestirse de luces en la Ciudad Condal el día 10 de octubre de aquel mismo año, para recibir -ahora sí- el grado de doctor en tauromaquia de manos de su padrino, el colosal espada cordobés Rafael González Madrid ("Machaquito"). Testigos de aquella ceremonia, los coletudos Antonio Moreno ("Moreno de Alcalá") y Pedro López presenciaron cómo Carlos Lombardini y Pina se doctoraba dando lidia y muerte a estoque a un astado que había pastado en las dehesas de Esteban Hernández.

En su irregular trayectoria profesional, el torero de Ciudad de México regresó a su país natal sin haber confirmado en Madrid, ante la primera afición del mundo, la validez de dicha alternativa. Comoquiera que tampoco la había tomado en México antes de su desembarco en la Península Ibérica, en suelo azteca volvió a anunciarse en calidad de novillero, sin que a partir de entonces protagonizara ningún otro episodio digno de ser reseñado.

PEDRO LÓPEZ HINOJOSA se suicido a cabezazos.


Torero nacido en León de los Aldamas, Méjico, el 3 de septiembre de 1889. Se presentó como novillero en Madrid,junto a Carlos Lombardini, el 11 de julio de 1909. Lidiaron novillos de la ganadería de Pablo Romero. Tomó la alternativa en Marsella el 26 de septiembre de 1909, al no ser válidas las tomadas en Francia repitió doctorado en Barcelona el 1o de octubre de ese año teniendo como padrino a “Moreno de Alcalá” y de testigo a “Machaquito”, a Carlos Lombardini que también tomaba parte en la corrida e igualmente recibía la alternativa le doctoró Rafael González. Sin apenas torear regresó a su país,el 4 de noviembre de 1921, agobiado por las deudas, el torero leonés Pedro López decide quitarse la vida a los 33 años de edad de manera insólita, a cabezazos contra una pared, en Guadalajara, Jalisco.

martes, 10 de septiembre de 2013

Juan Dominguez "Pulguita Chico"


Es de los que no llegaron; pero no por falla de aptitudes. sino por ese algo que no comprenden muchos toreros hasta un momento que no tiene remedio el mal. Pulguila chico formó pareja con Ricardo [Bombita] en sus comienzos, y mientras este último, atento a su arte, ponía a contribución todas sus energías, inteligencia y entusiasmo. Juan Domínguez perdía lastimosamente el tiempo. En el momento mas critico de su carrera se marchó a América y su nombre se olvidó completamente sin dar señales de vida desde aquellas lejanas tierras. Cuando regresó a España. aburrido y desorientado, no logró nada absolutamente, refugiándose á poco en la provincia de Salamanca, donde consiguió torear algo. En 1910 toreo en la Plaza de Tetuan, sin que interesara a la afición. Pulguita chico, más que estoqueador era torero, revelando disposiciones poco comunes. ¡Qué lástima que. en su oportunidad, no las hubiera cultivada con acierlo! Toreó en Madrid, por primera vez. el 7 de Marzo de 1897.

A Antonio Giraldez "Jaqueta" lo mato un tumor.



Matador de Novillos que nació en Sevilla en 1884,y que murió el 15 de Septiembre de 1912 victima de un tumor maligno con 28 años de edad tras dedicarse al toreo desde los 12 años,sufriendo en el curso de su profesión mas de 20 cogidas,las mas graves en Granada,donde fue cogido en un muslo y en Cartagena en 1910, siéndoles administrados los sacramentos en la enfermería de la plaza siendo incluso dado por muerto por algún periódico de Madrid.Debuto en Madrid el 11 de Agosto de 1912. "El Liberal" del 16/09/1912 relataba lo siguiente: "Jaqueta padecía desde hace tiempo un tumor, de carácter maligno, en el cuello,y esta es la causa de su afección al oído.

El medico de la familia aconsejó que se practicase con urgencia una operación,que fue realizada el martes último. El estado del enfermo originó una meningitis, que ha determinado su muerte".A su sepelio acudieron figuras de la novilleria y matadores de toros de su época como El Gallo,Punteret, Ostioncito y Luis Freg.

