sábado, 28 de noviembre de 2015

JOSE ORDOÑEZ ARAUJO


Hijo del "Niño de la Palma",nació en Madrid el 12 de julio de 1935. El ambiente taurino que vivió en su familia desde niño le condujo muy pronto a tomar los engaños para irse curtiendo en el oficio de torero. Así, cuando cumplió los dieciocho años de edad ya había pisado cosos tan importantes como el de Barcelona, en donde hizo el paseíllo el día 9 de julio de 1953. Continuó probándose en varias novilladas durante toda aquella campaña, y ya en la temporada siguiente (concretamente, el día 23 de mayo de 1954), se enfundó la taleguilla para presentarse por vez primera en la plaza Monumental de Las Ventas (Madrid), donde compareció en compañía de los jóvenes novilleros Luis Díaz y "Rayito", para enfrentarse entre los tres con un encierro procedente de las dehesas de don Carlos Núñez. Estuvo espléndido aquella tarde el joven José Ordóñez Araujo, y recibió el galardón de dos orejas, una de cada uno de sus dos enemigos. 

La afición, esperanzada con este digno sucesor de "El Niño de Palma", se ilusionó ante la posibilidad de que el joven José pudiera alcanzar las cotas a las que rayaba ya el toreo de su genial hermano Antonio. Aprovechando este interés, José Ordóñez intervino en veintisiete novilladas desde el día de su presentación en Madrid hasta el 20 de septiembre de aquella temporada de 1954, fecha en la que se presentó en la plaza de toros de Valladolid decidido a alzarse con la borla de doctor en Tauromaquia. Para ello, contaba con el padrinazgo del mencionado Antonio, quien, bajo la atenta mirada del maestro madrileño Antonio Chenel Albadalejo ("Antoñete"), le cedió los trastos con los que había de trastear y estoquear a un toro negro perteneciente a la vacada de Villagodio, que atendía a la voz de Sultán. Por desgracia, José Ordóñez no llegó a colmar las expectativas que habían depositado en él los aficionados. A pesar de ello, el día 14 de mayo de 1956 volvió a comparecer ante la primera afición del mundo, dispuesto a confirmar en Madrid su pertenencia al escalafón superior de los matadores de toros. De nuevo Antonio Ordóñez ofició de padrino, e hizo las veces de testigo el diestro venezolano César Antonio Girón Díaz. El protagonista de aquella ceremonia confirmó su alternativa dando lidia y muerte a estoque al astado Famosillo, un morlaco berrendo que había pastado en las dehesas de doña Eusebia Galache. 

Aquella tarde, el diestro madrileño echó a perder su buen hacer con la muleta por culpa de sus reiterados fallos en el manejo del acero. El día 29 de septiembre de 1957, en el transcurso de la que Ortega y Gasset calificó como una de las corridas más completas que pudo presenciar en su larga vida de aficionado a los toros (El toreo puro, pág. 57), José Ordóñez Araujo fue gravemente herido por un astado perteneciente a la divisa de don Juan Pedro Domecq. El percance tuvo lugar en las arenas de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, donde se habían dado cita también el omnipresente Antonio Ordóñez, que cortó dos orejas (una de cada toro de su lote), y el diestro hispalense Rafael Ortega Gómez ("Gallito"), que fue premiado con los dos apéndices auriculares de su segundo enemigo. Tal vez a causa de esta grave cornada José Ordóñez perdió el sitio o parte de la afición que sentía. Lo cierto es que durante la campaña de 1958 sólo se enfundó la taleguilla en una ocasión (el día 11 de mayo, en la madrileña plaza de Vista Alegre), y que al poco tiempo anunció su retirada definitiva del ejercicio activo del toreo. Sin embargo, siguió ligado a la Fiesta a través de sus negocios taurinos.

JUAN BIENVENIDA


Juan Mejías Jiménez era el menor de la dinastía Bienvenida, quinto de los hijos, todos toreros, de Manuel Mejías Rapela, Papa Negro.Juan Bienvenida tomó la alternativa en Barcelona el 24 de abril de 1955. Un doctorado que recibe de manos de César Girón con Pedro Martínez Pedres de testigo. Su carrera de matador se prolongaría hasta 1963. Toda su trayectoría profesional, además de por los triunfos de novillero en Barcelona y sus primeros éxitos en la madrileña plaza de Vista Alegre, está marcada de forma fatal por una lesión de la que nunca se recuperaría de forma completa: en Almendralejo (Badajoz), un pezuñazo de un toro de Miura le deja una herida en el pie derecho en 1958. 

Pese a formar parte de la familia Bienvenida, sus inicios en el mundo de los toros no fueron fáciles. Desde el principio, su padre se opuso a que el menor de la dinastía siguiera los pasos de sus hermanos. No en balde, cuando Juan decide hacerse torero, ya han muerto de forma trágica Rafael y Manolo. Pese a ello, el 1 de abril de 1945 se viste de luces por primera vez en Motilla de Palancar (Cuenca) y debuta con picadores en La Roda (Albacete) el 3 de mayo de un año más tarde. Pronto conocerá el triunfo en Barcelona y, de paso, probará la hiel de las cogidas el 30 de marzo de 1947 en la misma plaza. 


El año siguiente la tónica se repitiría y al lado de brillantísimas actuaciones, llega a sufrir hasta tres percances de forma consecutiva. De todo ello, se repondría para presentarse en Madrid el 22 de septiembre de 1949. Dos años más tarde, el exceso de castigo recibido y la poca fortuna en sitios punteros, le hacen retirarse. Una decisión que se revisaría en 1953, año en que reapareció en Madrid. La confirmación de la alternativa tendría lugar el 26 de septiembre de 1956 con Alfonso Merino como padrino. Las crónicas recogen su fino arte y maestría al lado de su probada habilidad y arte para el tercio de banderillas. De la misma manera, las negras estadísticas le reservan un espacio destacado. Quito (Ecuador) o Valdepeñas (Ciudad Real) son dos de las plazas en las que es corneado de forma grave. Éstas y la lesión citada del toro de Miura hacen que la carrera de Juan Bienvenida se detenga de forma definitiva en 1963. En 1970 intentaría reaparecer pero las molestías de la herida en el pie se lo impediría. Murió en Madrid el 30 de Mayo de 1999.

EL SUPUESTO SECUESTRO DE "EL PIPO"


Año de 1971,Francisco Núñez «Currillo» es un torerito que ha llamado la atención entre los aficionados y los «técnicos». La edad de Currillo debe ser la precisa para tener un carnet profesional y hacer el paseíllo vestido de luces por esas plazas de Dios. 
La acción se desarrolla en Cádiz y su provincia. Don Rafael Sánchez «El Pipo» no anda en aquellos pagos por casualidad. Ha oído decir que por la Andalucía gaditana hay unos muchachos que torean y se acerca a verlos. Y en San Femando y en Sanlúcar los ha visto torear y le llama la atención un tal Currillo. Y se fija en él. Y lo anota en su cuaderno de apuntes y lo «marca» en corto. Visita al padre de Currillo, a don José Núñez Domínguez, y te habla, de las posibilidades del chaval,el padre del torerillo le dice que no. Que el chaval cuenta con apoderado por cinco años, según documento escrito, y que, en todo caso, se ponga al habla con don Pedro López Montes, apoderado legal, y con don Gabriel Puerto Peralta, empresario exclusivista por dos años. Así las cosas, el lunes 15 Currillo no llega a  casa cuando por costumbre y respeto a la familia formalmente está. Por Medina aseguran que le han visto con el Pipo, y el alarmado padre hizo asociación de ideas. Ni corto ni perezoso presenta en la Comisaria la correspondiente denuncia en el sentido de que don Rafael Sánchez se había llevado a su hijo sin consentimiento paterno. Localizado en un hotel de Cádiz por la acción policial. Currillo se fue a su domicilio tras pasar por la Comisaría y al Pipo no le valieron las alegaciones de dolencia cardíaca para, con las diligencias pertinentes, declarar en la Comisaria y quedar a disposición judicial.  

Tras la denuncia formulada por don José Núñez Domínguez, de cincuenta y ocho años de edad, y sucesivo actuar de la Policía, el Pipo muestra pocas horas después un manuscrito del denunciante publicado por «El Diario de Cádiz» y reproducido por la Prensa nacional en el que libra de mala voluntad al «malo» don Rafael y ruega «que no se molesle por esta causa al señor Pipo». 

El asunto no llegó a más, Currillo volvio al redil, el pipo se quedó sin "descubrimiento" y Gabriel Puerto Peralta se indignó

viernes, 27 de noviembre de 2015

HIPOLITO SANCHEZ ARJONA



Gran abolengo torero tuvo este diestro sevillano, y como dispuso de aptitudes para señalarse en el ejercicio de la profesión que abrazara, fueron muchos los que vaticinaron que llegaría lejos en su carrera. Hijo de una hermana d.e «Cuchares» y primo, por consiguiente, de «Currito», soñó con días de gloria cuando era novillero y disfrutaba en Sevilla de gran popularidad, pero en esto de los toros sienta mal el desvanecimiento y e l engreimiento, compañeros inseparables, a veces, de la desventura. Nadie ha podido nunca poner puertas al campo; en el cálculo de las probabilidades, lo mismo puede verse lograda la ilusión del triunfo que rodar al abismo de la tarde a la mañana , y frecuentemente se da el caso de que l a multitud que unos instantes alzó au n diestro sobre el pavés, se encoja inesperadamente de hombros y mire a otro lado, atraída por otra novedad. En estos, cambios suelen influir mucho las cornadas, porque, como decía «Faíco», con ellas se va la sangre valiente y la nueva que se forma es cobarde, y algo de esto ocurrió con Hipólito Sánchez, al sufrir de un toro de Murube una cogida muy grave cuando más de color de rosa veía el porvenir. 

