viernes, 31 de mayo de 2013

FRANCISCO MADRID VILLATORO "PACO MADRID"

Paco Madrid nació en Málaga el 14 de octubre de 1898. Vistió por primera vez el traje de luces en ei pueblo de Guareña, de la provincia de Badajoz, alternando con Juan Belmonte, él 12 de mayo de 1911. 
EL 3 de septiembre hizo su presentación en 1a plaza de Carabanchel, y el primero de octubre en la de Tetuán de las Victorias, en este mismo mes se presentó como novillero en Málaga, y toreó varias corridas consecutivas.
El 17 de marzo de 1912 toreó por primera vez en la plaza de Madrid. Después de torear 32 novilladas, tomó la alternativa en Madrid el 15 de septiembre de 1912. de manos de Rafael «El Gallo», mediante la cesión del toro "Tesorero" de Benjumea actuando como testigo el valenciano Isidro Martín Flores. La primera cogida grave !a sufrió en la plaza de Valencia el 16 de octubre de 1916. en la tarde que se despedía Ricardo Bomba. 

En la plaza de Logroño existe una lápida que registra la hazaña de Paco Madrid, el día 23 de septiembre de 1913. donde mató seis toros, por incomparecencia de Torquito, de seis volapiés. En 1935. después de llevar varios años retirado del toreo, reapareció en Barcelona y toreó varias Corridas en Oran Tetuán. Málaga y Vista Alegre. El mismo año volvió a colgar el traje de luces. 

Fue Paco Madrid empresario de la plaza de Málaga, con el señor Martín Estevez. Fué siempre un pundonoroso torero, muy valiente, destacando de manara magistral en la suerte del volapié Sus estocadas le dieron muchos dias de triunfo,tanto es asi que el público acudia al desolladero para ver como Paco había atravesado con el estoque la paletilla de los toros.

El dia 1 de septiembre de 1914 dló la alternativa en la plaza de Málaga a su paisano Matías Lara «Larita», muerto veinticuatro horas antes que él. en Guadalajara.

Murió en la ultimas horas del dia 30 de Octubre de 1957 en su Málaga natal a causa de una grave dolencia hepática que sufria desde hacia tiempo,su muerte fué muy sentida porque contaba con muchas simpatias. Alguno de sus parientes viven en Málaga todavía, una de ellas es una famosa periodista malagueña de ese mismo apellido.


miércoles, 29 de mayo de 2013

LA UNION DE GANADEROS DE RESES DE LIDIA VETAN A PASTOR Y BELMONTE 1915
                      
La junta general de la Unión de ganaderos de reses de lidia, que bajo la presidencia del duque de Veragua se reunió el día 28 del pasado en casa de éste, acordando mantener el veto á Pastor y Belmonte, resolución que ocasionó muchos y muy distintos comentarios.Belmonte y Pastor se negaron a sustituir tres toros que los veterinarios habian rechazado por otros tres del duque de veragua,exigian que fuesen del Marqués de Saltillo,los que mandaban en 1915 eran los ganaderos.Para desagraviar al Duque de veragua Belmonte propuso a través de Eduardo Miura y Felipe Bartolome al duque que la primera corrida que torease en Madrid seria una de seis toros del duque de veragua y mano a mano con Joselito, a lo que el duque se negó tajantemente.Fué la mediación de Eduardo Miura la que 24 horas después hizo que el veto fuese retirado, al respecto Belmonte,muchos años después, con ocasión de comentarse en cierta tertulia en la que estaba Belmonte, que un torero de campanillas se había negado a torear determinados toros, sin que se conmoviera nadie, Juan comentó, entre bromas y veras,con aire nostálgico:
"Una vez que dijeron que yo había hecho eso, por poco me quitan de torero".

BADILA,DE LA GLORIA AL OLVIDO Y DEL OLVIDO A LA MISERIA.

                             

El otro dia citabamos a Badila en el episodio de la muerte de Domingo Alcaraz "Dominguin" .José Bayard (Badila) fue de los picadores más queridos de su tiempo y cuya aureola de exitos tuvo mayores radios; en su larga vida artística le acompañó el triunfo por donde fué; la muerte y la distancia engrandecieron su figura. No quedó sólo la memoria del famoso picador como varilarguero sobresaliente, de notabilísimo relieve, sino como acertadísimo innovador de la indumentaria de plaza de los picadores y como hombre de una cultura superior a ¡a de todos sus compañeros. Representó obras teatrales , fué un buen "dilettanti" tocaba el piano con gran gusto y cantaba con muy aceptable voz. Nació en Tortosa en 19 de marzo de 1858; murió en Madrid en 26 de febrero de 1906. Su fama, su popularidad, el bienestar de los años vehementes y floridos, todo pasó; los aficionados que conocieron todo aquello también pasaron; solamente lo recuerda una anciana septuagenaria que en la mayor indigencia y con utws ojos turbios, muy tristes, sigue mirando aún los lejanos y placenteros días, cuando ya se asoma al silencio eternal de la Nada.
"LA FIESTA BRAVA" semanario de información taurina pedia asi esta limosna entre sus lectores y sus redactores para su viuda,en julio de 1930:
Una limosna para ella, aficionados.
LA FIESTA BRAVA, deseosa de contribuir a la humanitaria iniciativa del amigo "Poli" abre una suscripción entre sus lectores,a los que ruega un óbolo para aliviar el infortunio de la anciana Vda. de "Badila".
Lista de suscripción                               Ptas.
"La Fiesta Brava"                                     20
D. Ventura Bagues, "Don Ventura"
Revistero de "El Día Gráfico" ...                  5
D. Tomás Orts-Ramos "Uno al Sesgo".
Revistero de "El Liberal" ...                         5
D. Mariano Frías. Asesor de las plazas
de Barcelona ...                                          4
D. Gerónimo Serrano "Azares". Revistero
de "El Diluvio" ...                                        5
D. Antofiito Serrano "Azares", hijo.
Revistero de "El Diluvio" ...                         5

(Continua abierta la suscripción)

                                                              EL CID BAYARD
                                     
Imaginen esto, ocurrido en Madrid durante la corrida de la Beneficencia el 2 de junio de 1895, casi exactamente 118 años: sale al ruedo el segundo de la tarde, Mochuelo, de la ganadería de Félix Gómez, y se encuentra con el picador José Bayard, Badila, un hombre "de gallarda y esbelta figura y poderosa complexión". De, las 10 varas que recibe Mochuelo, seis son de Badila, quien en el primer encuentro le pegÓ al toro con tal fuerza que lo derriba. En la última vara gana el cornúpeto: el jamelgo y su jinete caen con. estrépito."En tanto los matadores hacían el quite, Badila se incorporó, y adelantándose al grupo de los espadas llamó la atención del bicho, que partió hacia él, y encunándole lo derribó, sin otras consecuencias", escribió Paco Media-Luna en El Toreo. " Señor don José,_hay que tener en cuenta que hizo usted muy mal en meterse a torear de a pie vistiendo el traje de hierros, y le pudo a usted costar caro y a nadie podía echar culpa del percance. Los jinetes, a picar...". Pero para los aficionados, aquel gesto no era nada extraño en Badila; así de impetuoso e incontrolable era.
                                           
José Bayard y Cortés nació en Tarragona en 1858, hijo de un francés y una española. Muy pronto demostró afición por los caballos y expresó el deseo de ser picador. Empezó trabajando con el diestro Gonzalo Mora, quien le dio su apodo. Una tarde Mora le vio muy serio y le dijo: "Chico, di algo, que estás tan callado que parece que te has tragado el rabo de la badila". 'En noviembre de 1876 Badila debutó en Madrid en una novillada, y causó muy buena impresión. Un año más tarde trabajaba en la misma plaza como mozo de estoques del gran Frascuelo, quien fue cogido de mala manera; Badila se tiró al ruedo y salvó a su protector, gesto que tanto impresionó a Frascuelo que abonó por Badila la cantidad necesaria para redimirle el servicio militar. 

El día 1 de junio de 1879, Badila tomó la alternativa de picador en Madrid. Sí, alternativa: en aquellos tiempos se tomaba en serio la suerte de varas, había figuras y todo, los del castoreño no eran los vulgares matarifes de ahora. Después trabajó a las órdenes de los principales espadas. Fue juzgado así: "Un gran picador, valeroso, artístico, esforzado, gallardo, que figurará en primera fila en la historia del toreo entre los varilargueros de todos los tiempos". El entusiasmo de Badila fue desbordante.


En corridas benéficas solía torear de pie y matar y, en una ocasión, hasta agarró al toro al estilo portugués, pero sin la ayuda de otrosforgados. Varias veces colocó pares de banderillas, tanto de a pie como en plan rejoneador. En un festejo en 1899, que pretendía ser una muestra de las suertes de toda la historia del toreo, Badila alanceó un toro; aquella tarde se anunció como El Cid' Bayard. Y en más de una ocasión en que no toreaba, salió al ruedo come, monosabio. Fuera de las plazas, Badila era más extravagante aún. "Badila era, por temperamento, lo que vulgarmente se llama fino", escribió El Bachiller González de Rivera, autor de una breve biografía del varilarguero.
Mariano Ledesma y Badila rejonearon en la novillada en la que actuaron José Pascual (Valenciano), Joaquín Leonardo (Morenito) y Manuel Corzo (Corcito),alternaron en Madrid el 30-01-1898). 

