martes, 28 de agosto de 2018

RAFAEL LOSADA.


Rafael Losada había nacido en Córdoba en 1887, muy joven emigro a la capital de España donde se hizo aprendiz en una barbería. Motivado por sus inquietudes taurinas y sin preparación alguna mas que la de aficionado practico ocasional y financiado por el dueño de la barbería, que le regalo su traje de luces se presento en la plaza de Tetuán de las Victorias donde con mas afición que preparacion le dio algunos pases a su primero y quedo completamente desnudo en su segundo.

Entendiendo que necesitaba más preparación optó por intervenir y participar en cuantos eventos se produjesen por los pueblos de la zona siendo contratado para una capea el 09 de octubre en la localidad madrileña de Villanueva de Cañadas en una plaza hecha de carretas donde hubo de vérselas con un novillo morucho al que lidio como pudo y al entrar a matar fue empitonado por el bajo vientre. Llevado de urgencia al hospital de Madrid donde falleció a los veintiocho años de edad,varios días después.
Rafael era una persona muy querida y por ello se abrió una suscripción popular en la barbería en la que trabajaba para sufragar los gastos de su sepelio. Alguien propuso decírselo a Vicente Pastor para que colaborase y al enterarse corrió con todos los gastos del entierro, devolviéndole a los suscriptores las cantidades aportadas. Gesto muy encomiable el de Vicente Pastor pues de nada conocía al finado

sábado, 18 de agosto de 2018

VALERIO MERINO "EL TIGRE"


El picador cordobés Valerio Merino Ramírez “El Tigre”, nacido en Córdoba en 1929 el 15 de abril de 1956, sufrió  la caída del caballo fracturándose la base del cráneo en una novillada en la que actuaron Manuel Ávila, Juan Jiménez “El Tigre” y Manuel Cadenas Torres con toros de Díaz Tregallo y que se celebró en la antigua plaza de toros de los tejares en Córdoba.
Durante la lidia del tercer novillo sufrió una caída al descubierto el picador. Valerio Merino Ramírez, “El Tigre”, de veintisiete años, de Córdoba. Trasladado a la enfermería, se le apreció una herida contusa en la región occipital y fractura de la base del cráneo. Le asistió el doctor Ortiz Clot, quien calificó su estado de gravísimo. El párroco de San Nicolás de la Villa, reverendo don Casimiro Pedrajas López, administró al herido los últimos sacramentos. Hasta las diez de la noche permaneció en la enfermería, y después fue trasladado al hospital provincial, donde se le practicaron diversas transfusiones de sangre. Para que su familia no se enterase de que iba a actuar, entró en la Plaza de paisano y se vistió de luces en una dependencia. Durante varios meses pidió al empresario que lo contratara. Era huérfano de padres. Estaba empleado en la compañía eléctrica y dependían de él dos hermanos  pequeños. Falleció el lunes 16 de abril de 1956.

La foto recoge el momento en que las asistencias recogen al picador mortalmente herido

miércoles, 15 de agosto de 2018

EL PARDILLO

Quienes entraban en las cuadras de la casa de Maoliyo "El Espartero" se sorprendían al ver que un viejo burro ocupaba el sitio mas preferente de la misma, aquel borrico entre caballos de pura raza era "el pardillo" compañero de fatigas de el diestro. Pardillo lo cargaba antes de ser famoso y Maoliyo agradecido cuando su fama y su dinero se lo permitieron lo jubilo diciéndole a todo aquel que le preguntaba que era justo que también disfrutara el burro de las comodidades que ahora se podía permitir. El Pardillo sobrevivió a su dueño al menos tres años más. 