Con estas digresiones no he dicho todavía que este sobrino de «Cúchares» nació en Sevilla el 24 de diciembre de 1850; al vestir el traje de luces sin haber aprendido oficio alguno, como no fuera el de ejercitarse en las capeas y el matadero, le tomó su mencionado tío bajo su protección y le presentó como banderillero en la Plaza de Badajoz el 15 de agosto de 1867; en aquel mismo año, el 27 de octubre, lo dio a conocer en Madrid, al hacer que matara un novillo entre el cuarto y el quinto toro de una corrida en la que figuraron como espadas el repetido «Cuchares», su hijo «Currito» y «Frascuelo» (diestro este último que en dicha tarde tomó la alternativa); durante el año 1868 siguió de banderillero con su tío, y al morir éste en La Habana el 4 de diciembre, empezó a alternar sus actividades de banderillero con las de matador de novillos, hasta que en 1871 se dedicó a esto último solamente, a partir del día 26 de julio, que trabajó en Sevilla con gran aplauso. Pronto hizo Hipólito llamadas a la atención y pronto se vio rodeado de un coro de partidarios, que creyeron ver en él a una futura estrella de primera magnitud; durante los años 1872, 73 y parte del 74 sostuvo ruidosa competencia con Fernando «el Gallo» (el padre de Rafael y Joselito); aquella rivalidad, tánto en Sevilla como en otras plazas andaluzas, le dio enorme reputación; en la capital, sobre todo, despertaron Hipólito y Fernando desusadas manifestaciones entusiásticas. 

 Las cuatro novilladas que a cargo de los dos se dieron en la expresada ciudad los días 5, 12, 19 y 26 de julio de dicho año 1874 dieron mucho que hablar por el feliz éxito que para ambos representaron, principalmente para Hipólito Sánchez, de quien el corresponsal de El Toreo escribió lo siguiente, al referirse a su trabajo el día 12: «Hipólito Sánchez Arjona adelanta más cada día, y no es aventurado decir que por su arrojo, serenidad y gran inteligencia ocupará muy en breve un puesto principal en el toreo. Estuvo muy feliz en la muerte de sus bichos, especialmente en el cuarto, al que mató después de muy pocos pases, de una magnífica estocada hasta el puño, recibiendo. Esto le valió, como es consiguiente, grandes aplausos, cigarros, sombreros, etc., y un buen regalo que le hizo el marqués del Saltillo, a quien había brindado él toro.» En aquel ambiente de triunfos, disfrutando de gran popularidad, cuando más parecía sonreírlé la fortuna, salió a torear en la referida Plaza de la Maestranza el día 2 de agosto siguiente, para matar toros de Murube con Vicente Méndez «el Pescadero» y Antonio Herrera «Añillo»; llevaba una tarde superior; con el quinto toro realizó con la muleta una faena notabilísima, amenizada por la música y entre frenéticos aplausos; al disponerse a matar, trazó con el estoque un círculo en l a arena, dispuesto a ejecutar la suerte de recibir sin salirse de él; pero el toro se arrancó de improviso, sin darle tiempo para burlar la embestida, le cogió por el muslo derecho, le lanzó a gran altura, le volvió a coger y le infirió una gran cornada que le llegaba hasta el vientre. Tardó en curar más de dos meses y aquel percance le hizo comprender que en las glorias de este mundo todo es movedizo y relativo y que no siempre resulta provechoso el humano esfuerzo. Como su aspiración era tomar la alternativa, no quiso quedarse sin ésta, y con fecha 28 de marzo de 1875 la obtuvo en la misma Plaza de Sevilla, de manos de «Frascuelo» y con toros de don Vicente Romero y García, de cuya corrida hizo así el resumen el semanario «La Correspondencia Teatral», que fue matriz de «El Toreo» y publicó informaciones taurinas en el tiempo que éste estuvo suspendido: «Y aquí paz y después gloria; aunque, a decir verdad, n i paz ni gloria hubo, sino, por el contrario, mucha guerra y muchísimos desaciertos.» Hipólito vio oscuro el porvenir si se obstinaba en ser matador de toros, y en el año 1876 renunció a la alternativa y volvió a torear como novillero; pero como estos retrocesos no han dado buenos resultados nunca, tan pronto mataba novillos como trabajaba de banderillero en la cuadrilla de algún espada, frecuentemente en la del «Gordito». 

Hasta el año 1885 duraron estas alternativas; tan pronto se le veía actuar como matador en las novilladas, alternando con «Jaqueta», «Cirineo», «El Marinero», el hijo de «Lavi» y «Cuatro-dedos», como clavaba rehiletes a las órdenes de quienes querían utilizar sus servicios; como tal subalterno, en la cuadrilla accidental de Paco «Frascuelo», toreaba en Madrid el 11 de mayo de 1884, y en la lidi a del sexto toro, «Cerrajero», del duque de Veragua, tuvo ocasión de hacer un gran quite a «Guerrita» (banderillero del «Gallo»), al ser alcanzado y derribado dicho diestro cordobés después de clavar un gran par de rehiletes. A l fin se colocó definitivamente en la cuadrilla de su primo «Currito», a quien, por su mal, acompañó en la excursión que hizo a La Habana en el invierno de 1887-1888, pues el día 25 de diciembre sufrió una grave cornada de un toro de Miura en la Plaza de dicha capital cubana. Hizo más tarde un viaje a  
México, acompañando —siempre de subalterno— a Manuel Hermosilla, y desde el año 1890 fue muy poco lo que toreó. E l traje de luces lo vistió por última vez en la Plaza del Puerto de Santa María, el 25 de julio de 1894, como banderillero de Antonio Fuentes, en una corrida en la que este diestro mató ganado de Murube, alternando mano a mano con Emilio «Bombita». Curiosa coincidencia: un toro de Murube fue el que cortó su carrera triunfal cuando era novillero, y lidiando reses de la misma ganadería acabó su historia taurómaca. Como hombre honrado, trabajador y amante de su familia estuvo conceptuado siempre en el sevillano barrio de San Bernardo, que fue el de su residencia, y allí murió, e 13 de mayo del año 1920. iCualquiera hubiera dicho a Hipólito Sánchez, cuando contaba veintitrés años y una vivísima luz seguida de un subido gozo, bañaba su pensamiento, que acabaría sien do un torero oscuro, cuya desaparición de los ruedos pasaría inad vertida! Por eso un torero, aunque empiece a serlo con mucho aplauso nunca debe derretirse en hiperbólicas alabanzas.

jueves, 26 de noviembre de 2015

DARIO DIEZ LIMIÑANA


Darío de Diez Limiñana  falleció  en Madrid,el 14 de Diciembre de 1924 a los cuarenta y cuatro años de edad. Había nacido en Santander en 1880,hijo de un general del ejercito (Juan Jesús de Diez Vicario). Sin llegar a ser una figura relevante en el toreo, el finado llegó a ser un matador de novillos no despreciable, ofreciendo el caso raro de sentir el gusanillo del toreo apenas sin preparación para ello.Vio a Guerrita en la famosa corrida de "El Imparcial", y soñando con imitarle, alimentando, por lo menos, tales deseos, abandonó sus estudios, en los que había conseguido notas sobresalientes, y se inscribió en una escuela taurina que en Carabanchel dirijia el antiguo matador de toros Valdemoro. Apenas recibidas las primeras lecciones actuó de banderillero y peón, siendo una de sus suertes favoritas el salto de la garrocha, que una vez realizó en Chinchón utilizando la galga de un carro.


Queriendo ir más allá comenzó a matar novillos en unión de Juan Pedro Esteras y Platerito, y logró sus anhelos de actuar en la plaza madrileña el 21 de mayo do 1902, matando un novillo de Veragua, donde desplegó su muleta en la que se pudo ver escrito "Viva el Rey" (Tal fiesta se dio festejando la coronación de Alfonso XIII).

El mismo año, 23 de noviembre, fue su verdadero debut, alternando con Anastasio Castilla en la lidia de unos novillos de Patricio Sanz y Filiberto Mira. Se retiró con 34 años,convencido de que no conseguiría lo que soñó, y duramente castigado por los toros consiguiendo un trabajo en las oficinas del Matadero de Madrid. Tuvo percances en Madrid el 17 de mayo de 1904 un toro de Hernán le ocasionó una terrible cornada que le tuvo entre la vida y la muerte. Con él alternaron aquella tarde Segurita y Rerre Zaragoza, 28 de junio de 1908. Un cornúpeto de Coruche le hirió de consideración en un muslo, actuando en compañía de Chiquito de Begoña ,y Reverte II. Tetuán, 18 de abril y 11 de julio de 1909, respectivamente le cogieron una res de Tabernero y otra de Sanz, las que le hirieron en la region glutea y en un brazo.Santander, 20 de Abril de 1913 un bicho de Angoso le causo una profunda herida en la pierna.


En un rasgo de valentía generosa salvó de la muerte, en el incendio del teatro El dorado, a una señora impedida y a dos niños. La primera, agradecida, cuando Darío fue gravemente herido  por el toro de Hernán, a diario fué a su casa a, visitarle, llevándole un puñado de claveles. Por tal acto se le concedió a Limiñana la cruz de Beneficencia de segunda clase. Su hermano, Tomas, también fue novillero anunciándose como "Limiñana chico". En 1915 aparece una reseña en el diario "La Vanguardia" en la que se señala que Dario Diez Limiñana golpeócon saña al redactor del diario republicano de Cantabria por no parecerle y sentirse ofendido en unos comentarios que hizo relativos a una novillada celebrada en Santander.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

DISTURBIOS EN MADRID

Para el día 13 de junio de 1903, la Empresa Mosquera tenía anunciada la undécima corrida de abono con Vicente Pastor. «Regaterín» y «Manolete» —padre del trágicamente desaparecido en Linares—, toros de don Gregorio Campos. Protestadas la s reses por su falta de presencia y por su mansedumbre, cuando apareció en el ruedo la llamada «Grajito», muchísimos espectadores se arrojaron al ruedo en medio dé un griterio ensordecedor, y el toro volteó a dos de ellos. resultando gravemente herido el llamado Jose Monge González. ¡Lamentable espectáculo , durante el que la autoridad de entonces brilló por su ausencia! 