PACO FABRILO


Francisco Aparici Pascual “Fabrilo” nacio en Ruzafa (Valencia) el 17 de junio de 1868,era hermano del desventurado matador de toros Julio Aparici Pascual, que también se anunció en los carteles bajo este apodo taurino. Tuvo la mala fortuna de pasar a la historia por haber muerto dos años después que su hermano, del que fue banderillero, con el mismo traje y el mismo dia, un 30 de Abril ,pero de 1899.
Se lidiaron novillos defectuosos de D. Felipe de Pablo Romero: para Carlos Guasch”Finito” y Paco Fabrilo. Los toros fueron duros de patas, bravos y con mucho empuje y cabeza. Se distinguieron por lo bravos los lidiados en tercero y quinto lugar. Este último fue de los que acreditan una ganadería; tomó un buen número de puyazos y dejó para el arrastre cinco caballos. Entre todos, 12.

Fabrilo preparándose para salir aquel fatídico día
Como director de lidia, Fabrilo encontró a su primer toro completamente descompuesto y desarmando, y lo pasó de muleta como pudo, dadas las pésimas condiciones del animal. Varias veces intentó entrar a matar, y otras tantas fue desarmado. Aburrido, jadeante y con dos avisos, le determinó a entrar a la media vuelta, cosa que debió haber hecho la segunda vez que entró a malar. El público le silbó, y el diestro, que por pundonor entró a matar dándole la cara al toro, se retiró al estribo maldiciendo quizás la imbecilidad de los que le silbaran.
Su segundo, qué por no variar también tenía su trozo de puya en el cuerpo, llegó como es natural manso a la muerte, sin que durante la lidia semejara a sus hermanos en bravura. El toro tomó querencia en la puerta de los chiqueros, y Paco intentó con medios pases sacarle o separarle de los mismos sufriendo un acosón en uno de ellos. Entró a matar con mucha vergüenza, y señaló un pinchazo. Nuevo trasteo, y nuevo acosón y desarme. Entró de nuevo a matar, estando el toro contra querencia y un tanto humillado, y dejó una buena estocada siendo enganchado y sufriendo terrible cornada en la cara anterior del muslo derecho, de la cual manaba abundantísima sangre. A pesar de sus esfuerzos, fue retirado a la enfermería, dejando como huella de su paso un reguero de sangre. La conmoción que sufrió el público, fue terrible. Cuando el toro dobló, las cuadrillas entraron a enterarse de la gravedad da la herida, conociéndose en sus rostros ésta, cuando volvieron de nuevo a la plaza: era mortal de necesidad. Los facultativos le apreciaron una herida de seis centímetros de extensión por quince de profundidad situada en la cara anterior del muslo derecho, en la unión del tercio medio con el superior, dirigida hacia arriba y atrás, interesando la piel, tejido celular, aponeurosis y músculo sartorio, y contusión del paquete vásculo nervioso. El público no abandonaba la plaza, en espera de consoladoras noticias, que por desgracia no llegaban nunca; al contrario, de momento en momento eran éstas más graves. En vista de su gravedad, le fueron administrados los Santos Sacramentos, Pocos momentos después, entró en reacción y habló breves frases; cayendo en seguida en un fuerte colapso.
Después de expirar en la enfermería de la plaza
A las ocho de la noche prestó declaración ante el Juez Sr. Alcalde, haciendo algunas manifestaciones respecto a sus bienes, si, como esperaba, la herida era de muerte. La escena que se desarrolló entre los presentes fue desgarradora. A las nueve menos cuarto se le practicó la primera cura, observándose que la herida comenzaba en el vértice del triángulo Scarpa, subiendo oblicuamente ocho centímetros, rasgando la vena femoral tres dedos por debajo de la ingle, y se dirigía hacia dentro hasta la fosa oval subpuviana. El trayecto oblicuo de la herida desde el orificio de entrada hasta el punto en que rasgó la vena, impidió en los primeros momentos la libre salida de la sangre, coagulándose ésta en el canal.

"Corucho" novillo de Pablo Romero que causo la muerte de Paco Fabrilo

La cura fue practicada hábilmente por el Dr. Lloret en 52 minutos. Velando al herido, estuvieron muchos amigos del diestro, los Dres. Lloret y Martí Soriano, el practicante Sr. Ruiz ,el hermano de Fabrilo, los banderilleros de su cuadrilla y los picadores Fajardo, Chano, Paje y Curró Melena. En las inmediaciones de la plaza hubo toda la noche grandes grupos que iban a interesarse por el curso que siguiera la herida del querido espada. , Los telegramas que se recibieron pidiendo noticias de su estado fueron numerosos.