La foto la publico la revista "Pan y Toros" en 1897.

domingo, 12 de agosto de 2018

ANTONIO LOBO


Antonio Lobo González nació en el seno de una familia acomodada en Valencia de Alcántara (Cáceres) el día 21 de abril de 1883, estudio bachillerato y concluyo sus estudios licenciándose en derecho. Llevado por una fuerte afición toreo sus primeros becerros en 1906 en funciones de aficionados y amigos, este mismo año mató a puerta cerrada y ante la presencia de sus amigos un toro de cuatro años y en vista de lo bien que el mismo se encontró decidió pasarse al campo profesional. Debuto como tal en la plaza de San Sebastián el 31 de mayo de 1908 estoqueando novillos de Olea en unión de Chiquito de Begoña y Punteret. Siguió toreando en diversas plazas españolas con buena aceptación presentándose en Madrid en un festejo donde paso sin pena ni gloria el 08 de septiembre de 1910 estoqueando novillos portugueses de Avear Froes. Se estrenó en Valencia el 12 de junio del mismo año con novillos de Arribas y Pablo Romero para el, Calerito y Peribañez. En Sevilla actuó el 28 de agosto con Trinidad Pérez y Gómez Bradley. Los años siguientes actuó sin grandes habilidades en 10 o 12 novilladas anuales haciéndolo de vez en cuando en Madrid. El 15 de marzo de 1914 en Valencia triunfo estoqueando dos novillos que fueron los más aplaudidos de su carrera. Fue decayendo a partir de entonces optando por retirarse. Conservo siempre una profunda amistad con Ricardo Torres “Bombita” las crónicas de la época lo calificaban de “novillero corriente que más que novillero parecía deportista”, se retiró al Escorial (Madrid) donde vivió, se casó y falleció.

JOSE MARRERO Y BAEZ "CHECHÉ DE LA HABANA"


José Marrero y Baez (Bez según otros) Nació en la Habana el 19 de Marzo de 1870. Sus padres Patricio y Antonia una vez terminada la instrucción primaria consiguieron que ingresara en el matadero en calidad de aprendiz. Una vez en aquel establecimiento, se despertó en José la afición a la lidia do reses bravas que llevaba a la práctica en cuantas ocasiones se le presentaban, demostrando en dichos ensayos excelentes condiciones para lograr andando el tiempo un buen puesto en el arte. Teniendo 18 años hizo su debut como banderillero en, plaza de Regla Habana, figurando en la cuadrilla del diestro cubano Andrés Pérez, con quien toreó más tarde buen número de corridas en Managua y otras plazas del interior de la isla. El 8 de Agosto de 1889 salió con dirección a Yucatán (República de México), donde permaneció un año toreando algunas corridas con buen éxito. Ingresó más tarde en la cuadrilla de Ponciano Díaz, en la que permaneció más de dos años figurando unas veces como banderillero y otras como sobresaliente o medio espada, mostrando cada día, más afición y más aptitudes. 


En vista de que en cuantas ocasiones se le habían presentado para estoquear reses bravas había puesto de relieve que era de los que podían esperar a obtener un buen puesto en el arte, se decidió su jefe a otorgarle la suprema investidura de matador de toros; lo que tuvo efecto en la plaza de Monterrey en la corrida que se celebró el 31 de Julio de 1892. Constituido jefe de cuadrilla y después de haber estoqueado con aplauso en diferentes plazas de la república, paso a su país de donde faltaba cinco años y tal como llegó fue ajustado para torear en varias plazas de, Entre las fiestas en que allí tomó parte fue una la organizada en obsequio a los infantes D. Antonio y Dña. Eulalia, en unión de los matadores de toros españoles el Marinero y Centeno. Pasó después a México donde fue uno de los espadas que anualmente venia toreando mayor número de corridas. En su cuadrilla figuraba, desde que murió Timoteo Rodríguez, la célebre charra Mexicana María Rodríguez,con la que contrajo matrimonio meses después de morir Timoteo.
En una gira que María y José Marrero realizaron por los Estados Unidos, los llevó hasta un sitio conocido como Cripple Creek, Columbia, allá por el mes de agosto de 1895. La prensa daba cuenta de aquel suceso anotando que su presencia había resultado todo un éxito, pues el programa según la prensa:
"ha sido cumplido en todas partes, incluso la corrida de toros como había sido anunciado".
"Ha sido la primera corrida de toros en un redondel de los Estados Unidos".

 "La Patria" 28 de agosto de 1895).