El protestante José Monge, cogido por el toro «Grajíto», de Campos, en la tarde del 13 de junio de 1909.
Un  torero al quité

Aunque sin desgracias personales, mayor fue el escándalo que motivó , la suspensión de la novena corrida de abono, fijada par a el 14 de mayo del siguiente año 1910. Cuatro toros de Olea y otros cuatro de Trespalados tenían que despachar los susodichos Vicente Pastor y «Regaterín». alternando con Rafael Gó mez «Gallito» y «Bienvenida», padre de los actuales matadores. Y a el público en sus localidades y los espadas, a excepción de Rafael, en el patio de caballos, los componentes de la Banda del Hospicio, que, según costumbre de la época , daban un concierto en el anillo antes de empezar la función, con la sorpresa de los aficionados, e inopinadamente, se retiraron con sus instrumentos y atriles. Al mismo tiempo, en dicho patio y en las taquillas de la Plaza se fijó un avisó diciendo que la corrida quedaba suspendida porque no había noticias del diestro «Gallito» y de orden gubernativa. El aviso causó el efecto de una bomba. El público se arrojó al redondel pidiendo a grandes voces la celebración de la corrida. Vicente y «Bienvenida» se comprometieron o lidiar los ocho toros, y fueron paseados a hombros por el redondel. Pero el concejal del Ayuntamiento señor García Molinos, que tenia que presidir la fiesta, -tomó «el olivo» y el tumulto adquirió gigantescas proporciones. De pronto, luna banqueta de una delantera de grada fue arrojada al tendido, y , segundos más tarde, unas cincuenta fueron apiladas en el centro de la Plaza, con el propósito de incendiarlas. Otros levantiscos espectadores causaron destrozos en varias localidades y en las ventanas del despacho de billetes. Hora y media después, desde el pueblo de Miajadas, recibió la Empresa el siguiente telegrama: «Avería automóvil. Ha sido imposible telegrafiarle antes.—Gallito» Quedó flotando la duda de si en realidad se trataba de un accidente automovilista o de uno jugada del divino calvo para molestar a don Indalecio. Lo cierto es que el conflicto pudo ser conjúrado por el edil de turno, más atento a servir los intereses del famoso empresario que a los del público. Él referido suceso trajo más cola que la del célebre cometa Halley, cuerpo celeste que aquel mismo año hizo su aparición en el firmamento, porque determinó un dualismo entre el Concejo matritense y la Jefatura Superior de Policía, de la que era cabeza visible el honorable militar Méndez Alanís. Los señores Merino, Requejo y Francos. Rodríguez, ministro de la Gobernación , gobernador civil y alcalde del Ayuntamiento, respectivamente, intervinieron en la lidia de aquel conflicto, «reservón y con ganas de volver a hacer pupa» , dándose por terminada la «faena» con. la intervención, en definitiva, del susodicho organismo gubernativo en todos los espectáculos públicos. Poco tiempo después, los señores tenientes de alcalde dejaron de actuar en las cosas taurómacas, y la autoridad en estas se fueron restableciendo.

Aspecto de la Plaza de Toros vieja de Madrid, después de l a protesta contra la suspensión de una corrida en el año 1910

DOMINGO GONZALEZ PEINADO "Domingo Peinado"


Se anunció como Domingo Peinado en los carteles. Era primo de Domingo, Pepe y Luis Miguel Dominguín. Por tanto, sobrino de Domingo González Mateos, fundador de la dinastía. Nació en Quismondo (Toledo) el 29 de enero de 1921, llegó a empuñar muleta y estoque, presentándose en Madrid, el 11 de agosto de 1940, para estoquear novillos que habían correspondido al rejoneador portugués Mascarenhas. En la época de absoluto mando del toreo de su primo Luis Miguel, formó trío banderillero en su cuadrilla con Alfredo David y Angelete, mientras que, a caballo, actuaban Curro Chaves y José Muñoz. Esta cuadrilla era la que llevaba Luis Miguel al autoproclamarse número uno del toreo en San Isidro de 1949. Retirado Luis Miguel en 1961 -luego volvería, en los setenta, sin su primo como banderillero-, actuó en los últimos años de su vida con Antonio Bienvenida, al que apoderaba su primo Dominguito Dominguín. Peinado se cortó la coleta el mismo día que se retiró Antonio por primera vez: 16 de octubre de 1966. Ese mismo día se retiraron también Guillermo Martín y Antonio Checa, también banderilleros de Bienvenida. Era eficiente con el capote y siempre muy eficaz, aunque no resultara brillante. Falleció en Marzo de 2002 a los 81 años.

MANUEL AGUILAR MARIN "CARRILES"


Pocos o ningún caso se han dado en el Toreo, desde que existen picadores, como el de este diestro sevillano, pues muy pronto se cumplirán cuarenta años de su ingreso en el ejercicio de dicha profesión. Fue en 1891, al incorporarse a Francisco González (Faíco), cuando éste dejaba de ser "niño sevillano" y comenzaba a presumir de novillero. Manolo Carriles contaba entonces sus buenos diez y seis años, ya que hace cincuenta y cinco que vino al mundo en Ios Palacios (Sevilla),el 4 de enero de 1.874 A sus andanzas con Faíco, siguieron algunas corridas que en compañía de su hermano Pepe toreó con Cara-ancha en los últimos años de la retirada en 1894, — y ta 1895 se incorporó a la cuadrilla de José García {Algabeño, padre), con quien estuvo hasta que el mismo recibió la alternativa, en septiembre de aquel año. En 1896 ingresó en la de Antonio Fuentes, formando pareja con su citado hermano Pepe, y en ella permaneció trece temporadas, hasta que en 1908 dió sus primeras despedidas el elegante torero sevillano.Duro y de los que hacían sangre a los toros era José, acaso más que Manolo; pero éste, además de castigar mucho y bien, superó a su hermano como caballista. Manuel Carriles peleo en la plaza en buena lid con los más famosos varilargueros que ha habido en tan dilatado lapso de tiempo, desde Agujetas, Badila y Pegote, hasta Zurito (hijo), Gallego y Marinero.Retirado Antonio Fuentes, toreó el año 1909 con Curro Vázquez; en 1910 fue con Machaquito; en 1911 con Rafael el Gallo, y en 1912 ingresó en la cuadrilla del gran Joselito, del que no se separó hasta que aquel coloso murió trágicamente en Talavera de la Reina, en mayo de 1920.

Se retiró entonces el señor Manuel y en su pueblo natal Vivió dedicándose al cuidado de un establecimiento—mitad bodega y mitad tienda de ultramarinos —de su propiedad; pero fuerte todavía y sintiendo la nostalgia de los aplauso?, volvió a las plazas de toros, esta vez incorporado a la cuadrilla de Manuel García (Maera), durante las temporadas de 1923-24. Al fallecer Maera en diciembre del segundo de dichos años, el señor Manuel no tuvo matador fijo, pero con quien principalmente toreó fue con el entonces novillero Francisco Perlada, hasta que en la temporada de 1929, ingresó en la cuadrilla del joven espada Manolo Bienvenida, a la cual perteneció. Algunas veces solia torear también con el hermano de dicho diestro, el novillero Pepito Bienvenida. En cerca de cuarenta años que ejercio la profesión, los percances de más o menos importancia que ha sufrio no pueden contarse; pero los de mayor gravedad fueron estos: El 29 de junio de 1901, un toro de Moreno Santamaría, en Madrid, le produjo una cornada de quince centímetros en la región dorsal. Poco después, en las Arenas de Barcelona, uno de González Nandín le infirió otra cornada en el hipocondrio izquierdo. Y en 1905, un astado de Palha, en Ciudad Real, le ocasionó otra cornada en la cadera del mismo lado. Manuel Aguilar ha hizo cuatro excursiones a México acompañando a Antonio Fuentes. Dos diestros más ha hubo llamados como él; Manuel Aguilar Macareno, banderillero y matador de novillos , y Manuel Aguilar Vaquerito, novillero que se presentó en Madrid allá por el año 1893. Los dos eran también sevillanos, como el que nos ocupa. El mejor elogio que de Manolo Carriles puede hacerse es mencionar los jefes que ha tenido: Fuentes, Algabeño, Machaquito, los Gallos, etc. Falleció en Los Palacios (Sevilla) el 27 de abril de 1954

MIGUEL ZANON "EL CHICO DEL CAJON"


Esta es una increíble historia, la estupidez humana, la irresponsabilidad de la juventud se conjugaron en la persona de Miguel Zanón Alonso y lo que pudo acabar en tragedia por fortuna, tuvo un final feliz con susto de muerte incluido en el paquete. 

La revista "Sol y Sombra" lo contaba así en Abril de 1901: 

"Toda la prensa se ha ocupado de la trágica y extraordinaria aventura ocurrida en la madrugada del día 28 de Marzo á un muchacho que, falto de recursos y llevado por su decidida vocación al toreo, se propuso viajar gratis y recorrer varios pueblos donde se efectuarían algunas capeas; para lo cual, temiendo ser visto y sorprendido por los empleados, eligió como aposento un cajón de los que sirven para conducir teses bravas, creyendo sin duda que el departamento eslava vacío. En la estación del Villar puso en práctica su idea, y ¡cuál no sería su sorpresa al encontrarse,- ya dentro del cajón, con un toro de Pérez de la Concha, que debía ser lidiado en la corrida anunciada para el día 31 de Marzo en Valencia, y que, al recibir tan inoportuna visita, la emprendió con el muchacho y le dio tan soberana paliza, que, cuando al oír los angustiados ayes el mayoral, jefe de estación y otros empleados, lograron, con grandes fatigas, izarlo en una cuerda, por la compuerta del cajón. estaba el infeliz completamente magullado, cubierto de sangre, aunque, por milagro y fortuna, sin herida grave que haga peligrar su existencia. Ese intrépido aprendiz de torero, cuyo retrato, así como el de Mulatillo, su compañero de viaje, ofrecemos a nuestros lectores en esta página, se llama Miguel Zanón y Alonso, es natural de Valencia y cuenta quince años de edad. Su padre, que no ve con buenos ojos las aficiones taurofilas del hijo, trata por cuantos medios le permite su autoridad paterna, de evitar esas escapatorias. . . ¡pero que si quieres! ¡Cualquiera puede contrarrestar los efectos de una vocación tan decidida!"