"Es decir, aspiraba a la corrección de maneras sociales y a la elevación de la intelectualidad".. Badila prescindió del clásico traje corto de. los toreros para vestirse a la última moda internacional. También efectuó importantes innovaciones de la indumentaria profesional: cambió la funda de hierro que protegía las piernas de los picadores, reformó la calzona y diseñó una nueva chaquetilla. Ba.dila tocaba bien el piano, cantaba y "arremetía, sin hacer mal el papel, con romanzas de óperas". Fue especialmente popular en los viajes que hizo para torearen Uruguay, México y Cuba entre 1886 y 1890. 

Según un periódico de Montevideo, Badila fue asistente asiduo al teatro, donde disertó con conocimiento sobre la música y el arte. "En La Habana se hizo popularísimo: cantó en teatros, estoqueó en becerradas y representó juguetes cómicos". Pero con el paso de los años vino la inevitable decadencia, y Badila trabajó en cuadrillas y plazas de menor importancia. Picó por última vez en Madrid el 24 de septiembre de 1905, de reserva, puesto por la empresa. Murió en 1906, a los 47 años, víctima de una congestión cerebral, aunque se hizo poco eco del hecho en la Prensa, pocos se acordaron de esta gallarda figura del toreo. Recordémosle aquí: un hombre de genio y casta, caballero en plaza, El Cid Bayard.

lunes, 27 de mayo de 2013

                           EL SINO DE LOS HERMANOS DOMINGUIN
                    
Dos hermanos,dos toreros,dos muertes prematuras...


Domingo del Campo Alcaraz (Dominguín)
halló la muerte el 7 de octubre de 1900 en Las Arenas actuando con José García (El Algabeño). La cogida se produjo en el primer toro de nombre Desertor, número 133 negro meano de don Eduardo Miura. A la salida de un puyazo de Badila tropezó el toro con Dominguín. Desertor le suspendió arrojándole en la arena. Cornada en la región inguinal con rotura de la vena safena y la arteria iliaca. A las diez menos doce minutos quedó como adormecido. Había muerto. Al picador Badila, ya en estado preagónico, le dijo: «Señor José, deme un beso de despedida». Badila le besó conmovido. Recordando a su madre exclamó: ¡Pobre madre mía!
Andres del Campo Alcaraz (Dominguin) Novillero, nacido en Madrid el 30 de noviembre de1887, cuatro años después de su hermano Domingo, y falleció el 10 de febrero de 1913 de una cornada en el vientre que le asestó el toro, de nombre “Escribano”, el día anterior 9 de febrero de -1913, cuando contaba 26 años de edad. Se celebró una novillada en la Plaza de Toros de Madrid, con ganado de don José Bueno, en la que actuaron Andrés, “Conejito III” y “Algabeño II”; salió el primer toro, de nombre ya citado, de pelaje negro, y al darle un capotazo “Dominguín” sufrió la cornada mortal.

PASCUAL MARQUEZ DIAZ


                                      
Pacual Márquez Díaz (Villamanrique de la Condesa, 22 de octubre de 1914 - † Madrid 24 de mayo de 1941)
Se debut ante el público lo realizó en una novillada el día 26 de mayo de 1935 en la plaza de toros de la Real Maestanza de Sevilla, en una corrida en la que estuvo acompañado por Mariano Rodríguez, Pepete de Triana y Alcalareño.
Su alternativa le llegó dos años más tarde, el día 27 de mayo de 1937, en la misma plaza de la Real Maestranza sevillana, en la corrida del Corpus, siendo apadrinado por Luis Fuentes Bajarano.
Enla foto de 1938 Pascual Márquez toreando un ejemplar de 679 Kgs.
Logro en su rodaje por los cosos taurinos el reconocimiento de su valor, y pese a una tosca manera de torear, logró reunir una buena cantidad de partidarios.
Pascual Márquez, conocido como "El tesoro de la Isla", sufrio una grave cogida en la Plaza de toros de Las Ventas, de Madrid, una grave cornada en el tórax, infringida por el toro Farolero (381 kg) de la ganadería de Concha y Sierra, el 18 de mayo de 1941. El suceso ocurrió mientras toreaba de capa, como consecuencia del viento que levantó el engaño y dejó el cuerpo del torero al descubierto.
La herida era tremenda y dejaba al descubierto el corazón y grave lesión en el pulmón izquierdo La cornada atravesó la pleura y rompió el pericardio (membrana que rodea el corazón). Pascual Márquez murió como consecuencia de las complicaciones de la herida a las 3 horas 45 minutos del día 30 de mayo, doce días después de la cornada. Su cadáver fue transportado en tren a Sevilla, donde fue recibido por una gran multitud.
Pascual Márquez recibe del Sr. Bermudo, de Gonzalez Byass,6000 entradas para los heridos que quisieran presenciar su alternatina en Sevilla, y que fueron costeadas por González Byass.
Vivió en la Calle Reina Amelia, hoy calle Pascual Márquez y antes llamada popularmente la calle Pilas (por ser la salida natural hacia dicha localidad limítrofe) donde posee busto en su honor en el cual puede leerse "Al famoso torero Pascual Márquez 1914-1941, su pueblo. agradecido. Villamanrique. 1983".
El torero, en el centro de la imagen, con sombrero de ala ancha en la mano. Revista ‘Visitando la Bodega’, número 1, editada por Gonzalez Byass en 1937.

sábado, 25 de mayo de 2013

CUANDO EL RUEDO SE LLENO DE PUROS
El papa negro,El Gallo y Vicente Pastor en el homenaje.

El 20 de octubre de 1957 se celebró en la plaza de toros de Madrid el homenaje que ABC organizó a Rafael "El Gallo"» Y Rafael llego tarde al festejo porque, según dijo, se cerraron para él, en su camino hacia el coso, todos los semáforos de Madrid .Quizá por eso había llegado temprano para no llegar tarde, pues una semana antes vino a Madrid. 
Y, san. embargo, se sentó en "su" silla de la meseta de los toriles cuando ya estaban allí Carmen Sevilla, Paquita Rico.'Lola Flores, Conchita Bautista y Eulalia del Pino. Y en el ruedo, el "primera de la tarde", al que Luis Puentes Bejarano —compañero de "El Gallo" en la última corrida que éste "toreo vestido de lu- ces, en 1936—había dado unte lances. Arriba, en "su" silla de la meseta, Rafael miraba pavoneándose, y fumandose el puro que había encendido "camino de la plaza", como todo buen aficionado 

Además de Fuentes Bejarano torearon en el festival—en el que hubo seiscientas mil pesetas de beneficio liquido— Domingo Ortega, "Gitanillo de Triana", César Girón, Pedrés y "Chicuelito". Juanito Bienvenida, Rafael Girón. Carlos y Paco Corpas y Emilio González Garzón fueron los banderilleros. Y Miguel Atienza—picador de cinco novillos— se despidió ese día como varilarguero en medio de una gran ovación, que enhebro aquella con aue Conchita Márquez Piquer pidió la llave. Toda la tarde fue ain aplauso, a las grandes figuras del toreo, que se ofrecieron generosamente a A B C y a aquella gloria del arte que en "su" silla tenía los ojos vidriados por la emoción del llanto Contenido Al final fue la apoteosis. 

El ruedo; se llenó de puros. De buenos puras habanos para Rafael. Eran tantos, que Rafael dijo: "Ya tengo puros hasta que me muera." Era el 20 de octubre de 1957.

viernes, 24 de mayo de 2013

LA VIDA DE UN TORERO GENIAL


La vida de Rafael Gómez Ortega "El Gallo" es tan singular y pintoresca, que hasta la fecha de su nacimiento se ha discutido por el hecho curioso de haber nacido a las doce de la noche. Generalmente se admite que fue el 17 de julio de 1882. El hecho ocurrió en Madrid, en la calle de la Greda, hoy de Los Madraza, en la casa núméros 3 y 5.
Rafael era hijo y nieto de padre y abuelos sevillanos e hijo y nieto de madre y abuelos gaditanos, porque su padre, Fernando "El Gallo", era de Sevilla, y su madre, Gabriela Ortega,de Cádiz. La familia vivía en Sevilla. Si Rafael nació en Madrid se debió a la circunstancia fortuita de que su padre había sido ajustado vara el abono madrileño con "Lagartijo" y "Frascuelo", y los toreros contratados no podían desplazarse a provincias sin- la previa autorización de la empresa.
 "El Gallo" fue bautízado en la parroquia de San Sebastián. A poco de nacer, sus padres se trasladaron de domicilio a la plaza de Matutel y cuando terminó la temporada taurina—y no años después, como dicen algunas biografías—volvieron a Sevilla.