El día 09 de Agosto de 1909 un toro de Chupadero lo coge por el bajo vientre en la plaza de Jiménez en el Estado mexicano de Chihuahua falleciendo dos días después. Su alternativa nunca fue reconocida en España a pesar de que se la diese Ponciano Díaz, ya que en esa época eran consideradas invalidas, aun las concedidas en la capital de la república.

jueves, 9 de agosto de 2018

ANTONIO POSADA CARNERENO


Antonio Posada Carnereno nació en Sevilla el 15 de abril de 1905, hermano de Francisco y del malogrado Faustino. A los doce años, puesto que el hecho ocurrió en Villanueva del Ariscal en 1917, y Posada había nacido en Sevilla el 15 de abril de 1905, mató por primera vez un becerro, y al año siguiente— 1918—vistió ya el traje de luces para torear en La Línea de la Concepción. A contar de esta corrida, continuó toreando becerradas y formando cuadrilla a poco con Pepe Belmonte .


Con éste y Correa Montes hizo su presentación en Madrid matando novillos de Tovar el 9 de mayo de 1923. Tomó la alternativa en la Real Maestranza de Sevilla el día 28 de septiembre de 1923, actuando de padrino Rafael «El Gallo» y de testigo Pepe «El Algabeño», que lidiaron toros de la divisa sevillana encamada, celeste y blanca, de don Felipe Suárez dando lidia y muerte a estoque al toro Dichoso. La confirmó en Madrid el 5 de junio del año siguiente: 1924 Venía, a la sazón, acompañado por el madrileño Victoriano Roger Serrano "Valencia II", que ofició de padrino de confirmación, y por el también madrileño Marcial Lalanda del Pino, que hizo las veces de testigo.



Aquella tarde, Antonio Posada Carnerero cortó una oreja del primer toro que despachaba en Madrid en calidad de matador de toros,marcado con el hierro de Sánchez Rico, y de nombre de Mangas-verdes.


También estuvo muy afortunado en la lidia de su segundo enemigo, aunque falló estrepitosamente a la hora de estoquearlo; ello no obstante, fue sacado a hombros por la primera afición del mundo, que comenzó a partir de ahí a confiar en que el joven diestro sevillano había de regalarle tardes gloriosas de toreo. Fue buen torero, pero frío en su quehacer. Daba un singular realce a las distintas suertes, pero los aficionados siempre esperaban más del excelente espada sevillano. Vistió por última vez el traje de luces el 16 de julio de 1940, en Barbate de Franco, lidiando toros de Domecq y alternando con Pepe Gallardo, mano a mano.

23 de octubre de 1927, Antonio Posada da la alternativa a Fermin Espinosa Saucedo "Armillita chico" en la plaza de toros de El Toreo.


Retirado del ejercicio activo de la profesión, se dedicó con entusiasmo al apoderamiento de otros toreros, por lo que no llegó a estar apartado por completo del mundillo del toro, fue asesor de la plaza de toros de las ventas. Ya octogenario, la muerte le sorprendió en Madrid el último día de febrero de 1986.


jueves, 2 de agosto de 2018

LA PRIMERA "MEXICO"



La Plaza de toros “México” fue inaugurada el 17 de diciembre de 1899, lidiándose tres toros de Cámara y tres del Cazadero, actuando los diestros españoles Enrique Vargas, "Minuto", y Antonio Fuentes. Esta Plaza fue construida por iniciativa de "Cuatro Dedos" y de Ramón López, figurando como socio capitalista Ángel Caso, y al inaugurarse después la de El Toreo,(1907) fue derribada.

