martes, 5 de agosto de 2014

JOSE GARCIA RODRIGUEZ "ALCALAREÑO"


Con fecha 16 de mayo de 1909 se dio, en Sevilla una novillada en. la que se lidiaron séis toros de Pérez de la Concha, y actuaron como :Matadores Antonio Pazos, Juan Cecilio, Punteret, y José García Alcalareño, y este último fue cogido por el sexto astado, y sufrió dos cornadas tan -graves -,una en el cuello y otra en el muslo izquierdo—, que no pudo volver a vestir el traje de luces hasta ..el año 1912. Después de aquel percance tan serio otro cual.quiera habría meditado antes de volver a las anotadas; pero el Alcalareño era de los que transmutan los valores morales en virtud física, como si el desdén por el peligro y el dolor provinieran del'sexo, según afirma el vulgo en la garrulería pintoresca de su vocabulario. Se apodó Alcalareño por ser natural de Alcalá de Guadaira (Sevilla), donde vino al mundo el 14 de mayo de 1891; abandonó las labores del campo para lanzarse a las capeas de los pueblos; en. virtud de las recomendaciones que se procura, sube a Madrid, y consigue torear en la desaparecida Plaza de Tetuán de las Victorias, alternando con Gregorio Garrido en la lidia formal de cuatro novillos colmenareños, con fecha 13 de septiembre de 1908, a continuación de una becerrada de los curiales; no sale por entonces de la oscuridad, y ya hemos visto lo que le ocurrió en Sevilla en el año siguiente. 

Al reanudar sus actividades en 1912 toreó pocas veces, pero llamó la atención en algunas ocasiones al final de la temporada, y su nombradía empezó con el triunfo obtenido el día 13 de abril de 1913 en la Plaza carabanchelera de Vista Alegre, al estoquear ganado de Cobaleda con Machaquito de Sevilla y Regaterin Chico. Repitió en la misma Plaza el día 20, esta vez con Revertito y Pastaret y ganado de Olea, y el ruido que allí produjo hizo que fuera contratado para hacer su presentación en Madrid, debut que se verificó el día 2 de mayo siguiente, alternando con Limeño y Saleri II en la lidia de seis reses de García de la Lama. Causó gran decepción, pues no hizo nada digno de tomarse en cuenta; pero al repetir el día 29 de junio, con el Rubio de Valencia y Pascual Bueno y novillos de Contreras, estuvo mejor, y en las 18 novilladas que toreó hasta el 20 de julio, en Alicante, ganó en casi todas simpatías y aplausos. Aquejado de una enfermedad pertinaz, cortó bruscamente la temporada. 


Al entrar en liza en el año 1914 era el mismo del año anterior: valiente sin rebozos, de lo que daban fe las veces que se tropezaba con los toros y dejaba pedazos de su taleguilla en la punta de sus pitones; toreaba bien y hasta se adornaba con bichos fáciles y suaves; pero no se le veía suficiencia alguna con los que ofrecían alguna dificultad, pues entonces aparecía como un lidiador de sobresalto, de los que si de momento emocionan, acaban pronto por ser cubiertos por la ceniza del olvido. De baja estatura, valiente, aunque torpón, y haciendo una especialidad de la suerte del quiebro con banderillas cortas, pudo interesar en cierto modo mientras fue novillero, pero no como matador de toros. En el año 1914 tomó parte en 26 novilladas, hasta el 13 de septiembre, fecha de su alternativa, obtenida en Murcia de manos de Rafael el Gallo, actuando Joselito de testigo y lidiándose en tal corrida reses de don Gregorio. Campos. En tal corrida alcanzó un feliz éxito; parecía como si entrara en esfera superior con muy buen pie; pero aquel triunfo fue esporádico. En el año 1915 tomó parte en catorce corridas, y buena prueba de que no interesaba gran cosa es que no logró confirmar su doctorado en Madrid hasta el 25 de junio de 1916. Actuó de maestro de ceremonia Cocherito de Bilbao, figuró de segundo espada Francisco Martín Vázquez y se lidiaron toros de Pablo Romero; pero aunque éstos dieron un juego superior, no consiguieron lucirse ninguno de los tres matadores. Quince corridas toreó en tal año; al ver que no conseguía remontarse hasta donde soñara, marcho a América, y allí permaneció los años 1917, 1918, 1919 y parte de 1920. En este último año aún alcanzó a torear ocho corridas en España, tres de ellas en Barcelona. En el año 1921 alcanzó 16 corridas, y Don Luis, escribió de él en el anuario Toros y Toreros: «Tan valiente como siempre y algo menos torpón para un torero de la condición de Alcalareño, estas palabras envuelven un elogio mayor que para cualquier otro, pues revelan el esfuerzo llevado a efecto por quien las justifica. 

El 3 de abril cortó una oreja en Sevilla, y en otras Plazas, entre ellas la de Madrid, alcanzó asimismo algunos éxitos muy halagüeños; De estas dos corridas en Madrid, que fueron el .5 de junio y el 9 de octubre, la de más lucimiento fue la segunda, y lo mejor que hizo en ella fue banderillear con palos cortos, al quiebro y con gran brillantez, al cuarto toro, Navarrito, cárdeno, de la ganadería de Surga. Nueve fueron las corridas que toreó en 1922 —cuatro de ellas en Francia y tres en Portugal–. en Madrid le vieron el 4 de junio, al entendérselas con un toro grande, gordo y muy ancho de cuna, de don Félix Gómez, llamado Campanero, negro zaino, con el que estuvo muy bien, sobre todo al banderillearlo, pero sufrió un puntazo en el escroto y no pudo despachar al cuarto de la tarde. Alternó en esta corrida con Pastoret y Carnicerito, y si me he detenido en ella se debe a que fue la última vez que actuó en esta capital, en cuya ocasión, y por no cambiar de bisiesto, entró en la Plaza bien vestido y salió de ello no sólo con la ropa hecha trizas, sino lastimado. Al final de aquella temporada volvió 7 surcar el Atlántico; en los países americanos estuvo mucho tiempo; trabajando el día 13 de julio de 1924 en Ciudad Juárez (México) sufrió una de las cornadas más graves de su vida; estuvo también en Colombia y en. el Ecuador; al regresar en 1930 dijo que se quitaba de los toros; pero actuó en Sevilla el 16 de octubre de 1932 y dos veces en Barcelona y una en Beziers en 1936, y esta corrida, en tal Plaza francesa, celebrada el día 15 de octubre (con Carnicerito de México y Florentino Ballesteros (hijo), creemos que fue la última que toreó. Abrigó la esperanza de que alcanzase notoriedad y fama un hijo suyo, llamado y apodado como él, que se presentó como novillero en Madrid, con Santiago Bielsa, Ribereño, y Matías Martín, el día 1 de septiembre de 1935, en una novillada de homenaje a Miss Europa; pero tal hijo: no siguió el camino que el padre apetecía, pues que ni siquiera pisó el umbral que éste consiguió trasponer, merced a unos éxitos en los que jugó parte principal la valentía, secundada por la buena fe de los públicos. Pero, en fin, otros hay que con igual bagaje que el suyo no llegaron adonde llegó él. Murió en su pueblo el día 5 de Agosto de 1964.

No hay comentarios:

Publicar un comentario