Rafael era de familia taurina por los cuatro costados. Mijo de Fernando "El Gallo", hermano de Fernando y de José. Por línea materna, estuvo emparentado con "El Lavi", "Lulo", "El Barrambín", banderillero de "Cuchares"; "Paco de Oro", "Ponce", "El Marinero"'. "Rebujina", Agualimpia" y "El Potoco". Fue tío carnal suyo el célebre banderillero José Gomez "Gallito", que durante dieciocho años figuró en la cuadrilla de "Lagartijo".
Primero se apodó "Gallito", y "Gallo" cuando apareció su hermano José. En septiembre de 1882, cuando termina la temporada; la familia de "El Gallo" regresa a Sevilla, en cuya ciudad viven hasta el año 1890, en que se trasladan a Gelvés. al comprar Fernando "La huerta del Lavadero".Junto a la casa construyó Fernando una placita, que con el tiempo había de ser famosa, para que se ejercitaran en el toreo sus hijos Rafael, Fernando y José. En esta plácita, mató Rafael su primer becerro, de la dehesa de Coria, en presencia de doña Celsa Monfrede.
A los nueve- años se encerró con una becerra de D. Joaquín Pérez de la Concha, en su finca de la "Vuelta del Cojo". La becerra pisó y dejó caer a Rafael, que fue recogido en los brazos de su padre. Este le dijo: Un buen torero nunca llora de miedo. Y el niño contestó: yo no lloro por eso. Es que me da vergüenza. Por la tarde se la soltaron otra ves, v Rafael estuvo superior. Eran los primeros capotazos que el genial artista había dado en su vida. Con trece años, en Alcalá del Río, banderilleó un toro que mató Reverte.
Lo hizo tan formidablemente y tanto se admiraron los aficionados de su gracia,que allí mismo se formó la que había de ser famosa cuadrilla, de "Niños, Sevillanos". La formó, con Manuel García, "Rcvertito",. sobrino carnal de Reverte. Y se presentaron en Valencia en 1897. De aquí arranca la solera de "gallismo" que siempre hubo en la capital del Turia, El éxito les acompañaba por todas partes. Estando en Valladolid ocurrió la muerte de su padre, Fernando "El Gallo". El doloroso hecho afectó de tal manera a Rafael, que al llegar a Sevilla tuvo que guardar cama cerca de un mes.

Se separo de "Revertito" y entró en la cuadrilla Rafael González "Machaquito", que entonces 'se apodaba "Reondo". Y 'también Rafael Molina "Lagartijo" y Manuel Rodríguez "Manolete". De banderillero y después de novillero iba con Rafael el paire de Manuel Jiménez "CMcuelo". Después los cordobeses se fueron, formando cuadrilla aparte, y surgió la famosa y enconada competencia entre cordobeses y sevillanos.


IRASCIBILIDAD DE LOS AFICIONADOS CORDOBESES

Toreando en Córdoba fue recibido muy mal por el público, que le increpaba duramente. "El Gallo" le brindó la faena al "Guerra",y estuvo tan formidable, que el público se entregó al incomensurable, artista, con ovaciones entusiastas. Se le otorgó la oreja del toro. Como "El Algabeñito" había sido herido de una pedrada por el público y se retiró a la enfermería, "El Gallo" hubo de matar las cinco reses.
Estuvo inenarrable. No obstante, ""El Guerra", le llevó en su coche hasta su casa para . librarlo de la irascibilidad de los  apasionados.
Se presenta en Madrid el 1 de septiembre de1899, y al terminar la temporada se deshace la cuadrilla de "Niños Sevillanos" y comienza Rafael su labor como novillero. Ocurrió en la vida de Rafael -un hecho curiosísimo, que revela la desbordante personalidad artística del gran torero. Toreaba en Sevilla reses de Concha y Sierra. Uno de los toros lo brindó al capitán general de la región, general Luque. Después de este brindis no se sabe qué vería Rafael en el toro para negarse. en redondo a torearlo.

El escándalo fue mayúsculo. Y como no había manera de hacerlo ir al ruedo, el presidente dispuso que "el matador ingresara en la cárcel". No estuvo mas que una hora, porque el mismo general Luque intercedió para que lo pusieran en libertad. Lo extraordinario del caso fue que estando en la cárcel se presentaron los empresarios de Sanlúcar y de Cádiz, entablando un pugilato por ver cuál de ios dos lo contrataba.
¿Qué le habían visto? Y triunfó el de Cádiz. Allí mismo en la cárcel le firmó el contrato.

ALTERNATIVA EN LA MAESTRANZA
El 28 de septiembre de 1902, en la plaza de la Real Maestranza, de Sevilla, feria de San Miguel, Rafael Gómez "El Gallo" tomó la alternativa de víanos de Emilio Bomba, con toros de Otaolaurruci. Alternó con ellos Ricardo Torres "Bombita". Días antes, al despedirse de novillero en Ecija, con ganado de Concha y Sierra, había matado un novillo—que brindó a "Guerrita"—que había pesado cerca de 400 kilos y tenía de pitón a pitón 90 centímetros. 
Estuvo muy bien, y "El Guerra", en su coche de caballos, se lo llevó a Córdoba. Después de tomar la alternativa, Rafael se fue a América, toreando el 7 de diciembre en México, con "Algabeño" y "Chicuelo", toros de Piedrasnegras. Fue cogido al banderillear. 
Había ido contratado para seis corridas y toreó 22. Allí pasó la Nochebuena.  Cuando regresa a España en 1903 firma 45 corridas, presentándose en Castellón en un memorable mano a mano con Antonio Fuentes. En marzo de 1904 confirma la alternativa en Madrid con-"Lagartijo Chico"' y toros de Veragua. El toro de la alternativa se llamaba "Barbero". ",En 1905 torea 22 corridas; en 1906, 18; ,en 1907,seis. Pierde prestigio Rafael y decae notoriamente.

RESURGE RAFAEL -

Pero en 1908 se rehabilita y, torea 41. Resurge" el. Rafael  de los mejores tiempos y se marcha a México, donde contrae una afección  a la vesícula, que le hace perder actuaciones en el año 1909. Se. repone,, y en .-1910 torea 59, corridas.En este año. Rafael obtiene, con el toro "Báyeto". de Miúra, en Madrid uno de los más ruidosos  triunfos de su vida-torera. Los toros pesaron en canal 380 kilos, y alternaron con Rafael, "Manolete" y Pazos. Cómo sería la faena que Rafael, que había firmado solo dos actuaciones, se plantó en 84, Después de la. corrida, el popular cronista taurino "Don Modesto",que era antigallista. fue a visitar a Rafael al hotel para felicitarle. En 1911 toreó Rafael 58 corridas.Y a principios de este año contrajo matrimonio con la famosa artista Pastora Imperio. 

EL AÑO GRANDE" DE "ÉL GALLO"
El año grande, el año por antonomasia de Rafael, es el 1912. Torea 72 corridas y obtiene en esa -temporada sus más resonantes triunfos. Tiene tres tardes monumentales en Madrid. 
Y alternando con Vicente Pastor y Gaona corta la oreja de "Peluquero". Anteriormente le habían, echado al corral un toro del duque de Tovar. Y el publicó le recibió ,con marcada hostilidad. La faena de Rafael a "Jerezano", de Aleas, fue incomensurable. La coronó citando a recibir y ejecutando la suerte con toda perfección. En 1913 torea 66 corridas y 71 al año siguiente, perdiendo varias por la grave cogida que sufrió en Algeciras el 14 de junio, toreando con José y con "Morenito de Algeciras". 
Rafael sufrió una cogida, pero como llevaba en el pecho una medalla, que para agradecer un brindis le había regalado Su Majestad la Reina doña Victoria Eugenia, el pitón resbaló sobre el obstáculo, suavizando la cornada. Rafael "El Gallo", sufrió en su vida torera catorce cogidas. Dos de ellas gravísimas. Una fue esta de Algeciras que le interesó pleura y el pulmón. Y otra en Sevilla, con toros de Murube, a beneficio de la,, Hermandad de la Virgen de la Esperanza,, En Madrid, también un toro de Vercjua, alternando con "Machaquito"' y "Bombita" le dejó un amargo recuerdo. 
La cornada que le desfiguró el labio, la sufrió en México, al citar con un par de banderillas. Entre las grandes faenas de "El Gallo", hay que recordar en esta época, la ejecutada en Sevilla con un toro de Salas, cuya, muerte brindó a la eximia actriz María Guerrero. Para hacer la faena, pidió una silla y sentado en ella hizo la faena. Cortó las orejas. En 1916 toreó 38 corridas. En 1917,. 44. y en 1918, 10, anunciando su retírada en Madrid, el 10 de octubre. Pero corno el misimo Rafael dijo en una ocasión: "Retírarme, no me he retirado nunca. Es cierta que -me han dado numerosas despedidas  pero yo por mi cuenta aún no me hs despedido". , En 1919 torea 21 corridas.-Y en 1929, cuando "Joselito" muere en Talavera, torea 53. Por cierto que el día 16—infausto , día—le correspondía torear a Rafael en Talavera y cambió con "Joselito", porque éste lo creyó oportuno. ¡Estaba escrito! En 1921 torea 39. Y después los años- 1922, 23, 24 y 25, los pasa en las repúblicas de América, siendo muy difícil seguirle la, pista. Regresa a la patria en 1926 y el empresario Pagés le hace una exclusiva de 34 corridas. El año siguiente interviene en 31.