Chaquetilla del fatídico traje,expuesta en el museo taurino de Valencia.
La noche la pasó intranquila, lo mismo que la mañana del siguiente día. A las dos y quince minutos del siguiente a su cogida, entregaba su alma a Dios el infortunado Paco, viéndose en su última hora rodeado de su familia y de sus amigos más queridos. Una hora después, era conducido el cadáver al domicilio de la familia en una camilla, escoltada por cuatro guardias municipales de a caballo. La muchedumbre que seguía tan fúnebre comitiva, era grandiosa. El traje que lucía la tarde de su cogida este desgraciado diestro, era grana y oro, el mismo que llevaba su hermano Julio el día que recibió la cornada que le ocasionó la muerte.

JUAN RIPOLL OROZCO (Juanerillo)


Nació en Altea (Alicante) el 27 de Junio de 1870
A los 20 años empezó á torear en plazas de alguna importancia y al poco marchó como soldado a las islas Filipinas, de donde volvió el año 1897, dedicándose de nuevo al toreo y formando en una cuadrilla de toreros landeses. En Madrid debutó como matador de novillos el 4 de Diciembre de 1892, alternando con Miguel Baez (Litri). En la corrida celebrada en Barcelona el 27 de Marzo de 1898, en la que se lidiaban seis novillos de Arribas hermanos, por las cuadrillas de Francisco Carrillo, Juan Ripoll y Alejandro Alvarado, el segundo espada que toreaba en sustitución de Félix Velasco se portó bien al matar el segundo toro; pero salió el quinto, llamado Fierabrás (negro), tomando seis puyazos en los que demostró su bravura; fue banderilleado aceptablemente por los espadas y salió a matarlo Juanerillo, toreándole con alguna precaución por estar incierto el toro.
Juan Ripoll y su cuadrilla

Dio media estocada, un pinchazo, y estando el toro algo adelantado, frente a la puerta de arrastre, se metió con una gran estocada, quedando encunado por no marcar salida con la muleta y saliendo cogido por la entrepierna, haciéndole dar una vuelta y despidiéndole por el lado izquierdo. Intentó levantarse, pero le costó gran trabajo, en cuyo momento el banderillero Calderón notó la abundante sangre que manaba de la tremenda herida, y con otros compañeros fue conducido a la enfermería . No había traspasado la puerta de ésta el desgraciado Juan Ripoll, cuando Fierabrás caía sin puntilla. En la enfermería dieron el siguiente parte facultativo: «El espada Juan Ripoll (Juanerillo), ha sufrido una cornada con orificio de entrada en el testículo izquierdo, dirigiéndose hacia el abdomen, con una extensión de 30 centímetros, con lesión probable de las vísceras en él contenidas; intensísima hemorragia interna y externa; colapso; habiendo fallecido á los 30 minutos de su ingreso en esta enfermería.—Doctores Soler y Duran.» Convertida la enfermería en capilla ardiente fue velado su cadáver por todos los toreros residentes en Barcelona. Al día siguiente y a las diez de la mañana, fue conducido su cuerpo al cementerio del Sudoeste, donde quedó depositado hasta el día 29 en que fue colocado en el nicho número 2.272, quedando éste totalmente cubierto de coronas que le dedicaron sus compañeros y amigos. El duelo fué presidido por el empresario D. Salvador Molins y los espadas Carrillo, Ferrer, Aívaradito, Colón y Pulguita-chico.

FERNANDO DE OLIVEIRA


Célebre rejoneador que nació en Benavente el 12 de Marzo de 1859; desde su juventud se aficionó al toreo portugués, especialmente al rejoneo, donde se hizo pronto una notabilidad, por su precisión al colocar los rejones y su maestría en el cabalgar. Inventó la forma de rejonear llamada de la Grupa, que consiste en colocar el caballo muy próximo al toril, vuelto, y cuando sale el toro, haciendo uno matemática evolución, clava el rejón y sale de escape; ésta suerte sólo la ha ejecutado él lucidamente, pues otros han querido imitarle y han sido revolcados con sus caballos. Ha rejoneado en todos los circos portugueses, en el Brasil, y en Madrid, cuando el centenario de Colón en 1892, gustando mucho su trabajo.

El 12 de Mayo de 1904 se celebraba una corrida en Lisboa, y en el segundo toro, llamado Ferrador, de la vacada del Marqués del Castillo Malor, puso dos rejones Oliveira siendo ovacionado, y entre los aplausos del público puso el ultimo rejon de su vida, siendo el caballo enganchado por los cuartos traseros y derribado en tierra, donde el toro le corneó de nuevo; en esta posición el caballo empezó á cocear para defenderse del toro, teniendo la desgracia de alcanzar á su jinete en la cabeza. Acudieron al quite los espadas Bombita chico y Chicuelo, y llevaron al rejoneador á la enfermería, donde los médicos le apreciaron la fractura del cráneo y otras heridas gravísimas, ordenando se le trasladara al Hospital de San José, falleciendo en el camino.



viernes, 6 de septiembre de 2013

CARACOL EL DEL BULTO


Joselito, con su mozo de espadas Caracol, disponiéndose para ir a  la plaza el día que mató en Madrid siete toros de D. Vicente Martínez


Caracol el del bulto era un sevillano de la Alameda, cantaor de flamenco sin llegar al nivel de su hijo. Durante su existencia fue mozo de espadas de sus primos Rafael el Gallo y Joselito el Gallo, un personaje con un ángel especial y cuya vida está llena de anécdotas y curiosidades,repasemos algunas de ellas: Llegaba a Madrid desde Andalucía Joselito "el Gallo", y caminando la cuadrilla por el andén al llegar a la altura de la locomotora esta expelió un gran chorro de vapor que fue a parar de lleno sobre Caracol "el del Bulto", como ya había apuntado padre de Manolo "Caracol" y mozo de Joselito. Este se ve que se llevó un buen susto, pero como el que no quiere la cosa y para salvar situación tan embarazosa se revolvió contra la máquina y le espetó "Esos cohones en Despeñaperros". Aún los antiguos recuerdan el paso del tren de vapor por Despeñaperros, costándole la misma vida subir la meseta, hasta el punto de que en ocasiones hubo hasta que empujarlos de ahí el comentario del viejo caracol de que esos bríos los echara subiendo la frontera natural entre Andalucía y Castilla. 

 En otra ocasión , Caracol padre entabló una discusión con otro parroquiano de su misma trayectoria, y como de la discusión pasaron a palabras fuertes, «El del bulto» le dijo a su oponente aquello de, «a ver si eres capaz de decírmelo en la calle, que nos vamos a matar»; como el otro asintió, a la calle se fueron seguidos del resto de la clientela, y una vez fuera, el desafiador, que no era precisamente el Guerrero del Antifaz, viéndose cogido, le espetó al rival: «aquí hay mucha gente, y tú y yo nos vamos a ver las caras, pero en la Barqueta, donde estemos solos»; como el otro volvió a asentir, Caracol padre, sin saber ya por dónde salir, ni dónde meterse, le dijo al contendiente muy serio: «que estoy pensando yo que a ver quién paga el tranvía» Después de la muerte de Joselito el Gallo, Caracol el del bulto pasó a ser mozo de espadas del hermano de este Rafael el Gallo, hasta que su hijo, Manolo Caracol se consolidó como gran maestro del flamenco Se ve que el bueno de Manuel Ortega Fernández, que así se llamaba "el del Bulto", no se andaba con chiquitas, porque cuando ya su hijo era el gran Manolo "Caracol", lo acompañaba y le hacía las veces de persona de confianza y una de sus tareas era el liarle al hijo los cigarros y tenérselos preparados en el camerino donde luego recibía a las visitas, las agasajaba y presumía del buen tabaco que gastaba, un día el padre olvidó su tarea y ante la airada reacción de su hijo le contestó " Mira Manolito, hijo, no te pongas así, porque en un momento dao yo digo que este tabaco es de contrabando y te detienen"... todo un genio y figura...