Esta historia que les cuento a ustedes es lo que se dice rigurosamente histórica. Su protagonista  nació en Valencia el año 1885. Se llamaba,  Miguel Zanón Alonsó. Valencia ha sido siempre región y capital de arraigadas aficiones toreras.El gusanillo de la afición ataca a bastantes chavales valencianos. ¿Y cómo satisfacer esta afición ? En Valencia no se crían toros. En Valencia no existía ambiente taurino, aparte de unas cuantas peñas de café, formadas sólo por aficionados discutidores. Quedan,  las capeas,'no muy numerosas Todo esto era poco para el que quería ser torero. Había que salir de Valencia. Había que saltar a Sevilla, a Salamanca, a Madrid. Había que lanzarse al mundo en el lomo de un vagón o en donde fuese. A decir verdad, los primeros pasos taurinos de Miguel Zanón los desconozco enteramente. Es de presumir que, ingeniándoselas como pudiera, saldría de su tierra en busca de aventuras. Que rodaría por los pueblos y por las dehesas a la busca del toro. ¡Buena ronda esta de ios galanes toreros, con su capotiüo roto y su corazón entero,,, y la ambición brincando en el pecho ¿Dónde está el toro?, i Vamos allá! Pero el toro no está nunca al alcance de sus deseos.El toro es como el amor de una. princesa para uno de. esos que se pasan la vida soñando que todavía hay princesa. Princesas no nos quedan; pero toros, aun colean algunos.Ahora que el llegar a ellos no es facil para el aspirante a torero. Y menos hace .años, cuando  Zanón decidió embarcarse en la fragata de la ilusión taurina. En estos tiempos que vivimos se preparan los, niños, que aspiran a ganar una fortuna toreando, de la misma manera" qué si fueran va seguir la carrera de Filosofía y Letras. Lo primero que estudian es una asignatura llamada administración Después aprenden a torear, muy científicamente, a saber: pasitos que 'ha/ que dar para llegar a la cara del toro: teoría de los veintisiete naturales unos detrás de otros. Inmediatamente  otra asignatura muy importante. Vengan derechazos. Luego otra, verdaderamente trascendental: de cómo mirar al tendido sin cara de susto. La capa no interesa. La espada tampoco. Resumen: administración,mucha administración. Lo taurino está ahora como la política principios del siglo XX, cuando se decía: "Menos política y más administración". .Aplicado esto a nuestra Fiesta, diremos: más política, más administración. y menos toreo. Y a vivir, que son tres días. En los tiempos de Miguel Zanón todo esto no exista. Los torerillos en agraz apencaban con los morlacos y con las cornadas. Rodaban de pueblo en pueblo y de tienta en tienta, aquí me caigo y aquí me levanto. Miguel Zanón se encontró un día desamparado y desecho a la vera de una dehesa donde pastaban toros bravos. En el encerradero vio el bullicio del embarque de una corrida Por allí anduvo merodeando. —¿Para dónde va esta corrida?—preguntó. —A Valencia^—lo contestaron. —í Quien ¡pudiera irse a la terreta! —suspiró—. ¿Quién Pues yo mismo! —pensó—. ¿Y cómo? Lo demás es historia,¿cómo se las arregló para introducirse en el cajón donde viajaba el toro? Misterio.

Miguel Zanón se hizo célebre en unos minutos .EI chico del cajón! ¡Ahí va el chico del cajón ! ¡ Ese es el chico del cajón ! Y con el apodo del "Chico del Cajón" se quedó. ¡A torear se ha dicho! ¡Pero; ay¡ el viajar en el cajón en la compañía de un toro es difícil, torear bien es más arduo. Y el "Chico del Cajón" toreó, pero mal. Y' su popularidad se fué agotando, olvidándose su increibIe proeza. Tremendas injusticias que se dan en la vida. Un hombre capaz dé viajar mano a mano con un toro, lo natural es que fuera, si no torero estupendo, por lo menos valiente, arrojado, intrépido. Pues no, señor. El "Chico del Cajón" tuvo un arranque, acosado por la necesidad. Y  luego...

Miguel Zanón fue novillero y banderillero y actuó con el apodo de "El chico del cajón".

ANTONIO BAÑOS HERNANDEZ "CALERO"


Nació en San Antón, un barrio agregado a Cartagena, en 20 de noviembre de 1881 y a lo que primeramente se dedicó cuando empezó a trabajar fue a las labores del campo. Mozo ya, entró a prestar servicio en una fábrica de cal y cemento, de donde le viene el apodo que ostenta. En ocasión de intentar formarse una cuadrilla torera de jóvenes cartageneros, algunos amigos le dijeron a Calero que, dado su tipo y su robusta complexión debía figurar en aquella como picador, y aunque Antonio Baños no había pensado en tal cosa ni montaba a caballo, quedó desde entonces ganada su voluntad. No llegó a constituirse dicha cuadrilla, pero el joven Calero adoptó su decisión y picador fue desde el año 1904, en que empezó a actuar como reserva en Cartagena. Tres años duró allí su aprendizaje, tras los cuales se trasladó a Madrid, y entre las plazas de Tetuán y Vista-Alegre, primeramente, y la de la capital después pasó media docena de años trabajando casi siempre como reserva. Se colocó con el espada gallego Alfonso Cela (Celita), a cuyas órdenes toreó durante los años 1913 y 1914, y desde 1915 a 1919 lo hizo con Cocherito de Bilbao, o sea hasta que dicho diestro se retiró. Cuando la cuadrilla de Pablo y Marcial Lalanda comenzó a torear novillos en 1920, el Calero ingresó en la misma a las órdenes del primero y desde entonces lo acompaño siempre, aunque toreó suelto con muchísimos espadas lo mismo novilleros que matadores de toros. En 22 de septiembre de 1909 en la plaza de Valladolid, un toro de Carreros le produjo en una caída la fractura de la clavícula izquierda. Toreó Calero aquella tarde a las órdenes de Cayetano Leal (PepeHilló), el padre. En la plaza de Vista-Alegre (Carabanchel), en 18 de abril de 1920, un toro de Palha, le hirió gravemente al inferirle una extensa cornada, con tres trayectorias, en el muslo izquierdo.

Durante el invierno de 1921-22 fue a Lima, donde toreó a las órdenes de Rafael el Gallo. Y tres inviernos después, en la temporada americana de 1924-25, volvió al mismo punto contratado por la Empresa. Fue inmortalizado por el pintor Robert Henri en 1908, su retrato está expuesto en el Frye Art Museum - Seattle (Estados Unidos - Seattle, Washington).

martes, 24 de noviembre de 2015

RODOLFO RODARTE RODARTE



Nace en San Buenaventura, Coahuila el 5 de febrero de 1887. Participa en la primera cuadrilla de “Niños toreros”, recibe su alternativa de manos de Vicente Segura el 17 de enero de 1909 en Monterrey  Se presenta en España en 1911 establece su residencia en Bilbao, alterna las temporadas de México y España hasta 1924. Regresa a su hacienda en Aguascalientes, va a ser presidente municipal interino de Aguascalientes durante la guerra cristera en 1927, muere en 1945. 8.- Rodolfo Rodarte el más destacado de la Dinastía. Va a ser Rodolfo Rodarte uno de los grandes toreros mexicanos en España durante las 2 primeras décadas del siglo XX, en esa época México que se encontraba bajo el sangriento hecho de la Revolución Mexicana (1910-1920). 



Es el historiador Sotero Hernández Menchaca que durante las fiestas del 14 de Julio de 1960, escribe una pequeña biografía de Rodolfo y que a continuación se transcribe: Nuestro querido pueblo debe de ufanarse de haber sido, donde se meció la cuna de este gran matador de Toros Rodolfo Rodarte que nació en 1887 en la calle marcada con el No 117 de la Calle Puebla. Fueron sus padres Don Luciano Rodarte y Doña Felipa R. de Rodarte H., familia de escasos recursos económicos. Cursó su escuela Primaria en San Buena, Monclova y Múzquiz, Coah. Siendo todavía un adolescente empezó a torear cuando apenas tenía 12 años. Su padre Don Luciano que fuera un famoso torero, formó parte de la célebre cuadrilla que hizo historia a mediados del siglo pasado a cargo del gran torero Ponciano Díaz, organizó una cuadrilla con sus 3 hijos mayores: "Cuco" de banderillero, al poco tiempo murió víctima del alcohol y enfermedades venéreas, le siguió "Pepe" como banderillero y Rodolfo. Don Ponciano instruyó y vigilando a los hijos de Don Luciano: Rodolfo, empezaba a matar toros y hacia las suertes del "El Tancredo" o "Suerte del Comendador" y el salto de Garrocha tan magistral mente como lo realizaba su padre Luciano, en esa época su picador era Pedro de Hoyos "Chilpachilla". Esta cuadrilla fue el deleite del público taurino del Norte de Coahuila. a principios del Siglo XX y la que se disolvió a la muerte de Don Luciano. Más tarde Rodolfo viaja a Aguascalientes y se incorpora a la cuadrilla Infantil ("Niños toreros de Aguascalientes") que venía procedente del centro del país ingresando como matador de toros. Muy pronto se empezó a destacar como una gran figura en los ruedos de la principales ciudades de la Republica alternado con los toreros más famosos de su tiempo como; Roberto Montes Fuentes, Cochecito de Bilbao, Rodolfo Gaona y Eligio Hernández "El Serio", en 1991 va a España toreando en las principales plazas de Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga y otras, alternando con los mejores toreros de Cartel Españoles como Belmonte, Mazzantini y otros muchos. Su popularidad y fama fue tanta que empresarios de varias partes lo solicitaban hacer contrato por 10 corridas pagándoselas a $350,000.00, terminado el contrato de la temporada regresó a México cargado de honores y dinero llevándose a radicar a sus hermanos: Otila, Ramón, Julián y Luciano en Aguascalientes, donde compró una bonita residencia y la Hacienda "La Candelaria", además de otras propiedades que ya tenía. Al siguiente año 1912 volvió por segunda vez a España en compañía de su hermano "Pepe" siendo este considerado como uno de los mejores banderilleros de su tiempo, para torear en la Plaza de la Victoria de la Rioja el día 25 de Septiembre con Seis toros de Carreros para Eusebio Fuentes, Rodarte y Lecumberri, y un toro de Díaz para el de casa Fidel Rubio. Antes de regresar Rodarte a su patria casó en Madrid con una bella muchacha española la que trajo a México y también trajo Toros sementales de lidia para su Hacienda. De regreso al país siguió toreando con muy feliz éxito económico y realizando proezas en el toreo. En julio de 1909 Rodarte alterno con Rodolfo Gaona en la Plaza de Nuevo Laredo, Tamaulipas disputándose el cetro MANO A MANO lidiando 6 toros; 3 y 3 cada uno. Los primeros 4 toros los mataron con éxito igual el quinto toro a Gaona y al empezar a dar los primeros pases de muleta recibió un pitonazo y disimulando estar lastimado se rehusó a matar el toro que iba a decidir el triunfo o su derrota quedando el cetro empatado. Fueron muchos y muy desfavorables los comentarios que se hicieron en torno de Gaona juzgándolo de débil temeroso de perder prestigio a manos de Rodarte. Por varios años siguió cosechando aplausos y triunfos en su brillante carrera, hacia la cúspide de su gloria retirándose invicto del toreo. 

