viernes, 4 de diciembre de 2015

SATURNINO FRUTOS "OJITOS"


Nacido en Fuente el Saz (Madrid) el 5 de diciembre de 1855, y fallecido el 25 de octubre de 1913 en Guadalupe (México)."Ojitos", apodó que tomó de su hermano mayor, el banderillero y novillero Remigio Frutos. Aunque apenas han llegado nuestros días algunas noticias referidas a su estilo y destreza ante las astas de los toros, su nombre ha pasado a la historia del Arte de Cúchares por haber sido el verdadero inventor de uno de los lances de capa más vistosos que pueden contemplarse sobre un ruedo: la gaonera, erróneamente atribuida al matador mexicano Rodolfo Gaona y Jiménez.
El origen de este equívoco se remonta a finales de los años ochenta o comienzos de los noventa del siglo XIX, cuando Saturnino Frutos abandonó la Península Ibérica rumbo a México, en donde se instaló como matador de toros y fundó una destacadísima escuela taurina, a la que acudieron a tomar sus primeras lecciones algunos muchachos que estaban llamados a convertirse en grandes figuras del toreo universal, como Fermín Espinosa ("Armillita") y el citado Rodolfo Gaona. Al parecer, "Ojitos" había inventado un original pase de capote, de extraordinaria belleza plástica, que enseguida asimiló con provecho Gaona, uno de sus discípulos más aventajados. Fue el coletudo de León de los Aldamas quien, una vez consagrado, difundió por su México natal y por los principales cosos españoles (en los que fue tan aplaudido como en su país de origen) este lance inventado por su antiguo maestro, lo que dio pie al vulgo a considerar que era Gaona su creador, y a bautizar la suerte con un derivado de su apellido.

De Saturnino Frutos se sabe también que, antes de su aventura ultramarina, había probado suerte como becerrista en varias capeas celebradas en su entorno local, hasta que consiguió destacar sobre el resto de los mozos principiante y ser llamado por los maestros de diversas cuadrillas que le llevaron durante algún tiempo a su lado, en calidad de banderillero. Su período más fructífero como subalterno comenzó en 1855, año en el que se puso a las órdenes de una de las figuras cimeras del momento, el colosal matador granadino Salvador Sánchez Povedano ("Frascuelo"), con el que permaneció hasta 1889. Sus cualidades como rehiletero quedaron apuntadas por el estudioso de la Tauromaquia don José Sánchez de Neira, quien, en su tratado titulado El Toreo. Gran diccionario tauromáquico (Madrid, 1879), dejó estampados estos renglones acerca del torero de Fuente el Saz: "Es hermano de Remigio y tan valiente como él. Si hubiera continuado aplicándose, de seguro hubiera llegado a ser un buen banderillero; pero ha dejado ya de torear, dedicándose a otras empresa, según hemos llegado a entender".

No hay comentarios:

Publicar un comentario