ENRIQUE ORTEGA FERNANDEZ "EL CUCO"
























Enrique Ortega Fernandez, Cuco por nombre artístico y banderillero de gran elegancia, destacado en las cuadrillas de Sus primos hermanos Rafael y José, los gallos y casado con Gabriela hermana de ellos.Nacido en el rincón gaditano, fue padre a su vez de otros dos toreros: Rafael Ortega Gallito y José Ortega Gallito Chico, matador el primero Que brillo en el toreo a la verónica y firmó varias fachas cumbre y, el Segundo, notable novillero al Que Una grave cornada cortó las alas y vistió de plata. Enrique Ortega fue autor de Una obra teatral, un sainete de atmósfera andaluza en la línea de los Quintero titulado El triunfo de Manoliyo, Que se estrenó en Madrid, en el ya desaparecido Teatro Martín, el 30 de enero de 1918 y que, a falta de otras informaciones, podemos considerar nuestra confirmación de alternativa literaria. Cuco era eslabón de una luenga prosapia sobresaliente no solo en el arte de la lidia, sino también en el flamenco, con nombres legendarios como El Planeta y El fillo Y que legó a la posteridad un coloso de las dimensiones de Manolo Caracol Añadase que su hijo Rafael, sin poder ser considerado tanto como escritor propiamente dicho, compuso dos libros de recuerdos de su Vida taurina -Galleando Y Mi paso por el toreo que todo buen aficionado a los toros degustara con placer Enrique Ortega el Cuco,puso fin a su vida, se degolló con una navaja barbera el 21 de octubre de 1926.
Boda de "El Cuco" 1913


LORENZO OCEJO "OCEJITO CHICO"


Lorenzo Ocejo "ocejito chico" Nació en Bilbao, era hermano de Ignacio y de Bernardo Ocejo,toreó como novillero en la década de 1910,hizo su presentación en Madrid el 3 de junio de 1920. En la novillada trágica, celebrada en Valencia, el día 1 de Mayo de 1921, se lidiaron cuiatro novillos de D. Andrés Sánchez, de Salamanca, uno de Víllamarta y otro de D. Juan Sánchez de Carreros. Con Ocejito alternaban Antonio-Márquez y Gitanillo. Este fue el relato de la tragedia: El primero, de salida, al torearle por verónicas Ocejito y después, en los quites, él, Márquez y Gitanillo, se mostró reservón, y cuando acudía al engaño, lo hacia colándose por bajo de los capotes, lo cual, visto por los tres matadores, lo torearon, como era lógico, con ventaja. De salida tomó el bichejo, que no pesó más que 200 kilos, pero que era astifino y muy bien colocado de pitones, tres refilonazos, y después cuatro puyazos que apenas si le agujerearon el pellejo, llegando al segundo tercio tan vivito y coleando como cuando salió a la arena.

Agregúese a las malas condiciones del novillo la desastrosa capea que vimos, llegando al segundo tercio con la cabeza muy suelta, receloso en grado extremo y detendiéndose extraordinariamente en banderillas, y para complemento, un par, el primero, casi orejero y caído, que con fatigas le clavó un banderillero. Como allí tampoco hubo ningún peón que supiese castigar con el capote a aquel novillo con tipo de becerro, pero que por lo difícil era un toro muy grande, calculen ustedes cómo llegarla al tercio último: hecho un «flamenco», como dicen los toreros. Y en esas condiciones fue Ocejito a buscarle, El novillo, de nombre "Orejón", castaño y cornigacho, perteneciente a la ganaderia Salmantina de Sánciiez y Sánchez. sólo se prestaba para que Ocejito, con las precauciones debidas, lo macheteara por la cara, y eso teniendo al lado contrario y bien situado un buen peón para haberle ahormado la cabeza y fijarlo, y en la primera igualada herirle, entrando con ventaja. Eso era lo que requería el novillo; pero Ocejito quiso hacer lo que no podía ni debía, e intentó lucirse y adornarse. para haberle ahormado la cabeza y fijarlo, y en la primera igualada herirle, entrando con ventaja.En el primer pase, ayudado por alto, ya se vio comprometido; en el segundo, natural, más comprometido, y al dar uno de pecho se quedó en el centro de la suerte, sin enmendarse, y aun se ciñó, y el toro no tuvo más que alargar la cabeza para coger al desgraciado novillero, dándole la tremenda cornada. La cogida no tuvo nada de espantosa; aquello mas que,cogida, fue tropezón análogo a la cogida del valiente Juan Silveti. Ocejito se encogió inmediatamente y se agarró con las dos manos la parte herida, viendo los espectadores con horror que de ella manaba un enorme chorro de sangre.