En 1920 a desempeñar un contrato por 6 corridas repartidas en 3 en Barcelona y 3 en Madrid: ya para terminar la temporada Rodolfo tuvo la mala suerte de perder a su hermano "Pepe" muriendo en las astas de un toro. Su cadáver fue traído a México y sepultado en Aguascalientes en el mausoleo de la familia Rodarte en el Panteón del Carmen. era de media estatura de físico delgado, frente despejada pelo liso y negro, se peinaba hacía atrás no usaba bigote, cejas arqueadas boca y barba regular, su nariz un poco defectuosa debido a una infección nasal que sufrió de niño, le afecto el habla era gangoso al hablar, muy humilde y amable en su trato, todo el tiempo al hablar se le dibujaba una sonrisa en su semblante. Una vez aprendido el oficio de matador de toros en la escuela taurina de Aguascalientes , empieza a torear con la cuadrilla infantil por plazas del norte de México, y va a ser el matador de toros sevillano Antonio Fuentes y Zurita quien al verlo torear por primera vez se queda impresionado de su valentía, apoyándolo e impulsándolo a iniciar una carrera como torero profesional. Su primera Corrida: Corrida de expectación, corrida de decepción. 

El 20 Septiembre de 1908, su maestro Antonio Fuentes consigue llevarlo para la última corrida de temporada que se daba en la catedral del toreo de esa época, “El Toreo” de la Condesa de la Cd. de México, en un mano a mano con uno de los mejores y más experimentados, el torero español andaluz Joaquín Hernández “Parrao”. La entrada fue un lleno total del respetable público, por la expectativa de un triunfo del mexicano Rodarte quien venía presidido de una gran fama y cartel por las plazas del norte, resultando todo lo contrario tal como lo relata la crónica taurina: Tras el trago amargo de la corrida de clausura de temporada de “La Condesa” al despachar un toro vivo a las corraletas, Rodolfo regresa frustrado a su tierra natal, pero con todas las intenciones de continuar en la brega por las plazas del norte de México y continuar preparándose. Coahuila contra Texas y España en los toros. Por esos años (1907-1908) surge al mismo tiempo que Rodolfo Rodarte, el primer matador de toros de origen norteamericano originario de Texas llamado Harper B. Lee , quien vivió desde muy pequeño en Guadalajara y que fue instruido por el matador Francisco Gómez “El Chiclanero” y apoyado por amigos taurinos como Francisco Martínez “El Tapatío” y un gran empresario Benjamín Padilla. En sus primeras novilladas Harper mostró valentía y coraje desmedido para competir, así como una gran habilidad para colocar banderillas cortas y al quiebro (una gran atracción para el público de ese tiempo). Sin embargo poco a poco comenzó a aprender de arte del capote y la capa por medio de su habilidoso maestro y apoderado “El Chiclanero” quien le integra una de las mejores cuadrillas de ese momento. Lo foguea en las principales plazas de toros de la frontera de México, particularmente en la plaza de Toros Porfirio Díaz 

A su paso por Coahuila Lee conoce a Rodolfo Rodarte y al igual que él, era un torero muy valiente y un excelente banderillero. De inmediato busca realizar un mano a mano con Rodolfo en alguna plaza importante de norte (Laredo, Monterrey o Juárez) y es hasta el 1 Noviembre de 1908 en que el empresario Regiomontano Juan Armas se le ocurre una idea para una de las plazas de Monterrey  en dar una corrida a la que le llamó “La Primera competencia internacional de Toros” con los toreros del momento: Joaquín Capa “Capita” representando a España, Harper B. Lee a los Estados Unidos y Rodolfo Rodarte a México, con 6 toros de la brava ganadería de los Ochoa. En esta corrida internacional, si bien el español y mexicano cumplieron con su trabajo de matadores, es Harper quien se va a llevar la tarde, iniciando su faena al recibir el toro de rodillas en la puerta de toriles y posteriormente en el 2º tercio poniendo todo tipo de banderillas, lo que le valió que el público que abarrotó la plaza (sobre todo gringo) lo ovacionara y pidiera su regreso por los siguientes 3 domingos. Es a partir de esta primera corrida realizada entre Harper y Rodarte se crea una fuerte competencia taurina dentro de los ruedo, pero al mismo tiempo una gran amistad fuera de ellos. Lo cual se ve reflejada en al menos 7 corridas de 1908 a 1911, fecha en que Harper se retira de los toros a su rancho de Texas debido al conflicto revolucionario. En cada una de las corridas que protagonizaron juntos, tanto Harper como Rodarte siempre dieron lo mejor por agradar al respetable, bien con sus mejores lances y sobre todo con emocionantes desafíos de banderillas en cada toro. Fue tanta la rivalidad profesional a tal grado que Harper estuvo a punto de morir, al sufrir una grave cornada (con los intestinos de fuera) en San Pedro Tlaquepaque, Jalisco el 8 de Mayo de 1911 y a la hora de la cornada Rodarte le hace el quite al toro para que no lo rematara. Rodolfo lo levanta y protege, pero ante la insistencia de Harper de rematar su gran faena para dar muerte al buril, el propio Rodarte le faja el vientre sangrante y le da aliento para concluir con éxito esa tarde. En su biografía Harper comenta que: “Rodarte siempre fue mi competencia y al mismo tiempo mi gran aspiración de torear como él”. Ya en el ruedo siempre fue un gran compañero y amigo que infatigablemente estaba atento; para bregar al toro, hacer el quite para salvar de una cornada, poner banderillas cuando los mozos no acertaban o se espantaban con lo toros bravos, o simplemente para ser el primero en felicitarte por un buen lance o darte algunas palabras de aliento ante una mala tarde. Rodolfo y sus alternativas en México. Rodolfo recibe su alternativa de manos de Vicente Segura Martínez el 17 de enero de 1909 en la plaza “5 de Mayo” en la ciudad de Monterrey  (plaza inaugurada por su padre en 1865). Antigua Plaza de Toros “5 de Mayo” Monterrey El 3 de octubre de 1909 confirma su alternativa en la inauguración de temporada del Toreo de la Condesa con toros de Piedras Negras (1° uno colorado y 6° un negro) actuando como padrino Tomás Alarcón “Mazzantinito” y como testigo de alternativa Manuel García Reverte “Revertito”. Rodarte llevó la lidia sin sobresaltos y sin poner banderillas que dejó a cargo de Mariguerito y Fajerito. Mientras que la crónica taurina apuntaba lo siguiente: Mazzantinito se hizo cargo de los atributos del doctorado, y dejando aproximarse a Rodarte se los entregó, consagrando al neófito algunas sibilíticas palabras que solo él pudo entender. En seguida, el nuevo matador se dirigió hacia el colorado de Piedras Negras, que le esperaba, y haciendo con el una faena breve pero tranquila, se perfiló cerca y entró derecho para soltar una estocada algo tendida y pasada, y otra onda honda, un poco caída que mató al animal. 

En el sexto Rodarte muleteó a distanciado y entró desde el Estado de Veracruz, para dejar una estocada de las de ¡Adiós para siempre! Lo cual quiere decir que fue de ida y al mismo tiempo eficaz. Derivado del resultado de la corrida de su alternativa y a petición del respetable público, se presenta nuevamente para la 2ª Corrida de Temporada, ahora con su padrino Tomás Alarcón “Mazzantinito” y José Moreno "Lagartijillo Chico", en estacorrida participa su hermano José Rodarte (“Rodarte Chico”) como banderillero, teniendo una actuación muy destacada. Antigua Plaza de Toros “La Condesa” del Torero en México D. F. A partir de estas 2 corridas su fama a ser reconocida, toreando en casi todas las plazas de México durante 1909, 1910 y 1911, va a participar en las mejores plazas, con lo mejores toreros de la época (Españoles y Mexicanos) y con las mejores ganaderías de México y España. La valentía de Rodolfo Rodarte ante los “Toros tragedia”. Por su valentía, coraje y humildad al destacar en esta ingrata profesión de los toros, Rodolfo va a ser uno de los pocos toreros tanto en México como en España que siempre estuvieron dispuestos a participar por una causa noble (Beneficencia, prensa, tragedias, etc.). Así como lidiar los toros más bravos, incómodos y peligrosos y sobre todo compartir el ruedo con los grandes toreros, noveles espadas, ásperos e intratables matadores sin despreciar ni subestimar a nadie. 

Entre los toros más peligroso que le tocó lidiar se cita a las ganaderías de: Las Cruces, Solís, Espíritu Santo, Miuras, Sikehuel (Miuras mexicanos), Bocas, Guanamé, Nopalapán, Miura, El Chorro, Pabellón, Coruche (horror, terror y furor), Palha (horror, terror y pavor), Santamaría, Veraguas, Clairac (quitacabezas), etc. Los mejores toreros de la época por la tragedia revolucionaria. Mientras que Porfirio Díaz en la ciudad de México se alistaba para renunciar como presidente de México. El jueves 16 de febrero de 1911 en la Plaza el Toreo de la Condesa se daba un festejo taurino de beneficencia para las familias fallecidas en Chihuahua por los acontecimientos revolucionarios en enero de 1911 con los mejores toreros del momento entre los que estaba Rodolfo Rodarte. La crónica taurina de ese momento apuntaba: 120 Los organizadores tras mil inconvenientes, lograron su propósito. La fiesta efectuada el Jueves 16 de febrero era a beneficio de las familias muertas en Chihuahua, figurando como espadas Segura , Hernández , López , Rodarte , Tenes , Lee , Bueno y Solís.

jueves, 19 de noviembre de 2015

JOSE GONZALEZ MARTINEZ “GONZALITO”


Gonzalito fue sevillano, pues nació en la ciudad del Betis el día 26 de Diciembre de 1870. Sus padres, José González y Amparo Martínez, después que aprendió las primeras letras, le dedicaron a fundidor cuando tenía doce años. Muerto su padre y en vista de que el oficio daba poco de sí, se dedicó a los diez y seis años a las correrías de todos los principiantes, en las que escogió como campo de acción las provincias de Cáceres, Salamanca y Madrid. El año 1887 toreó en la capea de Leganés y, por la mañana temprano, el segundo morucho le enganchó al marcarle un par de banderillas, produciéndole la fractura de dos costillas. Por los pueblos cercanos a Madrid continuó sus correrías, y después de cuatro o cinco años de lucha logró significarse entre los que tenían afición a banderillear y consiguió ver su nombre en los carteles de Madrid para poner banderillas en la novillada que se celebró el día 19 de Marzo, en la que también debutó como espada el matador de toros cordobés José Rodríguez (Bebe Chico). 