MATO CUATRO MIL TOROS 

El 28 de septiembre torea en Sevilla las bodas de plata de la alternativa, alternando con él "Chicuelo" y "Gitanillo de Triana". Brindó a Emilio Bomba, que bajó al ruedo y abrazó a Rafael .siendo ambos ovacionados por el público. Cortó Rafael, la oreja. Se marcha de nuevo a América:, a la Argentina y otros países. Hasta 1934 recorre Méjico, Perú, Bolivia, Ecuador, Montevideo y Buenos Aires. Nadie sabe dónde, ni cómo vivió. Regreso a España en 1934 y Pagés, nuevamente le hace una exclusiva. 
Se presenta en Sevilla en abril: Triunfa, corta orejas, causa el delirio de sus admiradores, brinda un toro de Gamero- Cívico a Juan Belmonte con un brindis emotivo recordando a "Joselito", y la faena es inenarrable. En 1935. torca tan sólo 6 corridas, algunas en 1936 y anuncia su  presentación, en. Valencia,cuando estalla el Movimiento de Liberación Nacional. Se queda en Madrid y al terminar la guerra, vuelve a su. Sevilla. Rafael mató en su vida torera, aproximadamente cuatro mil,toros Y su última actuación con traje de luces fue en Valencia, con Belmonte. y Ortega el año 1936

jueves, 23 de mayo de 2013

LAS COSAS DE DON FERNANDO

Fernando Gómez y García  (el Gallo), padre de los diestros  que han ostentado igual apodo, nació en 1849; murió en 1897. Fué un maestro como pocos, un torero notabilísimo y un estoqueador deplorable. Graciosísimo y decidor, 

Toreaba con él en cierta ocasión como sobresaliente, con obligación de matar el último toro, un diestro que luego fué espada de alternativa, el cual, como otros muchos toreros de aquella época, incluso Guerritá, aprendió no pocos secretos del arte junto al señor Fernando. Cuando el mencionado sobresaliente requirió los avíos para despachar a la res que le correspondía, se encaró con el maestro y le preguntó: —Señor Fernando, ¿ empiezo con un cambio ? —No, hijo; con ese arma mía no cambies ni dos pesetas. Tómalo con la derecha y despegadito, que, aún asi, todavía te va a agarrar.. Y le agarró. 
Cuando en 1883 vino a España el padre del último emperador de Alemania, entonces príncipe imperial, Federico ,se celebró en Madrid en su obsequio una corrida en la que tomaron' parte Lagartijo, Currito y el Gallo Mediada la corrida quiso el príncipe ver a los toreros de cerca y pidió que subiesen al palco regio. Cuando estuvieron delante de él los tres espadas, parece que dijo: —¡Starque manncr nnd schonc fest! que traducido del alemán significa: ¡Bravos hombres y hermosa fiesta! Currito, dándoselas de más culto y diplomático que sus compañeros, y creyendo que el príncipe le había ofrecido su casa, le alargó la mano diciéndole muy campechano: —Muchas gracias; en el barrio de , San Bernardo tiene usted la suya. Al bajar del palco, dijo Lagartijo; —Pa estos casos nos hacía falta un intrépete. A lo que objetó el Gallo: —Pero ¿ por qué han de habla todos estos extranjeros en perro, cuando aquí es donde chamuyamos la chipén, y esto lo entiende cuarquiera.

Uno de sus banderilleros había estado fatal pareando y el público le dio un meneo terrible. Cuando el Gallo se dirigía a matar al mismo toro, salió también del estribo el banderillero de marras con el capote, dispuesto a ayudar al señor Fernando, y éste le pregunto—¿A dónde va osté? —A bregar... —Vaya osté ahora mismo a sentarse en el estribo, —¿ Pero por qué ? —¿ No ve osté que se van a mezclar los pitos que le dirigen a osté con los que me van a dar a mí como mataor y esto va a ser un laberinto ? 

En una tertulia a la que él asistía se pasaba el tiempo haciendo acertijos, y al llegarle su turno hizo la siguiente pregunta: —
¿ Sabéis ustedes cuál es el santo que no tiene pies ni cabeza? Nadie daba con la solución, y en virtud de ello, hubo de exclamar el Gallo: —¡ Pues er Santo Oleo! 
Toreando en Talavera de la Reina —-donde murió su hijo, el gran Joselito —había puesto una estocada corta a uno de los toros, y comprendiendo que a poco más que penetrara surtiría el apetecido efecto, requirió el auxilio de su puntillero Juan Antonio Mejia. hombre hábil en tales menesteres; pero busca a Mejía por aquí, busca a Mejia por allá, no aparecía el hombre. Por fin, ya desesperado, y al ver que el público se impacientaba, exclamó el Gallo: —¡ Várgame la Maalena ! ¿ Por dónde andará don Juan Tenorio ? —¿ Para qué, maestro? — le preguntó un peón. —i Pa que matase a-Mejía! 

Un banderillero fué- a pedirle una vez que le diera una corrida y el Gallo prometió complacerle si había ocasión. —Es que yo soy un buen peón, aunque no me esté bien el decirlo, y, además, doy el salto de la garrocha. —Está bien, hombre. ¿Y cuánto quieres tú ganar? —Veinticinco duros, señó Fernando. —No es mucho; pero, mira, es el caso que también ha venido a pedirme- corridas otro buen peón que gana diez y seis y da el salto del tigre.
 Lo que sigue no es del Gallo, pero con él se relaciona. Una vez fué a matar cuatro toros a la isla de San Fernando, complaciendo así a un compadre suyo que se hizo empresario de tal corrida. Era el tal zapatero y pensaba utilizar en su industria las pieles de los cornúpetos una vez curtidas. El señor Fernando le dio gusto a la mano de la espada y pinchó más que un manojo de ortigas. Sobre todo estoqueando al cuarto bicho, se volvió loco, y cuando había herido al animal en todas partes, el zapatero-empresario se puso en pie gritando: —¡ Compare e mi arma! Pare osté la ametrallaora, que no me va a quear libre un peazo ni pa confesioná unos sapatos a los chavales.
LAS COSAS DE DON LUIS

Luis Mazzantini y Eguía nació en 1856; se retiró en -1905; apareció en el estadio del toreo en plena época de Lagartijo y Frascuelo y adquirió de buenas a primeras una enorme popularidad por su tipo arrogante, por su cultura y por las grandes estocadas con que rendía a las reses. Mazzantini alcanzó un auge y una nombre como pocos lidiadores hasta entonces. Deficiente como torero en una época en la que los estilismos "no se llevaban", su audacia, su voluntad y sus estocadas fulminantes lo elevaron a lo más alto de la cucaña taurina. Después de retirado, desempeñó algunos cargos políticos de importancia y falleció en 1926 Además de distinguirse Mazzantini "por sus volapiés", fué célebre por sus •desplantes con el público, alguno de los cuales le proporcionó disgustos y molestias, si bien otros eran bien acogidos por la gracia y desenfado que en ellos había. Toreando una vez en Burgos, y después de dar una estocada, recurrió al descabello con tan mala suerte que llevaba quince o veinte intentos sin acertar. El público, naturalmente, protestaba cada vez más, y Mazzantini, con aquella firmeza que le era característica, se volvió al morir el toro hacia los protestantes y les gritó, disculpándose : —Es que este animal tenía una piedrecita en el testuz. Y se quedó tan fresco. Y nadie lo puso en duda. Plaza de Santander. Un toro grande de Aleas, que no dobla a pesar de media estocada en todo lo alto clavada por Mazzantini. El puntillero (el Jaro), ahonda descaradamente el estoque, cae el cornúpeto, y se arma la de Dios es Cristo. Mazzantini indica por señas que va a castigar el desmán, tira del subordinado, lo lleva a los medios de la plaza, y le zarandea señalando al público, golpeándose el pecho y despidiendo, por último, con un empujón al puntillero.

El público aclama al torero de Elgóibar, que da la vuelta al ruedo. Por la noche, en el Gran Hotel, don Pepe Estrañi hablando con el Jaro. Estrañi. — ; Buena te la ha dado Luis! El Jaro. — ¡ Cá, hombre! ¿ Sabe usté lo que me decía ? Pues esto: " ¡ So pillo, so granuja! ¡Eso se hace antes! ¡¡Muchísimo antes!!" 
Una tarde, en la plaza de Madrid, cierto banderillero de su cuadrilla se portó fatalmente en su trabajo y un espectador gritó al espada: —Don Luis. Despida a ese torero, que es muy malo. Y rápidamente contestó Mazzantini: —Pues mire usted lo que son las cosas. ¡Aún quiere que le aumente el sueldo! 