La impresión en el público fue enorme; parte de él pidió a la presidencia que se suspendiera la corrida y parte obligó a la música a que no tocara. Ocejito fue llevado a la enfermería, entre otros, por el banderillero Mancheguito, y éste primeramente y después el doctor Serra le agarraron fuertemente la femoral, evitando así que se desangrara Inmediatamente procedieron a la ligadura de la vena femoral, y como el pulso iba perdiendo, se le inyectó gran cantidad de suero, administrándole después los Santos Sacramentos. De tan tremenda cogida se extendió el siguiente parte facultativo: «Durante la lidia del primer toro ingresó en la enfermería el diestro Lorenzo Ocejo (Ocejito chico), siendo curado de una herida de 10 centímetros de extensión, superficial, en la base del triangulo de Escarpa, lado derecho que le interesa la piel, tejido . celular, con rotura de la vena femoral y desgarro del arco crural, penetrante en la cavidad abdominal. Pronóstico gravisimo temiéndose un funesto desenlace.Frente a la enfermería de la plaza se estacionó un enorme gentío, ávido de conocer el estado del infeliz torero. Ocejito, en los ratos de lucidez, sólo preguntaba por su madre. A las ocho y treinta y cinco minutos de la mañana del día siguiente, Ocejito, dándose cuenta de lo que le iba a suceder,falleció.El dia 15 de mayo 1921.

El Club Taurino "Cocherito de Bilbao" hizo una colecta en beneficio de los padres de Lorenzo Ocejo.En un gesto de generosidad la familia de los "Fabrilo", hermanados en el dolor por la muerte del torero, acogieron en el mismo panteón a Lorenzo Ocejo "Ocejito". el dia 26 de Mayo de ese año,1921 se celebro un festival taurino a beneficio de su familia:"El día 26 del actual (festividad del Corpus) se verificará en la plaza de Tetuán de las Victorias una novillada á beneficio déla familia del desgraciado espada Lorenzo Ocejo (Ocejito chico). Se lidiarán seis novillos-toros de la ganadería de D. Juan Torres, de Colmenar Viejo, que,serán estoqueados por los valientes matadores Posadero, Torquito  Antonio Sánchez, Carralafuenté, Manuel Rodríguez (Reverte) y Luis Sánchez. De banderilleros se han ofrecido varios matadores de toros y de novillos de los que se encuentren libres el citado día. El empresario, Sr. Bertólez, ha cedido la plaza y servicios desinteresadamente para este fin benéfico, eomo igualmente los compañeros del finado, pues contaba con grandes simpatías por su trato y buen compañerismo."

Mariano Merino Montes "Montes II"



Nació en Medina del Campo (Valladolid), el día 8 de septiembre de 1887, hijo de Antonio y de Angela Diez. Fué su primer oficio el de guarnicionero, el que hubo de dejar por su afición al toreo. Montes II anduvo de capea en capea por espacio de seis años. La primera vez que vistió el traje de torero fué en Salamanca, actuando de banderillero con «Trueno» y «Angelillo», que estoquearon toros de Villares, el día 25 de junio de 1905. Empuñó por vez primera las armas tonadas en Valladolid, matando un sobrero de la ganadería de Reina, el día 20 de agosto de 1905. En Madrid debutó el 7 de agosto de 1910, con Flores y Zapaterito, y reses de Carvajal y López Quijano, despachando el novillo de este último ganadero. Han sido innumerables las cogidas que tuvo este diestro, algunas de ellas gravísimas. Una sufrió en la plaza de Haro, en el vientre, de veinticinco centímetros de profundidad, con salida de los intestinos. Se temió tuviera graves consecuencias. La otra fué en Santander el 18 de septiembre de 1910, recibiendo una cornada de veintidós centímetros de profundidad con rotura dé tendones.Fue cogido en Bilbao en 1912 por un novillo de Clairac. Ese mismo año, en Valladolid, actuó de sobresaliente, y al capotear al séptimo toro, dedon Tertuliano Fernández, fue volteado y corneado fuertemente; se mudó de traje y salió a estoquearlo, tras lo cual pasó a la enfermería donde fue curado de sus heridas: una de 6 cm en el costado derecho, otra en la rodilla derecha y conmoción visceral.