Fijó su residencia en la corte y no tardó en ser uno de los indispensables en casi todas las corridas de novillos que allí se celebraron. Como banderillero fijo perteneció a las cuadrillas de Minuto, Conejito, Quinito, Lítri, Gallito y Martín Vázquez y, como queda dicho, nunca le falto con quien torear. En todas las plazas importantes conocen a Gonzalito, y la opinión general de los aficionados es muy favorable para él, pues nadie le puede calificar de torpe ni de miedoso. Su conversación era agradable y rebosante de gracia natural, como ejemplo, vaya la siguiente frase, que no tiene desperdicio: Allá por los años en que comenzó de banderillero de novillos, estaba un día de invierno en la calle de Sevilla, en Madrid, junto al antiguo café del Diván, sin atreverse a pasar al establecimiento, porque razonablemente suponía qué si tomaba algo lo tendría que pagar y no tenía con qué. Hacía frío, estaba nublado y, de, tarde en tarde, el caluroso Febo rasgaba las nubes y asomaba su faz por breves instantes. Gonzalito no tenía capa, vestía de corto y lucía, un arrogante terno claro que le obligaba a tiritar perpetuamente. Maldecía el hombre del frío que estaba pasando, y en una de las ocasiones en qué asomó él sol se dirigió al astro rey, diciéndole: "Anda ya, atrévete a salir, fantasioso, que no te gusta lusirte más que en verano, guasón, cuando no jases farta pa ná”. La última noticia que aparece de este torero es la que publicaba “La Correspondencia Militar” el 25 de Junio de 1926 y que decía lo siguiente: Beneficio de Gonzalito Mañana sábado se celebrará en la Plaza de Toros de Madrid un festival a beneficio del veterano ex banderillero sevillano José González. (Gonzalito), lidiándose seis becerros de la ganadería de don Manuel Santos. Actuarán de matadores Chicuelo, Valencia II, Martín Agüero, Zurito, Fuentes Bejarano y Carnicerito, y banderillearán Facultades, Fausto Barajas, José Rodas, Rene y Andrés Mérida. Tenía pues 56 años y se supone que estaba retirado y con pocos ingresos por aquel entonces.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

ANGEL NAVAS CASTAÑON "GALLITO DE ZAFRA"


Ángel Navas, Gallito de Zafra, vino al mundo en el barrio de los Mártires el 9 de Junio de 1893. De familia humilde, su padre, José Navas Gómez, era herrero de profesión. Pronto parece se le despertó el duende del toreo, por lo que en cuanto pudo acudió a cuantas capeas le llamaron. Siendo el 1913, el año que se presenta antes sus paisanos, alternando con José Rodas. Actuará en los diez años siguientes, hasta sumar en el coso zafrense 17 actuaciones como novillero. En estos años su cartel en esta categoría va en aumento y son pocos los que consiguen sobrepasarlo.
Cuando este diestro se presentó en Madrid como matador de novillos llevaba ya algunos años en circulación, y su mente, siempre en intensa actividad, le había hecho entrever todas las delicias que puede proporcionar el toreo cuando se es una figura preeminente. Fue el 29 de agosto del año 1920, alternando con Mariano Montes y el mexicano Miguel Gallardo en la lidia de seis novillos-toros del ganadero portugués don José Felipe Netto Revello; dio pasaporte a los llamados Andaluz y Barquero, negros los dos y hay que confesar que, sin estar mal, tampoco hizo nada que mereciera especial atención. Nació en Zafra (Badajoz) el 9 de junio de 1893. Desde que empezó a torear se advirtió que en su temperamento había resquicios por los que su espíritu quería evadirse de una limitación, de la estrechez en que los otros toreros desarrollaban sus facultades; pero no tuvo en cuenta que lo difícil en toda expansión es realizar ésta interesando a ]o¿ públicos y que la obra del artista sea firme y bella al mismo tiempo. Era bullidor, inquieto, se adornaba mucho, aspiraba a lucir un repertorio amplio y bonito, y como se mostraba valiente, no necesitó mas para ocupar un puesto nada despreciable entre los novilleros de su época, que fue la que se deslizó desde 1920 a 1925. Entre las Humoradas de Campoamor hay una que cuadra muy bien a lo que de este matador extremeño puede escribirse, y es aquella que dice así: 

Conforme el hombre avanza 
de la vida en el áspero camino, 
lleva siempre a su lado la espéranza, 
mas tiene siempre enfrente a su destíno. 

Y el destino de este Gallito de Extremadura no ora el de llegar a las alturas codiciadas. Hizo el aprendizaje torero en las Plazas de la región extremeña. Cuando salió de allí buscando más amplio espacio para sus hazañas no era ningún chaval inexperto. Las estadísticas recogen su nombre a partir del año en que hizo su presentación en Madrid. Desde entonces pisa ruedos importantes y entra en el concierto de los novilleros que más circulan. A más de veinte novilladas por temporada viene a salir, por término medio, y al terminar la de 1922 escribió de él Don Luis en su anuario Toros y toreros: «Ha hecho acopio de valor y de voluntad y ha sacado a relucir el amor propio para vencer en trances difíciles, como el de la cogida que sufrió en Bilbao, donde recibió una cornada en la ingle derecha, con salida del epiplón, al torear de capa, y no se retiró a la enfermería hasta que mató a su enemigo, de Carreros.» Esta cogida fue en una novillada que se celebró el 9 de julio, en la que alternó con Rosario Olmos, y el 22 de octubre sufrió otra en Barcelona, de un toro de doña Carmen de Federico, en la novillada llamada de los Ases, organizada por el semanario

La Corrida. Sin el percance de Bilbao, que le impidió torear durante más de un mes, habría sumado más de las veintitrés novilladas que la estadística le asignó. En el año 1924 solamente pudo vestir quince veces el traje de luces, porque el 20 de abril, toreando en Granada, al dar muerte a un toro de Pablo Romero con una gran estocada, salió enganchado y volteado y recibió una herida grave en el pecho que le impidió actuar durante dos meses. Y por si esto fuera poco, el 7 de agosto, hallándose toreando en la dehesa Cabeza Parda, de Andújar, sufrió otro percance que le tuvo inactivo cerca de un mes. En el año 1925 había dado de si cuanto de él podía esperarse. Parecía conocer todas las asignaturas, estaba valiente y no daba señales de que las cornadas hicieran mella en su ánimo. En vista de ello, se dispuso a tomar la alternativa, y cuando llevaba toreadas once funciones, fue doctorado por Antonio Márquez en la Plaza de Mérida el día 15 de agosto, actuando Facultades como segundo matador y lidiándose en tal corrida seis toros de ;a viuda de Soler. Ocho corridas despachó como tal espada de alternativa en aquella temporada. En el año 1926 solamente tomó parte en cuatro corridas; una de ellas, el 25 de octubre, la de In confirmación de su alternativa en la Plaza de Madrid.

Estuvo anunciada para el día 24. Componían el cartel seis toros de Andrés Sánchez, dos de ellos rejoneados por Simao da Veiga y cuatro estoqueados por Facultades y Gallito de Zafra; pero tras la lidia del primero, de rejones, hubo que suspenderla a causa de la lluvia y se celebró el 25. Herido Facultades por su primer toro, vióse obligado a estoquear Ángel Navas los restantes, y demostró que tenía fibra y arrestos para triunfar, pues obtuvo un éxito muy feliz. El competente crítico Don Quijote —fino escritor e inteligente taurófilo, de grato recuerdo— se expresó así al ocuparse de él en la crónica publicada por el semanario La Fiesta Brava: «Gallito de Zafra —de turquesa y oro— sigue siendo el novillero valiente del patrón anticuo. Valentía acreditada en cien ocasiones y refrendada esta tarde de un modo casi heroico. Tres veces le arrollaron los toros al entrar a matar, recibiendo la última tan terrible varetazo en el pecho, que parece milagroso que pudiera lidiar después, sin haber entrado en la enfermería, un toro más. Un toro con toda la barba, muy entero por falta de castigo. Lo triste es que todo este derroche de valor —valor no atolondrado, consciente— no basta hoy para colocarse.;» Marchó al Perú en el invierno siguiente, y el día 30 de enero, en la Plaza de Lima. alternando con Torquito y Rodalito. le cogió el sexto toro al entrar a matar y le produjo una herida muy grave. Al regresar a España, toreó en tal año 1927 ocho corridas, una de ellas la del 3 de julio en Madrid, en la que se hizo aplaudir mucho, no obstante haber dado muerte solamente a un toro, debido a que no terminó la corrida a causa de haber sufrido en ella el primer espada. Enrique Cano, Gavira, la cornada que le ocasionó la muerte. El día 11 de septiembre toreó en Utiel, con Luis Freg y Fortuna; toros de Palha. Al salir el primero de éstos, le persiguió y le alcanzó al tomar la barrera, y una vez más resultó herido el buen Gallito extremeño, esta vez con una cornada grande en el muslo izquierdo. En 1928 fueron nueve las corridas que toreó, generalmente con aplauso, pues el hombre se esforzaba por señalarse y no caer en olvido, como pudieron ver en Madrid el día 8 de julio, en una corrida de ocho toros de Veragua, Fueron sus compañeros Pablo Lalanda, Pepe Belmente y Lagartijo: tuvo un triunfo al dar cuenta del tercer astado. Escudero, negro, y quedó muy bien con el séptimo Hojalado, de igual pelo. Terminada aquella temporada, marchó a Venezuela, donde toreó seis corridas durante el invierno. En el año 1929 solamente tomó parte en tres corrijas: el 4 de mayo, en Puertollano; d 19, en 0livenza, y el 9 de junio, en Madrid, esta última con Antonio Posada y Armillita Chico y toros de Angoso. No vistió más el traje de luces en España, pues volvió a América y al regresar lo hizo como turista. Nuevamente embarcó para el Nuevo Continente donde puso el finiquito a su historia taurómaca creemos que en Colombia, y así terminó la carrera taurina de un diestro que siempre mantuvo viva su vocación, le hacía muchas cosas al toro y era valiente, valentía que nunca sintió relajada, a pesar de los grandes agujeros que los toros hicieron en sus carnes.

Hay que pensar en que Gallito de Zafra tuvo «siempre enfrente a su destino», como dice la humorada de marras, pues de otra suerte no se ex plica que quedase tan rezagado en el camino que emprendió con tanta esperanza de triunfo, camino bastante áspero en verdad, si nos atenemos a cornadas que sufrió mientras anduvo por él. Creemos que se pasó como novillero. Al tomar alternativa había desarrollado ya todas sus posibilidades, y convertido en matador de toros, a mantuvo su tono habitual, toreó poco y entre zarzas. No todos hubieran resistido lo que él, siempre en. lucha para mantenerse a flote; pero el destino despiadado , como cantan en la vieja zarzuela procede a veces con amarga ironía. Para terminar, transcribimos una semblanza que dice así: 

Angel Navas Castañón 
se pasó de novillero 
y tuvo como torero 
verdadera vocación. 
Sufrió más de un cornalon, 
y como en su lucha lenta, 
además de ser cruenta, 
no ganó el oro ni el moro, 
contendiendo con el toro 
no le salió bien la cuenta.