En esta anécdota tiene "Guerrita" un papel pricipalísimo. Don Luis se encuentra en el mismo Boulevard de San Sebastián con Rafael. Mazzantini regresa de Francia furioso. Le han expulsado de la vecina República después de un motín ocurrido a consecuencia de haberse suspendido una corrida de toros a la española. Don Luis, tremante de indignación ante un corro de amigos inculpa a los franceses: —Ya le dije al Prefecto que aquello fué un ukase digno del Czar. —¡Qué dise osté!—pregunta Guerra asombrado—¿Qué es eso del azahar del saar? —Hombre—contesta don Luis,- un sistema de Rusia. Y continúa hablando elocuentemente, pronunciando un verdadero discurso político. "Guerrita" está hipnotizado, pendiente de sus labios, y en un momento de sinceridad, de admiración fervorosa, exclama: —¡Ay don Luis! ¡Si osté que tan bien los mata, supiera mata los toros como jablá!...

miércoles, 22 de mayo de 2013

EL MARINO


Francisco Palomares del Pino, Llamado El “Marino”nació en Sevilla en 1874. Capitán de corbeta, torero, coleccionista, poeta, humorista, autor teatral, voluntario en la Guerra Europea de 1914(Medalla Militar en Verdún, Legión de Honor en Iprés), Hijo del Fundador en Sevilla de la Iglesia Española Reformada Episcopal, fue uno de los tipos más humanos y populares de su tiempo. Los sevillanos y su alcalde Conde de Halcón, los malagueños, los madrileños, Lerroux, Azaña, Alfonso XIII y gentes de todos sus puertos que tocó su corbeta, gozaron con el ingenio de este andaluz desbordante. “Toda mi fortuna me la he gastado en reírme” confeso a E.Zamacois.
Pero no tratamos de un superficial; por Real Orden del 17-XII-1922, le fue concedida la Cruz de Beneficencia y fundó en Sevilla el periódico “El País”del Partido Republicano Federal. Su talante liberal y el éxito de sus diecinueve obras teatrales (quedan 6 inéditas) llevaron al teatro sevillano del Duque al mismo Rey para asistir al estreno de Sangre Española, “zarzuela en homenaje al ejercito que ha luchado en África”. El monarca lo llamo al palco: “Y tras este triunfo como autor, ¿Qué va a hacer? Palomares respondió: “Yo, por ahora, pensaba hacerme un traje en El Águila”. Cuenta Risquel (“Dígame”) que Alfonso XIII rió la respuesta y…se sorprendió cuando el dramaturgo se llevo su chistera por error. Una vez devuelta, recibió el regio regalo de una pitillera de plata. Palomares persistió en un republicanismo respetuoso.
En Septiembre de 1912, “el valiente Palomares- que debuta en Vista Alegre después de cruzar los mares” 
(que cantaban los sevillanos que a Madrid se trasladaron para verlo), de manos de Corchaito, tomó la alternativa, y el 5 de Julio de 1914, en cartel con Lagartijo Chico y también Corchaito, torea la primera corrida nocturna inaugurando “la magnifica iluminación eléctrica” en la Plaza de la Maestranza sevillana. Como el riesgo del marino y del torero eran una pieza con su sentido del humor, Palomares mismo hizo la crónica de su alternativa con unos versos que recrean la “Canción del pirata” de Espronceda: Ello fue en “A, C y T, revista mundial de primera necesidad” que era la delicia de la Sevilla de comienzos de siglo y que él fundó.
El periodista Núñez de Herrera- “Estampas de Sevilla”-, describe la casa de Palomares en la calle Castellar como un mundo increíble en el que el señorío del arte se alía con la sorpresa del esperpento y el humor. Antiguas armas, mosaicos romanos, yolas, patines de flotación, condecoraciones y diplomas, un pendón del Santo Oficio, sellos y grillos carcelarios de la Inquisición, pergaminos, ediciones curiosas, un tomo de la primera edición de “Las siete partidas”, tablas del siglo XVI, motores extraños… Y él, en la puerta, con su sombrero de ala ancha diciendo:- ¡Pasa hermano, estás en tu casa! Desde esta casa se llegaba al despacho del alcalde Halcón: “Vengo a que me diga usía si, entre los guardias al servicio de usía, hay alguno que quiera suicidarse”. El Conde conocía a “El Marino”: ¿Qué diablura nueva se te ha ocurrido Palomares? “Necesito un guardia cansado de la vida por cobrar esa miseria que les damos. He inventado un aparato para volar, quiero un piloto que lo ensaye”. Aquel pretendido invento, descrito por él como basado en el vuelo de las aves volátiles, no del “Ave María, que solo reza”, jamás existió, sino para alegría de los amigos, Se llamó el “micoplano”. Pero el empeño más bello de su vida fue la “Escuela Náutica Flotante, de su barco “Príncipe de Asturias” que él compró y consiguió fuera realmente tal escuela de singladuras famosas, con tripulantes y alumnos perfectamente disciplinados que el capitán Palomares preparó en Náutica. Enfermo, arruinado y empecinado en su risa, “El Marino” terminó su vida en 1941.
Trascrito de la Enciclopedia de Andalucia.
Canción del pirata


Con un matador por banda,
viento en popa y a dos velas,
El circo de las Plazuelas
Cruza Frasquito juncal.
man
Allá en Sevilla el Marino,
Y a jugársela vino
Sin percibir un real.

El sol en el cielo brilla,
Y el populacho contento
En la plaza toma asiento
Con gracia

"Sosiega corazón mio,
sin temor,
que no hay bicho de trapío,
sea Coruche, o sea Braganza,
que me estampillen la panza
como yo le de al motor"

He hecho
Bajo el techo del ingles;
Pero a partir de este instante,
Veré a Moquera anhelante,
De rodillas y a mis pies.

Es mi estoque mi tesoro,
Más si me da por pinchar...
!Me va a durar más un toro
que un abrigo de astracán!

Quedó en la arena hecho cisco,
Francisco;
Después de cruzar los mares,
Palomares,
!Que tan vario es el destino,
Del Marino!


Como la copa de un Pino,
criado en Torrelodones,
Ya no tiene los... riñones,
Palomares el Marino.

Francisco Palomares del Pino.

SALVADOR FREG CASTRO.
Matador de toros mexicano, nacido en la Ciudad de México el 7 de abril de 1897. Miembro de una importante saga mexicana de toreros, era hermano del también matador de toros Luis Freg Castro y del malogrado novillero Miguel Freg Castro. Además, fue tío del modesto espada Ricardo Romero Freg, cuyo apellido dio nombre a un vistoso lance de capa de su invención, la fregolina, muy practicado en el toreo mejicano.
Sus orígenes familiares determinaron su poderosa vocación taurina, presente en sus gustos y aficiones desde que era un niño de corta edad, y en sus orientaciones profesionales desde que tuvo las primeras oportunidades de ponerse delante de algún becerro. Tras foguearse en las tientas y capeas populares que tenían lugar en su entorno, a los dieciséis años de edad consiguió enfundarse por vez primera un traje de luces. Tuvo lugar este debut en la plaza de toros de Tacuba, el día 23 de noviembre de 1913, y a partir de entonces el joven Salvador Freg Castro se propuso concluir cuanto antes su etapa de aprendizaje novilleril para intentar triunfar en España, como ya había hecho su hermano Luis..
Sin embargo, aún habrían de transcurrir cinco largas temporadas de actuaciones limitadas a su ámbito geográfico, pues no consiguió pisar la arena española hasta el primer día de septiembre de 1918, fecha en la que fue anunciado en los carteles de la plaza de toros de Madrid, en compañía de los jóvenes novilleros García Reyes, "Carnicerito" y Ernesto Pastor. Logró, después, firmar otros ajustes en suelo hispano, y en la campaña de 1921, tras haber tomado parte en cuatro festejos de novillos, compareció en el coliseo taurino de la Ciudad Condal, dispuesto a tomar la alternativa que había de otorgarle su propio hermano Luis, que hacía las veces de padrino. Así pues, en presencia del matador sevillano José García Rodríguez ("Alcalareño"), que comparecía en calidad de testigo, Luis Freg Castro cedió al toricantano Salvador los trastos con los que había de muletear y estoquear a un morlaco criado en las dehesas de don Andrés Sánchez y Sánchez, que atendía a la voz de Orejón.
A pesar de esta consagración en España como doctor en Tauromaquia, no consiguió Salvador Freg Castro gozar en su país de la misma fama y reconocimiento otorgados a su hermano Luis. A su retorno a México, durante el invierno de 1921/22, tan sólo se le ofrecieron tres contratos, por lo que decidió regresar a España en la campaña siguiente. Pero llegó a suelo europeo cuando la temporada ya estaba bastante avanzada, por lo que sólo consiguió una ajuste en la localidad cordobesa de Bélmez. Sin embargo, una repentina e inoportuna enfermedad le impidió vestirse de luces en dicha plaza, por lo que, abatido, optó por retirarse a su México natal, en donde su trayectoria taurina tuvo un discreto e inmediato fin.