Corrida inaugural el 17 de Diciedmbre de 1899. Antonio Fuentes, que aquel dia alterno con "Minuto"

Ubicada en lo que ahora es en el Distrito Federal las avenidas Cuauhtémoc, Álvaro Obregón y la calle de Guanajuato, frente a donde se ubicaba el cine México, construida de madera y con capacidad para 10 mil espectadores (14.000 según otras versiones), se inauguro con tres corridas por los espadas sevillanos Enrique Vargas “Minuto” y Antonio Fuentes, quien así hizo su presentación en ruedos nacionales, la primera el 17 de diciembre de 1899. Se lidiaron tres toros españoles de la ganadería de José Manuel de la Cámara y tres de la dehesa de El Cazadero. La Segunda el 24 de diciembre de 1899, con las mismas Cuadrillas, ante Toros de Miura y de Atenco. Y la tercera, el 31 de diciembre de 1899, ante Toros de Saltillo, Miura y Tepeyahualco

En 1904 Antonio Montes llegaba a la plaza,la primera plaza mexico, donde algun tiempo despues (1907) tuvo la desgracia de encontrar la muerte

En esta Plaza actuaron celebres toreros como Luis Mazzantini, Antonio Reverte, Manuel Jiménez “Chicuelo” Rafael Gómez “El Gallo”, Rafael González “Machaquito”…En esta plaza el domingo 13 de enero de 1907, se dio la infortunada corrida donde es mortalmente cogido el diestro español Antonio Montes, el célebre torero sevillano llamado “El Torero de las Tres Muertes”, y por el toro “Matajaca” de Tepeyahualco.

1902 Plaza de toros "México", Reverte tirando la puntilla
Ramón López





“La plaza, propiedad de los Sres. Diego Prieto y Ramón López, se halla situada en el lado Oeste de la Calzada de la Piedad, en terrenos de la Indianilla; es de madera, amplia, con capacidad para 14.000 personas. Cada tendido tiene tres filas de barreras y 14 gradas, bastante cómodas. El número de barreras en sombra es 380, y en sol, 420. Las lumbreras forman dos cuerpos; son feas, bajas de techo e ir cómodas, sobre todo las del segundo cuerpo, que parecen palomares. El número de lumbreras de 76. El ruedo mide 45 metros de diámetro; la barrera tiene un metro 75 centímetros de altura, y la contrabarrera, 2,30; además, ésta se halla protegida por un cablecito de
Diego Prieto "Cuatro dedos"

alambre sujeto a unos barrotitos que al menor impulso se caen. En general, la construcción, salvo ligeros defectos, es sólida y amplia, pero tosca y falta de estética y gusto artístico, cosa de que carecen todas las obras de los yankees. El constructor fue Mr. Moylan, y se conoce que este señor no había visto una plaza de toros. Tiene amplios y numerosos corrales, capaces de albergar en su seno a una ganadería entera. AI Sr. Moylan le tiraron los corrales. Según dicen, ha importado la construcción más de 60.000 pesos, cantidad suficiente para hacer dos plazas mejores que ésta”. Revista "Sol y sombra" número 145 del 18/01/1900.

saber de Ramón López
saber de "Cuatro dedos"
Revista "Sol y sombra" número 145 del 18/01/1900.

miércoles, 1 de agosto de 2018

JOSELILLO

"Joselillo" poco antes de su muerte


“Voy a otra corrida... no se aflijan... Quiero que me entierren cerca de Joselillo” Cuenta el mito que con estas palabras se despedía del mundo de los vivos Antonio Campos “El imposible” ¿Quién era ese “Joselillo”?
24 de junio de 1932, El niño de 10 años Laurentino José López Rodríguez embarcaba rumbo a México en el puerto de Gijón, allí lo esperaba su hermano José quien años antes había hecho la travesía y había fijado su residencia en la capital azteca probando fortuna con cierto éxito en el mundo de los negocios, su madre había fallecido unos meses antes.
Laurentino había venido al mundo en el pueblecito Leones de Nocedo de Curueña el 12 de julio de 1922 en el seno de una modesta familia de labradores, que alternaba su oficio de ganaderos y agricultores con una modesta industria de molinería, Joselillo desde niño era aficionado a cuidar el ganado de sus padres.
En México Joselillo fue a la escuela primaria hasta que después se incorporó a los negocios de su hermano, con el que estuvo algunos años dedicándose después al trabajo por cuenta ajena en una industria local donde permaneció cuatro años. De las actividades taurinas de Joselillo nada sabía su familia antes del año y medio previo a su muerte, no es sino con recortes de prensa, periódicos y cartas como les cuenta sus progresos, como les adelanta sus proyectos y sobre todo les habla de su próxima alternativa.
El emocionante estilo de Joselillo, su valor extremado, traían de cabeza a la afición mexicana país, que lo idolatraba. Su anuncio en los carteles era suficiente para garantizar el lleno la afición mejicana cree ver una figura cumbre de la torería, a poco que le acompañe la suerte. Español de nacimiento —aunque no llega a pisar ninguna plaza de su Patria— logra presentarse en México, tras un corto aprendizaje, y conquista uno de los triunfos más rápidos y sonados que se recuerdan. En contadas semanas se convierte en un ídolo popular, al que todos auguran un risueño porvenir. Por desgracia, un novillo de Santín, lidiado en quinto lugar en la corrida celebrada en México el 28 de septiembre de 1947 trunca todas sus esperanzas. Gravemente herido, cuentan que la herida fue como la de “Manolete”, el muchacho se bate durante diecisiete días entre vida y la muerte; por último, el 15 de octubre siguiente una embolia pulmonar lo acaba en el sanatorio de Santa María de Guadalupe, propiedad de la Unión de matadores de toros y novillos de México. Su triste final produce verdadera consternación entre los aficionados aztecas para quienes el desgraciado, Joselillo, que acaba de cumplir veintiséis años, era ya un auténtico fenómeno.