Falleció en 1975.

martes, 17 de noviembre de 2015

JULIO MARQUINA



Julio Marquina Mayora nació el 25 de mayo de 1888 en Torrelavega, Santander donde vivian sus padres Valentin Marquina alcaide de la cárcel de aquellaciudad y de doña Valentina Mayora natural de Mogro. Se trasladaron a Barcelona y siendo muy joven acudió a las capeas de las provincias de Zaragoza,Extremadura ,Salamanca y Valencia con el fin de hacer aprendizaje, consiguiendo después de cinco años de fatigas vestir el traje de luces el 25 de Marzo de 1906 a las ordenes de Fabrilo, quien murió el mismo año en Nimes. En 1907 toreo de banderillero 14 corridas; en 1908 tomo parte en todas las novilladas que se celebraron en Barcelona; en 1909 sumó 45 corridas y en 1910 43. 



En las temporadas de 1911 y 1912 toreo con Dominguin hasta que este murió en el año 1913, Después toreó con Guerrerito, Pazos, Chiquito de Begoña y Ostioncito. Su bautismo de sangre fue en Argel en 1909, al banderillear resulto cogido recibiendo una cornada de 10 centímetros de extensión y seis de profundidad en la región inguinal. En 1912 toreando con Dominguin fue alcanzado por el toro resultando corneado en la mandibula izquierda, encías y labio superior reventados teniéndole que coser la boca interiormente. Marquina tenia otras aspiraciones y en 1914 decidió cambiar la plata por el oro debutando como espada en la plaza de Segovia con éxito estimable cortando una oreja, después de Segovia y Antequera hizo su debut en la plaza de Tetuán de las Victorias, siguiendo éxitos notables. Después de largos años de profesión cambió el percal y  la seda por los despachos para dedicarse al apoderamiento. Estableció en Madrid en Vistalegre una escuela taurina en sociedad con SALERI II.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

FRANCISCO MARTIN DE LOS RIOS “CURRO MONTENEGRO”


Nació en Granada el 31 de Julio de 1940, su formación es autodidacta en los campos y ganaderías granadinas. Hace su presentación en Madrid el 24 de Junio de 1962, alternando con Alfonso Vázquez (Vázquez II) y Andrés Hernando con ganado de Higinio Luis Severin. El día 28 de Septiembre de 1968 tomo la alternativa en Granada siendo su padrino Pedro Martínez Pedrés y testigo Manuel Benítez El Cordobés con ganado de Urquijo, estuvo en activo durante cinco temporadas, retirándose en 1969. Más adelante cambio el oro por la plata siendo un gran banderillero. Tras su retirada , fijó su residencia en la población gaditana de Alcalá de los Gazules. Allí formó una familia, dedicándose a las labores de campo y ganado.


TINO MORTE


Constantino Morte Tornero. Matador de toros natural de Abarán (Murcia), que en los carteles siempre se anunció como Tino Morte. En su villa natal actuó el 12 de octubre de 1958 en un modesto festejo, en el que alternó con Gabriel Molina en la lidia de cuatro reses de José Escolar, y cortó las dos orejas y rabo de su primer oponente. Deseando retirarse del toreo como matador de alternativa y tras participar en una única novillada en 1966, es doctorado el 27 de septiembre de ese mismo año en su patria chica, al cederle Francisco Camino, en presencia de José Manuel Inchausti “Tinín”, la muerte del toro “Español”, negro, número 27, con 462 kilos de peso en vivo, de la divisa de María Sánchez de Terrones. Corta los máximos trofeos tanto a la reseñada res como a la que cerró plaza y ahí acabó la vida torera de este modesto espada. Falleció en 2013.

sábado, 7 de noviembre de 2015

RAMON LOPEZ PORTAL


Banderillero y empresario en Mexico. Poco menos que ignorado y sin que los periódicos se ocuparan de él, murió en la capital de España el, tantos años popular y solicitado Empresario de México D. Ramón López. Durante un cuarto de siglo, fue quizás el hombre, dentro el tinglado taurino, más solicitado y adulado, vio su última hora abandonado y olvidado. "Sic transit glorie mundi". Ramón López; fue torero en su juventud, como su padre Mateo y su hermano Gabriel "Mateito" que fue matador de toros. 

Ramón López, nació en Madrid el año 1855,hijo de Tersa Portal y Mateo López. Estuvo en sus primeros años evolucionando, como principiante del arte de torear, por plazas de poca importancia, por los alrededores de Madrid, hasta el año 1879, que el día 11 de noviembre logra debutar como banderillero en Madrid en una corrida que se daba a beneficio de las familias que perecieron en las inundaciones de Almería, Alicante y Murcia. En dicha corrida se lidiaron dos toros de Veragua y uno de cada una de las siguientes ganaderías, Mazpule, Vicente Martínez, Núñez de Prado, Laffite, Marqués de Salas y Duquesa de Santoña; siendo los espadas encargados de despacharlos: Gonzalo Mora "El Gordito", "Currito", José Machio, "CaraAncha", Ángel Pastor, Paco Frascuelo y el novillero José Martínez Galindo. Después de esta corrida entra a formar parte en cuadrillas de espadas de cartel hasta el año 1881 que formando parte de la cuadrilla de Mazzantini embarca para Montevideo con el que torea las corridas que dicho espada tenía contratadas, siendo sus compañeros Manuel Mejías "Bienvenida", José Galea, "E l Manchao" y Antonio Bulo "El Malagueño".


El año 1884 se fue a México y después de torear no pocas corridas se avecina en dicha capital, dedicándose al negocio de Empresas, fomentando de esta forma la afición a la fiesta española tanto en la capital como en los estados y centro América. Se deben a él la construcción de no pocas plazas de toros y el gran incremento que en México tomaron las corridas, ganando muchos miles de pesos, perdiendo otros tantos por su desmedida prodigalidad y cosa humana, pero no lógica, los muchos matadores que debido a él se enriquecieron, le volvieron después la espalda y ni tan siquiera lo saludaban. Ha muerto en su patria, a donde vino para ver si todavía en sus últimos días y llevado de su afición podía conseguir nuevos negocios taurinos por Méjico, la muerte le sorprendió y más humana que los vivos ha querido que sus restos descansaran en la población que le viera nacer, hace 73 años, falleció el 6 de Noviembre de 1928.


Fue empresario y copropietario de la antigua plaza de toros Mexico, ubicada en lo que ahora es en el Distrito Federal las avenidas Cuauhtémoc, Álvaro Obregón y la calle de Guanajuato, frente a donde se ubicaba el cine México, es inaugurada la antigua plaza México, de madera y con capacidad para 10 mil espectadores, con tres corridas por los espadas sevillanos Enrique Vargas “Minuto” y Antonio Fuentes, quien así hizo su presentación en ruedos nacionales, la primera el 17 de diciembre de 1899. Se lidiaron tres toros españoles de la ganadería de José Manuel de la Cámara y tres de la dehesa de El Cazadero. La Segunda el 24 de diciembre de 1899, con las mismas Cuadrillas, ante Toros de Miura y de Atenco. Y la tercera, el 31 de diciembre de 1899, ante Toros de Saltillo, Miura y Tepeyahualco. los empresarios eran los taurinos españoles Ramón López y Diego Prieto “Cuatro Dedos”. En está Plaza actuaron celebres toreros como Luis Mazzantini, Antonio Reverte, Manuel Jimenez “Chicuelo” Rafael Gómez “El Gallo”, Rafael González “Machaquito”…En está plaza el domingo 13 de enero de 1907, se dio la infortunada corrida donde es mortalmente cogido el diestro español Antonio Montes, el célebre torero sevillano llamado “El Torero de las Tres Muertes”, y por el toro “Matajaca” de Tepeyahualco.

viernes, 6 de noviembre de 2015

ANTONIO RUBIO "MACANDRO"


Antonio Rubio Martínez «Macandro» nació en Dos Hermanas (Sevilla) el 18 de julio de 1958. El único antecedente taurino de la familia es el de su abuelo, que llegó a novillero e incluso a debutar como tal en la Real Maestranza.
"Macandro", era nombre de un carguero marítimo, su bisabuelo trabajaba en el puerto de Sevilla, y al ser un hombre fuerte y potente, como el carguero "Macandro", se le conocía a su familia con ese nombre que decidió acompañarle en su trayectoria taurina. A mediados de los 70, realizó su presentación como novillero sin picadores en Madrid, y al no tener la edad suficiente para intervenir en el espectáculo, realizó el paseíllo, pero al llegar a la barrera, los miembros de la Seguridad del Estado le detuvieron y lo sacaron de la plaza al estarle prohibida su actuación, por lo que como el expresaba: "Soy el único torero que ha hecho el paseíllo en Madrid sin haber toreado".


Luce su primer traje de torero en novillada seria en Rosal de la Frontera, allá por el año 1973, toreando unas cuarenta novilladas económicas antes de debutar con picadores. Se presenta en esta categoría, en Villanueva de! Arzobispo, el 8 de septiembre de 1974, alternando con Jorge Herrera y Santi Heredia. Novillos de Bernardino Jiménez. Sale a hombros en Las Ventas, y toma la alternativa en Castellón el 19 de Marzo de 1977 con José María Manzanares de Padrino y El niño de la Capea de Testigo con toros de Benítez Cubero. Sus faenas para el recuerdo son en Bilbao, Salamanca y Almería, donde guarda gratos recuerdos de esas actuaciones.


Confirma en Madrid el 14 de Mayo de 1979 con toros de Ramón Sánchez y padrino Andrés Vázquez y testigo Sebastián Cortes. Sus oportunidades se fueron apagando hasta el año 1993, año que decide retirarse del escalafón superior, tras un "malentendido" con la empresa Pagés.


En la actualidad se dedica al apoderamiento de toreros y es propietario de una ganadería de reses bravas desde 1991.