FRANCISCO POSADA CARNERERO "FRANCISCO POSADA" o "CURRO POSADA"


Matador de toros español, nacido en Sevilla el 10 de marzo de 1893, y muerto en su ciudad natal en el mes de mayo de 1921. Era hermano de , Antonio y Faustino Posada Carnerero.
Apenas contaba nueve años de edad cuando se le presentó la ocasión de matar una becerrada en la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda. Corría, a la sazón, el día 2 de mayo de 1902, fecha en la que el todavía niño Francisco Posada Carnerero hizo ver a la afición sanluqueña que se hallaba ante una gran figura del toreo en ciernes. A raíz de este prometedor comienzo, siguió curtiéndose bravamente en el duro aprendizaje del oficio, preparación que le llevó a tierras mejicanas durante las campañas de 1910 y 1911. Allí completó su formación torera, por lo que decidió regresar a España y mostrar ante sus paisanos los adelantos que había logrado en su técnica y en su hacer artístico.
En efecto, a partir de 1912 comenzó a recibir un buen número de contratos procedentes de las principales plazas del país, entre las que resulta obligado destacar las de Bilbao, Barcelona y San Sebastián, donde Francisco Posada cosechó grandes éxitos y ganó fama de torero valiente y eficaz en el manejo de la espada. Así las cosas, los ruidosos rumores que estos triunfos iban levantando a su favor le condujeron a la mismísima plaza de toros de Madrid, para que un 26 de mayo de 1913 hiciera su primer paseíllo ante la principal afición del mundo. Aquella tarde (en la que, en compañía del genial sevillano Juan Belmonte García, se enfrentó con un encierro procedente de las dehesas de Santa Coloma), el joven Francisco Posada no defraudó las expectativas del público de la Villa y Corte, a pesar de que anduvo especialmente desafortunado en la lidia de uno de los novillos de su lote. Pero poco días después (concretamente, el 10 de abril de aquella misma campaña de 1913), volvió a vestirse de luces en la capital de España, donde confirmó que se trataba de una de las promesas más sólidas del momento.


La empresa de Madrid gustaba de repetir ese cartel en el que alternaban los jóvenes sevillanos Posada y Belmonte, por lo que el día 12 de junio de la referida temporada de 1913 ambos novilleros volvieron a hacer el paseíllo en la arena madrileña. En aquella ocasión resultó herido el que luego sería unánimemente reconocido como "El Pasmo de Triana", accidente que obligó a Francisco Posada a despachar en solitario todo el encierro de novillos; y era tal la soltura que ya había adquirido en el Arte de Cúchares, que salió muy airoso de tan difícil trance, habiendo escuchado constantes ovaciones durante la lidia de todas las reses. De ahí que, un mes más tarde, ya estuviera en condiciones de pasar al escalafón de los matadores de toros.
En efecto, el día 13 de julio de aquel año preñado de grandes acontecimientos en su andadura torera compareció el animoso Francisco Posada ante la bulliciosa afición de Pamplona, para tomar la alternativa que había de otorgarle su padrino y paisano, el afamado coletudo Antonio Fuentes y Zurita; el cual le cedió los trastos con los que había de dar lidia y muerte a estoque a un toro que atendía a la voz de Receloso, marcado con el hierro del duque de Tovar. Ya en la campaña siguiente, el día 12 de abril de 1914 confirmó en la plaza de toros de Madrid este doctorado, frente a un encierro procedente de la ganadería de don Eduardo Olea.


Una vez doctorado, emprendió una briosa andadura torera que se tradujo en cuarenta y nueve ajustes cumplidos durante la temporada de 1915, año en el que resultó herido en Madrid el día 15 de mayo, cuando alternaba con el madrileño Vicente Pastor y Durán y con el sevillano José Gómez Ortega ("Joselito" o "Gallito"). La talla de los matadores con los que formaba cartel Francisco Posada Carnerero ofrece una buena muestra de las cotas que alcanzó su toreo, que por aquellos años podía competir con el de las primeras figuras del escalafón.
Pero a finales de 1917 resultó afectado por una cruel enajenación mental que interrumpió bruscamente su carrera y obligó a ingresarlo en un sanatorio mental, del que salió al año siguiente creyendo que se hallaba totalmente recuperado. Volvió, incluso, a vestirse de luces, a veces en ocasiones tan señaladas como la de la tarde del día 6 de junio de 1918, cuando se inauguró la plaza de toros Monumental de Sevilla, con un cartel en el que también se anunciaban el diestro sestaotarra Diego Mazquiarán Torróntegui ("Fortuna") y el ya mencionado José Gómez Ortega ("Joselito" o "Gallito"). Sin embargo, en 1921 experimentó una brusca recaída que, por el mes de mayo, acabó con su corta existencia.

LA LOCURA DE POSADA

"Hace ya algún tiempo que los amigos y la familia de este torero notaban algunos extravíos en su razón. Delirios de grandezas unido a supuestas postergaciones y una continua monomanía persecutoria dieron al traste con la razón del torero Sevillano Últimamente a modo de interviú, publicó un diario cosas puestas en  boca de Posada, que sólo se comprendían pudieran decirse no teniendo cabal el juicio. A fin de que pueda encontrar alivio en su dolencia ha sido recluido en el manicomio de Carabanchel, valiéndose de engaños los amigos para conseguir tal objeto. Emparejó muy bien con Belmonte haciendo destacar su trabajo junto al del Trianero, y fue lástima siguiera otros derroteros que los que tenía que atender dedicándose más bien a hacer una labor por las afueras que en  la plaza, donde realmente es el sitio para triunfar y subir. Creemos y deseamos de todas veras recobre la razón perdida el buen torero sevillano que tan fácilmente puede llegar a ser una delas primeras figuras.”

LA LIDIA  26/11/1917
LA GESTA DE MORENO ALCALA
Lo fue con toda justicia las que realizó el matador Antonio Moreno (Moreno de Alcalá), que se anunció de golpe y porrazo con seis toros de don Eduardo I Miura, el día (04-08-1907); un «valiente de verdad», dijo la Prensa al día siguiente, pues él solo, como espada, en la plaza de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Este suceso tenía el antecedente de Luis Mazzantini, pero no ha tenido consecuente en los anales de dicha plaza. Joselito se encerró también decenas de veces con seis toros. Don Eduardo I Miura llamó a su casa al Moreno de Alcalá para felicitarle de antemano y permitirle -¡caso insólito!- que fuera al “Cuarto” o a “Zahariche” a escoger los toros que más le gustasen. El torero renunció el favor y el honor. Que escogiera el ganadero los que él quisiera, como era norma de la casa.
En Sevilla se habló mucho de aquella prueba tan dura a que quiso someter el Moreno de Alcalá a su proverbial valentía. Al cabo de los años la prueba servióle para bien poco. Y la valentía igual. El Moreno de Alcalá cogió los tiempos en que el toreo empezó a ser algo más que una lucha heroica con los toros. El toreo basado en las facultades de las piernas comenzó a dejar paso al toreo con las muñecas y lejos de continuar siendo defensivo se convirtió en justeza, en proximidad y dominio en terrenos cada vez más reducidos. Esta nueva concepción de la lidia de reses bravas acabó con todos los que no fueron capaces de ajustarse a ella. Pero hay un hecho: es común que los aficionados se olviden muy pronto, inexplicablemente, de algunas proezas… si acaso no originan desgracias. Pero, sobre todo, si sólo se realiza una proeza aislada, sin continuidad.
La corrida se dio como estaba previsto, saturada de emociones y de sustos. Dicen las crónicas que entre los tres toros primeros cogieron al Moreno de Alcalá dieciséis veces, dejándolo en lamentables condiciones, pero no sin arrestos para ir a los toros después de cada percance, como si nada hubiera ocurrido. Después de las volteretas, el de Alcalá se ponía más cerca y se comportaba más valiente. Por lo visto se sabía la lección -¡terrible lección!- que circulaba por aquellos días en el mundo del toreo, que la única manera de ganarle la pelea a los toros de Miura era mostrarse más valiente que ellos. Esta teoría también la sostuvo Juan Belmonte, con formidable éxito.

Cuando tocaron a matar al cuarto toro, Moreno de Alcalá cogió la espada y la muleta y se fue sin vacilación al encuentro del enemigo. Por el camino se cruzó con uno de sus banderilleros. Este le miró asombrado. Al llegar el rehiletero a la barrera comentó con otros compañeros: Ese torero es el más valiente que ha «parió» madre. Va para el toro canturreando una malagueña. El Moreno de Alcalá mató los seis toros de Miura y se volvió a su pueblo justamente como si no hubiera hecho nada... ¡¡NADA... !! Ahora, en cambio, que estamos en otra época muy distinta y que se tiene de las cosas del toreo un concepto completamente distinto también, matar seis toros de Miuras tal vez representara algo... ¡Si ya los representaba el matador!
FRANCISCO GUTIERREZ "SERRANITO DE CORDOBA"

Torero cordobés, nacido en Córdoba el 10 de enero de 1886, era hijo del capataz de la finca “Hacienda de San Rafael”, propiedad de Rafael González Madrid "Machaquito". Fue un torero modesto que empezó su carrera en la plaza de los Tejares llevándolo “Machaquito”como sobresaliente a Pozoblanco el 20 de junio de 1913 cediéndole el maestro la muerte de uno de los cuatro toros que lidió. Se presenta en Madrid el 31 de agosto de 1913 alternando con José Muñagorri y Matías Lara “Larita”, con novillos de Esteban Hernández. No fue un torero que actuara en muchas novillas, sólo participó en una el año de su alternativa, siendo otorgada ésta en Córdoba el 25 de julio de 1921 por José Flores González "Camará", con toros de Andrés Sánchez Coquilla y como testigo Francisco Ferrer “Pastoret”.
Con el doctorado no llegó a arribar, “Serranito”se ve obligado a renunciar a su nombramiento al aceptar únicamente contratos en modestas novilladas. Al observar que la profesión de toreo no le resolvía su vivir, entró a forma parte como operario de la Telefónica. Sin embargo, ocho años más tarde, el día 25 de julio de 1929, fue contratado “Serranito”en una corrida mixta en el coso cordobés de los “Tejares”. Actuaban como compañeros el matador Pedro Castro “Negro Facultades”y como novillero “Parejito”. “El Negro” fue herido de gravedad recibiendo una cogida en el muslo izquierdo. Unos días después de la fatídica corrida se le produjo gangrena en la pierna, lo que tuvo como consecuencia la amputación de la misma en el Hospital de los Agudos por los doctores José Altolaguirre y Jacinto Navas González, y que le condujo al abandono de la profesión cuando contaba con 43 años.
Posteriormente, durante la Guerra Civil, murió al ser alcanzado por la metralla de una bomba de aviación en una calle de Córdoba, cuando iba con una caballería en la modesta profesión de aguador, hecho ocurrido el 20 de agosto de 1936.
ANGEL CELDRAN CARRATALÁ "ANGEL CARRATALÁ"

El horroroso percance sufrido por este desventurado diestro en la plaza de toros de Inca tuvo un fatal desenlace. i Pobre Ángel! Era un predestinado. Aún no curado de aquella tremenda cornada que un toraco de Palha le infringiera toreando en Logroño la tarde del 23 de Septiembre del pasado año cae vencido en una plaza casi innominada. Carratalá tenía el presentimiento de que un toro había de acabar con él. Y sin embargo, a pesar de que su cuerpo enfermo no tenía resistencia para resistir la dura brega, Ángel toreaba, y seguía arrimándose a los toros, más que nunca. 
Los que desconocían detalles de su intimidad le censuraban que saliese a los ruedos en aquel lamentable estado de penuria física en que se hallaba;  el resto sabía del drama que Ángel representaba en la vida le compadecían y se asombrában de que su espíritu le diera fuerzas para librar aquellas rudas batallas. Carratalá, contra lo que algunos creían, no era rico. 
Toreaba para vivir. Aquella cornada de Logroño consumió todos sus ahorros y le ponía en el duro trance de desafiar nuevamente a la muerte sin tener dominado su vida por completo... La noticia de su muerte llenao de pesar a muchos que se honraron con la amistad dé este torero, porque Carratalá se hacía querer de quienes lo trataban. Hombre de esmerada educación, modesto, afabilísimo, se había granjeado innumerables simpatías. Era un torero muy notable, a quien la desgracia no dejó alcanzar el puesto que merecía su valor y su buen arte. 
En Barcelona tenía muchas simpatías, pues alli hizo faenas notabilísimas que le catalogaron como buen artista. Hizo su presentación en Madrid el día 14 de Mayo de 1927, logrando un éxito definitivo, y cortando la oreja del toro de su presentación. El 18 de Abril del mismo año debutó en Barcelona  alternando con: Paco Perlacia y Francisco Mestres en la lidia de seis toros de D. José Bueno. Causó excelente impresión y desde entonces quedó consagrado como uno de los novilleros favoritos de este público. 

El año  de su muerte pensaba doctorarse en Alicante. Ángel Celdrán Carratalá había nacido en Alcoy y contaba 27 años de edad. Estaba casado con una señorita alicantina y dejó en la horfandad una criaturita que contaba escasamente un año de edad. 

COMO OCURRIÓ LA TRAGEDIA
 En el segundo de los novillos de D. Lorenzo Rodríguez (Salamanca), por ceñirse tanto al dar el tercer lance es enganchado por el vientre y corneado horriblemente este desgraciado diestro. La cogida es tan emocionante que al salir el quinto toro corre la noticia de que ha muerto y el presidente ordena la suspensión de la corrida con aprobación del público, en cuyo momento se le administran los últimos sacramentos con un silencio sepulcral después de volver el toro al corral. Pasado un momento de angustia en que el diestro reacciona del colapso sufrido continúa la corrida que ya no ofrece interés ninguno. El cuerno que le entró en la región hipogástrica perforó por cuatro puntos la masa intestinal, el Doctor Abrines que le operó en la enfermería durante un par de horas confíaba en salvarle si no sobreviene la peritonitis. La corrida que empezó superiormente porque en los quites del primero rivalizaron los tres matadores y Melchor Delmonte, después de colocar dos estupendísimos pares de las cortas al quiebro lo mató de un gran volapié, después de una faena colosal (ovación y oreja). En los tres restantes, a pesar del pánico que infundieron los de Mangas que fueron grandes, duros, de mal estilo y gran poder estuvo muy valiente cosechando continuas ovaciones. Lagartito II. En su primero que buscaba, estuvo breve y en su segundo se encoraginó y después de hacerle una buena faena lo tumbó de una gran estocada (ovación). Incansable y oportunísimo Civil secundado por Curro Prieto y Marino. De los montados pegaron fuerte Hiena, Sierra y Traginerito. La entrada un lleno. 

SÁNCHEZ BEATO EN LA ENFERMERÍA 

Trasladado rápidamente a la enfermería el pobre Carratalá fué reconocido por los doctores don José Abrines y don Antonio Moner, quienes desde el primer momento diagnosticaron la gravedad de la lesión no recatando su impresión pesimista. Como los temores de un rápido desenlace se acentuaban por momentos se extremaunció al herido, estando presentes en la enfermería todos los toreros que no podían contener la emoción que les embargaba. 

A media noche, Carratalá reaccionó algo, pidiendo se le administrase la comunión a lo que accedió. Carranza y Traginerito que formaban la cuadrilla de Ángel no se separaban un momento de su lado; también Lagartito y Delmonte, diestros con quienes actuaba Carratalá permanecieron cerca del herido. EL LUNES El lunes a media tarde se agravó el diestro Carratalá por habérsele declarado la peritonitis. Con este motivo se trasladaron a Inca los médicos del Montepío de Toreros para practicar una nueva intervención quirúrgica al torero. Poco después de las cinco visitaban al diestro el doctor D. Onofre Juaneda acompañado de los doctores don José Abrines y don Antonio Moner. 
Se ha efectuado un detenido reconocimiento apreciando que se había declarado la peritonitis con caracteres verdaderamente alarmantes y terribles dolores. El doctor Juaneda y sus colegas calificaron de desesperado el estado del diestro y resolvieron practicar inmediatamente una nueva operación. Para filo vino a Palma el doctor Abrines recibiendo aquí el instrumental necesario y marchando de nuevo a Inca para poder proceder a la operación sin que faltara detalle. i Inútil empeño este de la ciencia en salvar la vida de Carratalá que se iba consumiendo por momentos! El pobre Ángel, tras dolorosa agonía fallecía a las 10 y media de la mañana del martes, rodeado de su esposa, su padre y el doctor Serra, que acompañando a éstos v por si sus servicios aún llegaban a ser útiles se había trasladado desde Valencia, haciendo el viaje en un avión que el "Club Carratalá" de Alicante puso a su servicio.
 La noticia del fallecimiento causó en toda la Isla hondísima impresión. De toda España llegaban despachos interesándose por la suerte del herido y las oficinas se vieron invadidas por amigos y admiradores del infortunado diestro. 

UN TELEGRAMA DE LOS COMPAÑEROS DE CARRATALA 

El apoderado de toreros Sr. Pérez Toledo,recibio  el siguiente telegrama; "Después noche desesperada, entre cuadro desgarrador, fatalmente, dejó existir, a las diez y cuarto, nuestro buen amigo, querido compañero Carratalá, abatiéndonos profundamente triste desenlace. La familia está presente. Delmonte, Lagartito //". 

EL CADÁVER SERA TRASLADADO A ALICANTE 

Se hacen gestiones para que el cadáver del malogrado torero alicantino sea trasladado a su tierra natal, para lo cual  han ofrecido su apoyo numerosos amigos del diestro fallecido.

lunes, 20 de mayo de 2013

ENRIQUE TORRES HERRERO
Enrique Torres Aunque nacido en Valencia,el 8 de mayo de 1908, en 1923 se traslada a vivir junto con sus padres a Sevilla, y allí es donde se impregna del ambiente taurino que lo embruja y empuja a dedicarse a esta profesión , y como novillero gozó de gran cartel en el primer lustro de los años 20 en competencia con su paisano Vicente Barrera. Torres tomó la alternativa en Valencia, el 1 de octubre de 1927, de manos de Juan Belmonte, con Victoriano Roger «Valencia II» como testigo.
Así toreaba a la verónica Enrique Torres, uno de los artistas más grandes que dió Valencia

El toro del doctorado se llamó «Marismeño» y procedía de la ganadería del marqués de Guadalest. Recién doctorado se fué a México, y el 4 de noviembre de 1927 logró un triunfo que aún recuerdan los viejos aficionados, en la hoy desaparecida plaza «El Toreo». 

Fue uno de los muchos toreros de segunda fila que empuñaron las armas por defender la causa republicana. Alcanzó durante la guerra el grado de Teniente en la Comandancia Regional de Milicias de Valencia.Después de la guerra civil española volvió a México, donde radicó desde entonces, en Tlalnepantla, suburbio de esta capital. Enrique Torres ha sido uno de los toreros más grandes que ha dado Valencia. Artista de gran calidad excepcional en el toreo de capa, cuyo temple enloquecía a los públicos, pues toreaba con un gusto y una parsimonia impresionantes.



Valencia se enamoró de su torero,
al que muchos vieron en su momento como el gran sucesor de Manolo Granero, el diestro más importante que ha dado la ciudad del Turia, cuya carrera quedó truncada por culpa del toro «Pócapena». Ha sido uno de los toreros mas grandes que ha dado Valencia. Artista de una gran calidad, excepcional en el toreo de capa, cuyo temple enloquecía a los públicos, sobre todo los mexicanos. Toreaba con un gusto y una parsimonia impresionantes. Enrique Torres Herrero falleció el 25 de Diciembre de 1980 en Mexico, víctima de un infarto de miocardio, y a fue inhumado en el panteón español.

domingo, 19 de mayo de 2013

FRANCISCO SANCHEZ POVEDANO "FRASCUELO"


Frascuelo había nacido en Churriana de, la Vega (Granada) el 4 de Octubre de 1843,cuando murió contaba con ochenta y un años, aunque algunos familiares aseguraban que el finado había cumplido los ochenta y cinco.Las biografías consultadas, así como las referentes a su, hermano Salvador, coinciden en que éste vino al mundo el 21 de Diciembre dé 1844, y sabido es que su hermano mayor naciera un año y unos meses antes.
Paco Frascuelo comenzó a asistir a las capeas a los catorce años, y cuatro años después toreaba a las órdenes de Cuchares, y luego a las de Cayetano Sanz. banderillero de número no lo fue hasta que formó en la cuadrilla de su hermano, al tomar, éste la alternativa en el 1867. Dos años mas tarde marchó a Montevideo como media espada, para auxiliar al matador de toros catalán Peroy; sufrió éste un percance, y Paco, Frascuelo actuó, solo, en cuatro Corridas, que le sirvieron para cimentar su fama de estoqueador seguro y habilidoso. Dé Montevideo pasó a Lima, contratado para 12 corridas en 65.000 pesetas libres, cantidad fantástica en aquellos tiempos. Y allí en Lima, donde su fama fue enorme, demostró el pundonoroso torero que acaba de fallecer, cuál, era su amor a España, y a lo que estaba decidido con tal de que ese amor no fuese por nadie puesto en entredicho.
El Perú sostenía entonces contra España una guerra, que puso de relieve el valor de los españoles y su heroicidad en el Callao, que inmortalizó el nombre de Méndez Ñúñez. El Gobierno de Lima, para allegar recursos con que atender a los grandes gastos que la guerra le ocasionaba, acudió, como sucede en todas partes,,a exigir contribuciones, a inventar nuevos tributos y hasta a, disponer funciones y espectáculos públicos con el fin de destinar sus productos a aquel objeto. Allá, como aquí, hay.algunos que hablan contra las corridas de, toros, poniendo el grito en el cielo; pero cuando se necesita socorrer a los desvalidos y no hay fondos, en lo primero que se piensa es en celebrar corridas de toros para sacar dinero suficiente a cubrir aquellas urgentes atenciones.
Se ordenó, pues,en Lima, una gran corrida de toros extraordinaria, y para tomar parte en ella se contó con el matador Francisco Sánchez. Inútil,fue que se hiciera presente que su carácter de extranjero le libraba de compromisos nacionales. No se le oyó. cuando expuso que él era. español y no podía, sin menoscabo de su honra, contribuír de manera alguna a favorecer intereses que a su nación perjudicaban. . Y con graves amenazas se le hizo con- sentir que su nombre figurase en el cartel de aquella fiesta. Temía Sánchez, más que a las autoridades, a las iras del populacho,sobreexcitado por la pasión pólítica, y preveía que las simpatías que toreando se había conquistado, se iban a trocar en furiosos arrébatos contra su persona. Por otro lado, sin cónsul ni representante alguno español que apoyase sus protestas, ¿a quién acudir? Consintió, pues. Llega la hora de la corrida; inmenso gentío llena las localidades dé la plaza; acuden las autoridades momentos antes,y, se enteran dé que la cuadrilla -está presente, esperando la señal para salir al redondel, pero que el jefe de la misma, el matador Sánchez, no aparece. Le buscan varios emisarios y no le en cuentran.
Ordena el presidente que sí es hallado se le conduzca entre,bayonetas; corre la voz de que se ha ido al puerto; se dirigen allí en su persecución los más exaltados, y cuando llagan a la playa ven sobre la cubierta del vapor inglés Paytá al joven Sánchez diciendo adiós con el pañuelo. Un verdadero español no podía obrar da otro modo. Llegó felizmente a Panamá, y desde alli en él vapor Emperatriz, arribo a Saint- Nazairé, desde donde se dirigió a Madrid, diciendo que si no hubiese encontrado pasaje en el puerto, y si tampoco le hubiese servido de excusa fingirse enfermo, estaba resuelto a dejarse coger por el primer toro que saliese al circo antes que desplegar. ,el capote trabajando en favor de los contrarios de España. Pasaron cuatro años, durante los cuales trabajó como banderillero, alternando con Pablo, el Cuco y Armilla, y en 1875 fue contratado de nuevo como matador para Montevideo.

Habiendo regresado definitivamente a España, tomó la alternativa de matador en la plaza de Madrid, el día 14 de Octubre de 1877. Desde entonces alternó con todos los principales espadas en las plazas del Reino, esmerándose cada vez más en agradar al público. Era una especialidad en los galleos; toreaba bien de capa y no manejaba mal la maleta. A poco de morir Salvador, abandonó Paco Frascuelo la profesión, estableciendo una escuela taurina en Madrid. Moderno, circo famoso donde perfeccionaron su arte, entre otros espadas de renombre, él gran Gaona y Chiquito de Begoña. Este, que después de pasar unos años en América, acaba de regresar a España, no se olvidó del maestro querido, y frecuentemente acudía a saludarle,, interesándose vivamente estos "días por el curso de la dolencia que acabó con Frascuelo. Falleció el 16 de Diciembre de 1924 en su casa.
Academia taurina de Paco Frascuelo,1912 practicando el salto de la garrocha con el carretón.
Academia taurina de Paco Frascuelo,1912,Paco "Frascuelo" moviendo el toro de mimbre para que un reportero de "Mundo gráfico" pusiera un par de banderillas.
Academia taurina de Paco Frascuelo,1912.Paco "Frascuelo", "Chiquito de Begoña" y los discípulos de la Academia taurina.
Academia taurina de Paco Frascuelo,1912.Lidia de uno de los becerros de la ganadería del Sr. Llórente en el coto que tenia éste sr. en el término de Barajas."Chiquito de Begoña" dando lecciones prácticas á los discípulos de la Academia taurina de Paco "Frascuelo".

sábado, 18 de mayo de 2013

FELIX COLOMO DIAZ
El matador de toros Félix Colomo Díaz, única figura de su época que se confesó partidario de la Segunda República y que como tal fue proscrito después por la Dictadura, que le consideró torero 'rebelde', falleció en Madrid a los 88 años de muerte natural. Colomo había nacido en Navalcarnero (Madrid), desde muy joven ejerció diversos oficios y se puso delante de un astado por primera vez en una becerrada y vistió su primer traje de luces para actuar como sobresaliente en Ocaña (Toledo), el 10 de agosto de 1931. Todavía en sus principios novilleriles, en 1932, alcanza dos sonados triunfos en la madrileña plaza de Tetuán de las Victorias. Un año después hace su presentación en Madrid, el 15 de junio, con tanto éxito (cuatro orejas) que la empresa monta un festejo tres días después exclusivamente para que toree Colomo y resulta herido de carácter muy grave. Esa cornada del 18 de junio de 1933 fue la primera de un rosario de percances que iban a marcar su carrera. Al año siguiente, el 25 de marzo, tomó la alternativa en la plaza de Aranjuez de manos de Victoriano de la Serna y con Luis Gómez El Estudiante de testigo. Su primera temporada de matador de toros se interrumpe otra vez por una grave lesión, el 26 de agosto en Bilbao, cuando llevaba toreadas 14 corridas. A raíz de esta última se llegó a decir incluso que Colomo dejaba la profesión, pero vuelve en 1935 y en su confirmación en Madrid fue apadrinado por Rafael El Gallo y en presencia de Rafael Vega de los Reyes Gitanillo de Triana. Aquel invierno de 1935 hace campaña en ruedos de Lima y de Venezuela con buen resultado, pero a su regreso la guerra civil en España le retira prácticamente de la circulación, como a la mayoría de los toreros que como él residieron en la zona republicana.
Al terminar la contienda pasó dos años en la cárcel 'acusado de rebelión o algo así', como recordaba él mismo. Por fin pudo reaparecer en 1942. No toreó en 1943, y sumó cuatro en 1944, sólo toreó una tarde en 1945, y no volvió a actuar, no lo contrataron, en 1946. Hizo su último paseíllo el 14 de septiembre de 1947 en la madrileña plaza de Carabanchel. Retirado definitivamente de los ruedos probó suerte en el negocio de la hostelería y de su mano surgieron dos restaurantes de gran prestigio en Madrid: Las Cuevas de Luis Candelas y La Posada de la Villa.