la novia del torero la señorita Aurora Segura llora desconsoladamente ante el cadáver de Joselillo.

Ante los restos de “Joselillo” hicieron presencia los más grandes de la época, allí estaban Silverio Pérez, Fermín Rivera, Luis Castro “El soldado”, David Liceaga, el actor español Armando Calvo y el empresario Antonio Algara. La prensa de la época estimo en más de doscientas cincuenta mil personas las que despidieron al novillero que fue enterrado en el Panteón Español, pese a la promesa de la Unión de matadores de toros y novillos de México de enviar su cadáver a España.

Camino al Panteón Español, grandes muestras  de afecto y dolor.

“Dios quiera que al recibo de estas líneas os encontréis todos bien, gozando de perfecta salud, quedando la mía en completo restablecimiento. Ya los doctores me han dicho que empiece a caminar, así que mañana me levanto. Mi fe en Dios y en la bondad del cielo no me abandonan ni un instante. Las curaciones que me hicieron estos médicos han sido excelentes y mi alivio bastante rápido. Quisiera escribirles mucho pero como aun lo hago desde la cama se me cansan mucho los ojos, pero mañana les escribiré más” Ese mañana jamás llego para el torero.

NOTA:
El periodista mexicano Paco Terán me comenta lo que sigue:

"Era Aurora Segura, fue actriz de origen español. La conocí siendo ella muy mayor. Trabajaba de empleada en una tienda en la calle de López. La calle de los refugiados españoles, la calle donde vivió al final y murió el hermano de Joselillo"
"Al hermano de Joselillo no lo conocí pero estuve a punto porque cuando pregunté por él tenía poco de haber muerto. Al parecer, siendo ya muy mayor, se cayó de la escalera y lo encontraron muerto un tiempo después (no sé si un día o dos). Tampoco recuerdo si dejó familia. Todo esto me lo contaron españoles refugiados o sus hijos que aún vivían en la calle de López. Supongo que ya casi no quedarán muchos. A Aurorita la ví varias veces por esa calle pero desconocía que se trataba de ella. Era más bien alta, rubia y se le notaba muy descuidada. Solo un día hablé con ella cuando me enteré de quien era. Yo viví 15 años en la calle paralela a López, en el Eje Central. Pero todas las compras hay que hacerlas en López. Cuando hablé con Aurorita me dejó claro que no quería hablar ni de Joselillo ni del cine. No fue grosera pero sí muy tajante. Cambiaba el tema. Me dio la impresión que se había creado una especie de coraza defensiva ante temas dolorosos. Y yo respeté eso. Algunos de esos hijos de españoles, de la edad de Aurorita, me dijeron que había terminado de empleada (quizá cajera de Aurrera, por ejemplo, tampoco lo recuerdo muy bien)".

ver en:
Joselillo en "Los toros dan y quitan"