FRANCISCO BARRIOS “EL TURIA”


Francisco Barrios Estelrich, apodado artísticamente como El Turia, fue el primer director de la Escuela de Tauromaquia de Valencia desde 1983 hasta el 2005. Matador de toros, pintor y bohemio en Ibiza.
Su debut como novillero fue una auténtica mascletá en octubre de 1953, eclipsando incluso a las figuras que ese año habían hecho el paseíllo en la plaza de toros de Valencia, los Arruza, Dominguín, Litri o Manolo González. Desde ese día su toreo de entrega y valor le hizo coincidir muchas tardes con Antonio Borrero, Chamaco, con el que compitió en lo más alto del escalafón de novilleros.
Nada era gratuito, Paquito 'El Turia', había bregado por las capeas de Cuenca y Teruel desde que tenía doce años, tenía máximo cartel en aquellos pueblos, la Guardia Civil lo había devuelto a casa en varias ocasiones reclamado por su padre y había visto cómo dos compañeros habían muerto entre los pitones de aquellos torazos y cómo otros muchos se rindieron en el camino a la vez que él se granjeaba fama de valiente. Así que a quienes le conocían no les extrañó aquella fulgurante aparición.
Una cornada en Castellón en la Magdalena de 1956, cuando ya estaba programada la alternativa en la Feria de Julio, comenzó a apartarle de la gloria. Estuvo cuarenta y ocho horas entre la vida y la muerte sin que ni siquiera pudieran trasladarle de la enfermería. Dos meses después reapareció en Barcelona con suerte parecida, de tal manera que la alternativa se aplazó a las Fallas de 1957 y ya nada fue igual. En ese tiempo toreó con Marcos de Celis y Juan Montero la famosa corrida de los palha en Madrid que anunciaron como ¡Horror, terror, palhas en Madrid!



En 1957 tomó la alternativa en la plaza de su ciudad natal con Julio Aparicio como padrino pero su carrera como matador de toros no continuó la brillantez anterior, renunciando en 1960. Su afición le hizo volver a intentarlo seis años después, en una nueva ceremonia de alternativa, en Ondara, de manos del alicantino Vicente Blau, El Tino, una aventura que acabó en la retirada definitiva a finales de la década. La creación, en 1983, de la Escuela Taurina de Valencia y su nombramiento como primer director de la misma le supuso retomar su contacto con el mundo taurino. Se mantuvo en el cargo hasta el 2005, en que renunció por problemas de salud, transmitiendo a los jóvenes aspirantes tanto sus saberes taurinos como humanos. Esa forma de entender la tauromaquia que el filósofo Víctor Gómez Pin supo definir como "una escuela sobria de vida".
Muy partidario de los toreros valencianos, siempre llevó en su cuadrillas hombres de la tierra, desde el Alpargatero, que ya vivía sus últimas temporadas hasta Camiserito, su amigo del alma pasando por Niño Mateo, Cerdá, Marzal. Porque como solía decir «un torero debe presumir hasta de llevar la mejor cuadrilla».
Se definía como un «torero intuitivo, personal y con una afición terrible» hasta que le cogió el toro de la desilusión, le apostillaba en ocasiones, con una sonrisa de complicidad como respuesta. Su muerte ha sido muy sentida por quienes compartimos su amistad.
Falleció en Valencia el 2 de Mayo de 2014.

jueves, 5 de noviembre de 2015

CIRILO MARTIN LORENZO


Fue hermano del matador Valentín Martin, y natural de Torrelaguna, empezó a picar en 1880 en novilladas y tomó la alternativa de picador de toros el 15 de octubre de 1882. Al retirarse del toreo Francisco Calderón en 1884, lo sustituye Cirilo Martin en la cuadrilla de Frascuelo y con Salvador estuvo toreando hasta su retirada.
Fue picador basto, que hacía mucha sangre, fornido y de poco lucimiento. Al deshacer Frascuelo la cuadrilla en 1889 Cirilo Martin pareció retirarse del toreo y se estableció en Alcalá de Henares. El no torear en la despedido de su jefe parecía confirmar aquella suposición que fue errónea puesto que en 1891 apareció de nuevo en Madrid en la cuadrilla de su hermano con el que está dos temporadas e incluso en 1893 Guerrita lo emplea como suplente en muchas ocasiones.


En 1895 ingresa en la cuadrilla de Villita en la que con algunas intermitencias está hasta 1899, trabajó en algunas ocasiones a las órdenes de Gallo, Mazzantini, Lagartijillo, Emilio Bombita y el Algabeño. En 1900 ingresó en la cuadrilla de Dominguín, estando con el hasta su muerte el 7 de Octubre del mismo año, el 21 de Octubre que fue la fecha de la corrida que se celebró a beneficio de la familia de Dominguín, Cirilo hace su última aparición vestido con casaquilla azul con plata y el último toro que pico fue Peluquero de Juan J. González Nandin al terminar la temporada de 1900 se retiró domiciliándose en Alcalá de Henares.

ANTONIO CABEZAS "PAJARERO"


Nacio en Madrid en 1860, comienza Pajarero su vida artística picando novilladas en 1884 desde entonces su labor es constante en la plaza de Madrid hasta que toma la alternativa, picando en tanda con “Agujetas”, en la corrida extraordinaria de 22 de Junio de 1887, en la que Mazzantini, repuesto de sus heridas de Sevilla se presentó al público de Madrid. De allí en adelante, Pajarero trabaja mucho en corridas de toros como reserva, suplente o agregado. En la corrida del 12 de Mayo de 1889 el quinto toro (Tostonero de Gallardo, retinto) se le coló suelto recién salido del toril y en un derrote lo sacó de la silla, volteándolo y dándole un puntazo de seis centímetros de extensión en la mandíbula izquierda. De plantilla solo figuro en la de Valentín Martin en las temporadas de 1888 a 1893, pero su principal labor aun hallándose en la cuadrilla fueron las novilladas y el puesto de agregado en las corridas de Madrid y de provincias. Desde 1893 su labor fue menos frecuente.
Fue un picador muy aficionado a la zarzuela, tenía tan mala memoria para recordar los títulos de las obras que veía representar que las bautizaba a capricho si bien en forma que se hacía entender por los que lo escuchaban, por ejemplo a “La Mascota” la llamaba la de los pavos, a la “Guerra Santa” batalla de rusos. Cierta noche en el desaparecido y Madrileño “Café de España” interpretaba el pianista una fantasía de “El anillo de Hierro” la zarzuela del mallorquín Maestro Marques, y al llegar al motivo de la popular frase que dice: “Ven Rodolfo, ven por Dios” exclamó el pajarero: “! Eso lo canta una gachí que está mochales por un tio con pasta y la función se llama…Don Rodolfo el pecador ¡”
En la noche del 10 de Junio de 1898, en las acacias, en la puerta de la taberna de Pedro Blanco, Ramón de la Calle Castillo como resultas de una riña no se sabe por qué ni quien la empezó, le disparó en el pecho con un revolver causándole una herida que le interesó el pulmón izquierdo y la pleura, produciéndole la muerte a las 9 horas del suceso. El agresor pasó 12 años en la cárcel y pagó 2000 pesetas de la época de indemnizacion, tenia 38 años cuando murió.

MATADOR CON GAFAS


El 05 de Noviembre de 1848 , Paquiro estoquea con gafas En una corrida de toros celebrada en Sevilla con motivo del feliz alumbramiento de la infanta Luisa Fernando, duquesa de Montpensier, el diestro Francisco Montes “Paquiro”, enfermo de la vista, salió a la plaza a estoquear sus toros con gafas, para remediar su falta de vista, suceso verdaderamente insólito en los anales del toreo.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

LUIS RAMIREZ MARCHARIENA “EL GUIPUZCOANO”


Nació en San Sebastian (Guipuzcoa) el 23 de Julio de 1869, no tuvo cuadrilla fija, toreó bastante con novilleros. En Madrid banderilleó por única vez en corrida formal, el 26 de Mayo de 1895 en la cuadrilla de “El Gallo”. En la novillada de Madrid del 8 de Septiembre de 1895, metió un capotazo a la salida de un par del “Chato de Zaragoza” siendo alcanzado y corneado, al tomar las tablas del 2 por el toro “Ciervo” de Veragua que le causó una cornada en el ano de cuyas resultas falleció en el Hospital provincial de la corte el 1 de Noviembre de 1895, vestía traje lila con negro su cadáver está enterrado en el cementerio de la Almudena de Madrid. 

La crónica del suceso dice lo siguiente: “Cerró plaza “Ciervo” colorado, listón, bragado, ojinegro, abierto y alto de cuerna, salió moviendo con ligereza los pies. “Villita”, se abrió de capa y dio seis verónicas saliendo apurado de la última por haberse enredado en los cuernos la percalina… Después de esto y un buen capotazo de “Chato” se enredaron con el los jinetes, mostrándose tardo el de veragua. “Murciano” lo vareó tres veces, “El Gallego” metió el puyazo postrero se apeó de golpe y vio expirar a la cabalgadura. El “Chato” y “Ojitos” se encargan de llegar al segundo tercio, el “Chato” entra por delante y deja un buen par. Mete Luis Ramírez “El Guipuzcoano” el capote, y al tomar las tablas por frente al 2°, por no hacerlo con la ligereza necesaria, es alcanzado y corneado sobre las tablas, no cayendo a la plaza, gracias a echarle mano desde el callejón algunos de los individuos que en él había. Por su pie marcha hasta cerca de la puerta de caballos desde donde, en brazos de unos cuantos dependientes fue conducido a la enfermería. Una vez en ella fue reconocido por el Dr. Juan Bravo, que dio el siguiente parte: Durante la lidia del sexto toro ha sido conducido a la enfermería el diestro apodado “El Guipuzcoano” con una herida en la margen del ano de 3 centímetros de extensión superficial y 5 de profundidad en el espesor de los tejidos de la parte inguino recta, cuya lesión es de pronóstico grave. Una vez terminada la cura fue conducido en un coche a su domicilio….” 


Falleció el sábado 2 de Noviembre de 1895 a los 36 años de edad : “En la mañana de ayer Domingo, fue conducido su cadáver al cementerio del este (La Almudena). Presidian el duelo los señores D. José Arana, empresario de la plaza de San Sebastian y D.Gabriel Pedrós. Formaban en el acompañamiento entre otros, Los señores Rebollo, Pacheco, Montesinos. Guerrero, Lopéz Ramirez. El Anticuario y Urbieta y los diestros: Pepe Hillo, Murcia, Boto, Calesero, Berrinches, Bonifa, Torerito, Moños, Campillo, Cucharero, Pito, Cigarrero, Valencia, Rolo, Dominguin, Armillita, El Moreno, Eduardo Leal, El Salamanquino y otros, a más de alguno del finado. También asistió a la funebre ceremonia la dueña de la casa en la que se hospedara hasta ser conducido al hospital. “