jueves, 16 de mayo de 2013

LUIS GUZMAN "ZAPATERITO" 

En Lima, a la edad de ochenta años, falleció Luis Guzmán y Casasola, torero sevillano que usó el apodo de «Zapaterito ». Sus principios en el difícil arte de la lidia fueron prometedores, pero su buena estrella habría de eclipsarse pronto, como a tantos les ha ocurrido a lo largo de la historia del toreo. Antes de iniciarse en el arriesgado ejercicio había practicado el oficio de cerrajero. Anduvo de capeas, hasta que, en la plaza de Vilches, debutó como novillero, el día 24 de junio de 1906, cuando aún no había cumplido los quince años —nació el 24 de julio de 1891—, y alcanzó un éxito esperanzador, que le proporcionó contratos en diversos pueblos andaluces. 

Pero el público sevillano no lo conoció hasta el 8 de agosto de 1909, fecha en que, según Cossío, estoqueó novillos de Olmedo, alternando con Juan Gómez (Valencina). Fue cogido por una de las reses, que le produjo fractura de costillas. El popular «Don Criterio» lo menciona por primera vez en la reseña de la novillada que se celebró en la Maestranza el 5 de junio de 1910. Se lidiaron novillos de don Gregorio Campos, buenos, excepto el cuarto, que hubo de ser fogueado por no aceptar ni un solo puyazo. Formaban la terna de matadores, «Punteret», «Dominguín » y «Zapaterito». De éste decía el famoso crítico, que «se le vieron dos buenas e indispensables cualidades: ambas muy plausibles en todo principiante; valentía y serenidad». Y agregaba: «Se precipitó al matar al tercero y se decidió mucho en el sexto, saliendo herido en el muslo derecho. 
El novillo rodó sin puntilla, y Luis Guzmán fue ovacionado». Aquella temporada toreó repetidas veces en el coso del Baratillo, con desigual fortuna: No dejó buena impresión en la novillada del 10 de julio, rayó, en cambio a estimable altura en el festejo ceíebrado el último día de aquel mes, y estuvo superior el 18 de septiembre, frente a no» villos de José Anastasio Martín, y con Angelillo y Vázquez II como compañeros. Aquella tarde fue alzado en triunfo y líevado así hasta su domicilio. En la novillada de la Feria de San Miguel, un novillo de Gregorio Campos lo hirió en él brazo derecho. En la temporada siguiente, dio una de cal y otra de arena. El día 30 de abril, en una novillada accidentadísima, sufrió una herida de importancia. «La corrida' fue un completo desastre», escribía «Don Criterio» en «El Liberal». 
Boda del diestro Luis Guzmán "Zapaterito" con Angeles Vargas, hija de '"Minuto". Los novios rodeados de algunos amigos de los que asistieron á la ceremonia, celebrada el día 25 del actual en la iglesia de San Lorenzo, de Sevilla,foto Enero 1912

En el cuarto novillo nos quedamos sin matadores. Los tres —«Angelillo», «Zapaterito» y «Cuatrodedos II»— estaban heridos en la enfermería. La presidencia concedió permiso para que terminasen con la corrida, a, «Cuatrodedos I» y a «Villarillo». Ambos demostraron deseos y despacharon aceptablemente a los bichos. También resultó lesionado en la cara «Villarillo». La presentación de «Zapaterito» en Madrid fue en la tarde del 7 de agosto de 1910, alternando con Isidoro Martí Flores y Mariano Merino (Montes II), en la lidia y muerte de novillos de Carvajal y de López Quijano. Repitió los días 14 y 15 del mismo mes, con halagüeños resultados. ^ Siguió actuando como novillero con no-; torios altibajos hasta 1918, año en que, ya en franca decadencia, declinante en arrestos y en capacidad, tomó la alternativa, en Fregenal de la Sierra, de manos de Luis Freg, con reses de Pablo Romero. No llegó a confirmarla en Madrid y toreó muy poco como matador de toros. Luis Guzmán ha vivido muchos años en la capital peruana, donde acaba de morir. Según los revisteros de su época,en sus tardes felices practicaba un toreo emocionante, y hubo quien concibió es-;- peranzas de que «Zapaterito» llegase a muy altas cimas. Pero no se cumplieron los vaticinios optimistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario